Las campeonas de Europa y su capitana

Olga Domenech levantando el título de campeón de Euroleague 2016 / ATELIER PHOTO
Olga Domènech levantando el título de campeón de Euroleague 2016 / ATELIER PHOTO

El lustro mágico del Club Natació Sabadell va camino de ser la década prodigiosa. La Cuarta Copa de Europa ha sido junto a la primera lograda en el 2011, la más difícil. Entonces el equipo llevaba con la ilusión de estar por vez primera entre las cuatro mejores de Europa tras años de quedarse a las puertas en la frontera de la Final 4. Aquel 23 de abril, se produjo el relevo en la cúspide del pallanuoto. El Orizzonte di Catania, con 8 Copas de Europa cedió su trono al Sabadell por 13-8 y la capitana Olga Domènech levantó ‘La Primera’. Siguieron la ‘Segunda’ en Eger (Hungría 2013) ante el desesperado Kirishi ruso y la Tercera con la mayor paliza en una final ante Vouliagmeni (19-10). El equipo siguió con la inercia del triunfo continuó en la competición doméstica. Toda Europa quería ganar al Sabadell y la apuesta de Olympiacos le valió su éxito en la caldera de Atenas del 2015. Un equipo que merecía toda la confianza por las gestas logradas encontró el murmullo de fondo tras perder el 10 de abril la Copa de la Reina ante el emergente Mataró. Quedaban dos semanas. El equipo poco acostumbrado a perder se hizo más fuerte.

LA CANTERANA CON MÁS TÍTULOS

Y ahí aparece la figura de la capitana Olga Domènech. Al igual que Nani Guiu, las jóvenes y la estadounidense O’Donnell entrenaron durante dos meses y medio prácticamente en solitario por los compromisos de la selección en el Europeo de enero y el Preolímpico de marzo. Su trabajo en silencio llevó a ser bálsamo donde se curasen las heridas de las 8 internacionales que quedaron cuartas en el Europeo y equilibrio tras la tensión del éxito en la clasificación olímpica para Río de finales de marzo. No habia mucho tiempo para afrontar el objetivo de la Cuarta y más tras el shock de perder ante el Mataró. Nani supo trabajar el aspecto mental y emotivo junto a Jordi Millán y el coach Nacho Lorenzo. Olga, en plena madurez y siendo la canterana con más títulos de la historia del Club, cuajó una Final Four perfecta. Decisiva en defensa y en ataque cuando las rusas del Kirishi empataron a 9 en la semifinal. Leyó ambos partidos a la perfección y sin duda levantar la Cuarta Copa de Europa fue el justo premio al año más duro del mejor equipo de la historia del deporte sabadellense y el segundo mejor de la historia del waterpolo europeo. Trece waterpolistas brillantes de un equipo que es Leyenda. La paradoja de Olga es ver por televisión los partidos de la selección justo en las temporadas en que merece estar. Pero esa es otra historia. Este equipo tiene hambre para sumar otro lustro mágico y ser la década prodigiosa. Olga tiene fuerzas para seguir levantando copas.

twitter-bird@jordipress

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger