El Montjuic busca alcanzar (esta vez de verdad) la Segunda División

El Montjuic durante un partido de esta temporada / V.K.
El Montjuic durante un partido de esta temporada / V.K.

La pasada temporada el Montjuic realizó un espectacular año que desembocó en el ascenso (al menos deportivo) a la Liga de Segunda División Masculina. Sin embargo, la Junta Directiva del club optó por renunciar a la plaza alegando “razones económicas”. Un hecho que a pesar de haber sido por aquel entonces un duro golpe anímico para la plantilla catalana, logró provocar a posteriori un estado de ilusión en un grupo de deportistas, los cuales están siendo entrenados esta campaña por Alfons Cánovas tras la marcha de su antecesor, Aitor Pinho a tierras australianas. Una temporada más, el Montjuic (este año es el equipo organizador de la Zona 2) es uno de los claros favoritos a hacerse con uno de los billetes que permita a este histórico club acceder de nuevo a la categoría nacional. Una de las principales peculiaridades del plantel es que el siete titular proviene de la cantera del club. En este sentido, aquí esbozamos una pequeña radiografía de la plantilla. La solidez defensiva viene dada gracias a la mezcla de juventud y veteranía que poseen los dos porteros: Víctor Gispert y Tomás Ávila. Los dos forman la pareja perfecta para conseguir la mayor seguridad bajo los tres palos. La defensa está formada principalmente por Quim Lloret (capitán) y Lluis Mayol. El primero es un jugador muy completo pudiendo ocupar además diferentes roles tanto en el apartido defensivo como en el ofensivo, ofreciendo un estado de seguridad y equilibrio a sus compañeros. El segundo transmite ilusión y energía al juego. Parte del ataque lo forman tres lanzadores con experiencia en División de Honor tales como Oriol Masip, Guille Herrera y Marc Ribot. Éstos deportistas son los encargados de dirigir el juego ofensivo. Por su parte, Iván Becerra y Marti Lloret, extremos del plantel, aportan velocidad, ritmo y versatilidad. Mientras tanto, Marc Badia se ha convertido en el jugador comodín, pudiendo jugar en todas las posiciones de ataque bajo un principio de picardía y lanzamiento. La posición de boya, por su parte, está cubiertas por dos portentos: Sergi Rodríguez (ofrece fortaleza y estabilidad al ataque) y su sustituto, Robert Herrara, un joven jugador procedente de las categorías del Atlétic Barceloneta que aporta potencia y explosividad desde los dos metros. Por último, la zurda del ataque viene dada por Jorge Giménez, el más joven del equipo y procedente de igual modo de las filas marineras. En definitiva, el Montjuic llega a la fase cargado de fuerza y garra. Ellos van a luchar con uñas y dientes por conseguir el objetivo en el agua, esperando que ‘los de arriba’ también hagan su trabajo.

twitter-bird@ManuelRGerboles

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger