Caso Portugalete, paso a paso: cronología de un descenso

La plantilla 2015/2016 del Portugalete tras un encuentro de esta temporada / V.K.
La plantilla 2015/2016 del Portugalete tras un encuentro de esta temporada / V.K.

Tras su periplo por Estados Unidos (se proclamó campeón de la conferencia de Missouri Valley, así como del Campeonato nacional con la Lindenwood University junto a diez españoles más) David Alcón regresó a Madrid donde se formó como portero, primero en el Concepción Lineal y luego en las filas del Real Canoe a las órdenes de Mario García. Hasta navidades Alcón contó con ficha en el Canoe llegando a jugar dos partidos, uno de ellos ante el Sant Feliu, colista de la categoría. Sin embargo, el objetivo no era otro que el de entrenar mientras esperaba alguna oferta de otro equipo. Fue a partir de ese momento, cuando empezaron los primeros contactos entre la Deportiva Náutica de Portugalete, el deportista y el Real Canoe. El equipo vasco parecía ser una opción más que viable para Alcón, por lo que éste se dio cita en la misma sede de la RFEN para solicitar la información y asesoramiento pertinente. Tras la Federación darle el ‘okey’, el portero solicitó la carta de libertad a la entidad madrileña. Sólo había un problema: la temporada ya había comenzado y hacía falta un contrato de trabajo para justificar el cambio de club. Sin embargo, se llegó a una solución por medio de un contrato por horas para seis meses en un bar localizado en los aledaños de las instalaciones de la Náutica. “Éste contrato era flexible, por lo que se adaptaba a los entrenamientos y a los viajes. Se pagaba por lo trabajado”. Todo esto con asesoramiento jurídico para el deportista (contó con las recomendaciones de un asesor fiscal) y también para la propia entidad que “desde el primer momento” dice haberse puesto en contacto con la Real Federación Española de Natación. Una vez el contrato (ya en regla) llegó a las manos de la Junta del club, ésta recurrió a los cauces marcados por la RFEN.

[quote]Si hubiésemos sabido todo esto, nunca hubiese jugado David con nosotros. Ahora mismo, nos sentimos decepcionados y desamparados[/quote]

Antes de que el Área Deportiva de la Federación emitiera la licencia, el caso debería de tener una resolución positiva por parte de Lola Sáez de Ibarra, Juez de Conflictos y encargada de emitir las certificaciones. “La Federación nos comentó que tras un estudio detallado teníamos el certificado y nos otorgó la licencia. A partir de ese momento comenzamos a alinear a David. Si hubiésemos sabido todo esto, nunca hubiese jugado. Nos sentimos decepcionados y desamparados”, reconocen a WATERPOLISTA.com, fuentes cercanas al club, las cuales dicen sentirse sorprendidos ante toda esta situación. Tal y como asegura la Junta Directiva, la resolución de la Juez de Conflictos da el visto bueno. “Si hubiesen visto alguna regularidad, la RFEN no nos hubiese dado el visto bueno ni mucho menos la licencia”. El problema surge cuando el primer contrato presentado el 8 de enero no se considera válido al presentarse “sin las firmas correspondientes y obligatorias, y sin que en ninguna de las páginas cumplimentadas de ese contrato fueran firmadas en el margen izquierdo, para mayor seguridad jurídica, por lo que su validez estaba en entredicho”. El segundo contrato  se considera “fuera de plazo” puesto que data del 29 de enero, mientras que la resolución de la Juez de Conflictos se emitió el 19 de ese mismo mes en base al primer contrato que según lo presentado por las partes era de veinte horas semanales y no de seis horas como ocurría en el segundo. Todas estas conclusiones fueron tomadas en cuenta por el Juez en esta última resolución. Un hecho que critica el club: “no es normal que nos lo digan ahora una vez haya acabado la Liga hace casi dos meses”.

DEBUTÓ CON TRIUNFO ANTE HORTA

El 23 de enero de este año, David Alcón debutó en Segunda División con la Deportiva Náutica de Portugalete ante el Horta en las instalaciones del club vasco. El partido terminó con victoria por la mínima de los chicos de Jordi Hidalgo (13-12). Sin embargo, la presencia del portero madrileño no pasó desapercibida, ni mucho menos. Justo después del encuentro, varios miembros del Horta mostraron su frustración ante la alineación de Alcón bajo los palos. No obstante, todo quedó ahí. Dos semanas después, es decir el seis de febrero, Portugalete visitaba a sus vecinos del Navarra B, a quienes vencieron también por la mínima en un partido de alta tensión, en el que ambos equipos se jugaban mucho. Nada más y nada menos que alejarse de la zona de descenso. Tras un encuentro de suma igualdad, los vascos regresaron con los tres puntos. A partir de ese momento comenzó toda una encrucijada de reclamaciones y alegaciones entre Navarra y Portugalete, principales protagonistas de este enredo. Cada reclamación de la entidad presidida por Fernando Munárriz traía consigo una respuesta del Portugalete, quien dice haber “presentado en cada alegación toda la documentación requerida por la RFEN”. En este sentido, el máximo dirigente del Navarra en declaraciones a esta web asegura que “en ningún momento hemos ido en contra del Portugalete. La Junta y yo siempre hemos querido defender los intereses de nuestros deportistas, ya que el descenso de categoría supondría un grave retroceso para nuestra cantera”.

[quote]La Junta del Navarra no tiene nada absolutamente en contra del Portugalete; únicamente hemos defendido los intereses de nuestros jugadores[/quote]

Munárriz confiesa que antes de que se jugara el partido entre el Navarra y la DPN el 6 de febrero, ya habían solicitado información a la RFEN sobre la licencia del portero. “Cuando vimos que fue alineado ante el Horta preguntamos a la Federación sobre su situación deportiva. Nos comentaron que en base a un contrato de trabajo le habían otorgado la licencia. Un hecho que nosotros criticamos desde el primer momento, ya que consideramos que el contrato no era real, por lo que denunciamos, aunque nos dijeron que al no estar legitimados como parte deberíamos presentar el recurso ante la Junta Directiva que una vez se reunió el 3 de abril trasladó nuestro recurso al Comité de Competición, quien dictó esta resolución hace unos días. Todo esto meses después de nuestra primera queja presentada a finales de enero. Visto las graves consecuencias que el caso podría tener en la competición, la RFEN tendría que haber entrado de oficio para así acelerar el proceso”, añade el presidente del CWN, quien dice haber solicitado que desde enero y hasta que la directiva de la RFEN comunicara su decisión, se suspendiera la licencia de David Alcón con el objeto de “evitar males mayores”. Sin embargo, esta opción se le rechazó.

resolucion
Extracto de la resolución presentada por el Juez único del Comité de Competición donde se invalida el segundo contrato por seis horas a la semana presentado a fecha del 29 de enero / V.K.

Y es que a pesar de las constantes protestas por parte del club navarro, David Alcón continuó defendiendo la meta vasca hasta la última jornada. En total, el Portugalete sumó seis victorias con el deportista madrileño en el agua. Seis victorias que el Comité de Competición les ha invalidado. Es por ello, que el ‘Portu’ se queda con tan sólo 12 puntos en puestos de descenso, viéndose obligado (si el recurso ante el Comité de Apelación no surte efecto) a jugar en Primera Euskal Herria. Y es que después de varios meses de silencio, el pasado viernes sonó la voz de alarma en la sección de waterpolo del club. El Juez único del Comité de Competición, Manuel Merino Redondo había decidido sancionar al club por alineación indebida. El comunicado recalca como detonante de la sanción “que la licencia concedida por la RFEN para participar con la DN Portugalete, se basaba en un contrato que, entendemos, no es válido (con fecha del 8 de enero) y, posteriormente, el waterpolista ha querido ampararse en otro contrato basado en una relación laboral posterior (con fecha el 29 de enero), lo cual es a todas luces ilegal, por lo que entendemos ha incurrido en una infracción muy grave tipificada en el artículo 5 del Régimen Disciplinario de la RFEN”.

[quote]Al final debido a ese juicio moral sin fundamento se ha llegado a la ilegalidad que en mi humilde opinión se buscaba en un principio[/quote]

Sin embargo, a lo largo de la resolución el Juez Merino Redondo realiza varios juicios de valor ante la relación laboral y deportiva de David Alcón. Entre otras cosas, asegura que “dando validez al segundo contrato que, entendemos, es el que está en vigor, no podemos aceptar que un waterpolista cambie de residencia habitual por un contrato de 6 horas a la semana (solo viernes y sábados), primero porque con el salario percibido dudamos pueda servirle para pagarle ni incluso el alojamiento, y segundo porque cada dos jornadas, una la jugará fuera de Bilbao, con lo que estimamos tampoco podrá cumplir con la presunta jornada laboral esos sábados en los que juega fuera”.

resolucion 1
El Juez único realiza un fundamento moral en el que asegura que “no podemos aceptar que un waterpolista cambie su residencia habitual por un contrato de seis horas” / V.K.

Para el club este hecho no es importante, ya que el contenido del contrato nada tiene que ver con el desarrollo profesional del deportista que durante su estancia en el País Vasco se alojaba en un piso del club junto al entrenador, Jordi Hidalgo. En esta misma línea, se pronuncia David que atendió a esta web: “En todo esto, no es un tema cuestionable el cómo viviese yo. Creo que no se tiene que hacer un juicio moral sino únicamente basarse en los hechos y en la ley. Si está en regla no hay nada ilegal. Al final debido a ese juicio moral sin fundamento alguno se ha llegado a la ilegalidad que en mi humilde opinión se buscaba en un principio”. Ahora el club, que ha buscado el amparo de las Federaciones vasca y viscaina, está dando los últimos ‘coletazos’ al recurso que presentará ante el Comité de Apelación, que está formado por el Juez único Julio Fernández Martín. Sin embargo, ha logrado evitar al menos una sanción económica (la normativa habla de una multa de 3.000 euros para las infracciones graves), puesto que el Juez considera que no ha habido mala fe por parte del Portugalete.

twitter-bird@etoster

1 comentario
  1. Auriga WP (@AurigaWP) dice

    Sigo sin entender como la máxima responsable de la asesoría jurídica y juez de conflictos de la RFEN, Lola Sáez de Ibarra, da el OK a la expedición de la licencia basándose en un contrato “…que se presentó sin las firmas correspondientes y OBLIGATORIAS….” y que por lo tanto ahora Manuel Merino Redondo responsable del Comité de Competición considera no valido. La recurrente “carencia de requisitos esenciales” que esgrime el Comité de Competición en su Resolución debió de ser valorada por la jurista antes de resolver que “…el waterpolista David Alcón García tiene libertad para solicitar licencia por el club Deportiva Náutica Portugalete para la presente temporada 2015‐2016, por concurrir motivos laborales que justifican su cambio de residencia…”. Pero como siempre ninguna responsabilidad en estas decisiones administrativas. Este error y no otro, a mi entender, es el que lleva a todo este caso a esta situación, convencido de que el club vasco jamás hubiese alineado a un jugador con una licencia que no tuviese los parabienes de la Juez Única de Conflictos. A mi modesto entender, además, la Resolución del Comité de Competición soporta su decisión en elementos completamente subjetivos cuando entiende que el cambio de residencia tiene que ser habitual cuando el art. 15.3.e) del Libro VIII del Reglamento de la RFEN señala que “No será necesaria la carta de baja para tramitar la licencia de deportista…” cuando “…el cambio de club obedezca a la necesidad de cambiar de residencia por motivos laborales…” no señalando en ningún momento que este sea de manera habitual. Así mismo, y solo a mi modesto entender, considero que el Juez Único del Comité Nacional de Competición RFEN conjetura al señalar que “…primero porque con el salario percibido dudamos pueda servirle para pagarle ni incluso el alojamiento, y segundo porque cada dos jornadas, una la jugará fuera de Bilbao, con lo que estimamos tampoco podrá cumplir con la presunta jornada laboral esos sábados en los que juega fuera.”; conjeturando otro tanto, el jugador, con una gran capacidad económica, puede estar alojado en el Ercilla López de Haro de Bilbao (disculpad la publicidad pero estoy convencido de que me harán precio si les publicito) y lo único que persigue es su ilusión de poder seguir jugando a este deporte que todos amamos; así también, los días tienen 24 horas, si cuestionamos, o como en la resolución “no podemos aceptar”, un contrato de 6 horas semanales, algún momento del día quedará para cumplir con sus obligaciones laborales, aun en días de desplazamientos. Siento la perorata, pero me da rabia que las cuerdas siempre se rompan por el sitio más débil, y se siga sin hacer autocritica cuando es tan evidente el error. Espero la mejor de las resoluciones para este caso.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger