Elisabet Fuentes, ex capitana de España: “Jenny es un icono”

La que fuera capitana de la selección española femenina en sus inicios posó en su casa para WATERPOLISTA.com / V.K.
La que fuera capitana de la selección española femenina en sus inicios posó en su casa para WATERPOLISTA.com / V.K.

Probablemente su nombre no les suene mucho, pero el papel que jugó en su momento tanto ella como otras doce jugadoras fue crucial para el devenir del waterpolo español femenino. Trece nombres, trece heroínas: Cristina Ungo, Mariona Ribera, Ana Ramírez, Sara Domínguez, Mireia Ventura, Mercé Vallés, Cristina López, Blanca Gil, Anna Pardo, Patricia del Soto y Belén Sánchez Picorelli y Elísabet Fuentes. Ésta última fue la capitana del equipo nacional de 1999 a 2003. Equipo que entrenaba Gaspar Ventura. En ese año y justo después de disputar el Mundial de Barcelona decidió decir adiós al waterpolo y colgar el gorro de manera definitiva tras finalizar el Campeonato en octava posición al caer en Cuartos de Final ante Canadá. Elísabet y el resto de compañeras pusieron la primera piedra de un proyecto que ha logrado, entre otros títulos, una plata olímpica en Londres 2012. Fue este entusiasta grupo de deportistas las que a base de mucho coraje (entrenaban cuando el trabajo se los permitía) lograron introducir al waterpolo femenino de nuestro país en el plan ADO. La capitana de aquella selección atiende a WATERPOLISTA.com para analizar sus inicios, pero sobretodo para hablar de la ‘benjamina’ de aquel combinado: Jennifer Pareja. Bajo su capitanía la deportista de Olot debutó como internacional.

– ¿Como fueron sus inicios en el waterpolo?
“Con 7 años comencé a practicar la natación en el Sant Feliu, cuando tuve 13 años las compañeras de natación de 17 años o más decidieron formar un equipo de waterpolo femenino. Así que decidí ir a la reunión que convocaron, me cerraron la puerta diciéndome; “tú no, eres muy pequeña”, y tras unas cuantas lágrimas e insistir conseguí me aceptaran en el primer equipo de waterpolo femenino del CNSF”.

– Después de una dilata carrera deportiva, ¿cuáles son los equipos por lo que ha pasado?
“Hasta los 18 años combiné la natación y el waterpolo en el CNSF, club que me enganchó a los deportes de agua. A esa edad decidí dejar la natación y el waterpolo, ya que en aquella época la dedicación del equipo en el CNSF era de un par de días a la semana. Finalmente, tras hablar con Pep Estranger, entrenador del equipo masculino, me animó a hacer un cambio de equipo, así que por logística me fuí al CE Mediterrani, club que me acogió y me cuidó, consiguiendo inolvidables experiencias deportivas y humanas”.

– A día de hoy se desconoce bastante como fueron los primeros pasos del waterpolo femenino en España, ¿qué características tenía este deporte por aquel entonces?
“A nivel nacional, tan sólo existía la categoría absoluta, en muchos casos, nos iniciábamos en el waterpolo una vez dejábamos la natación, a comparación del masculino eran pocos los clubes españoles que tenían la sección de waterpolo femenino. A nivel internacional, tanto en Copa de Europa con el club como en torneos y europeos con la selección, la diferencia de nivel con países como Italia, Holanda, Hungría….era abismal, hasta el Europeo de Sevilla en 1997, que subimos un escalón consiguiendo por primera vez participar en un Mundial tras ser cuartas en Europa, lo cual entonces era una misión complicada, ya que sólo se clasificaban 12 selecciones, actualmente son 16 y añadir que nuestra dedicación era totalmente amateur (compaginábamos trabajo y/o estudios con los entrenamientos y programábamos nuestras vacaciones laborales con el calendario deportivo, razón por la cual grandes waterpolistas se retiraban muy jovenes aún estando en gran forma física)”.

– Y después de todo este tiempo, ¿cree que ha existido una transformación?

“En muchísimos aspectos, el más importante, que lo ha hecho crecer como deporte ha sido la gran cantidad de niñas que practican el waterpolo de base, niñas que a duras penas se mantienen a flote y van locas por tirarse al agua a jugar. Tal vez otro punto de inflexión fue el momento en el que como selección conseguimos un octavo puesto en el Mundial de Barcelona 2003, y ello facilitó la dedicación a las que nos seguían, ya que entraron en el plan ADO. Actualmente de esa selección tan sólo quedaba la benjamina, Jenny, ahora ya no queda ninguna”

– Fue usted la capitana de la selección española de 1999 a 2003, siendo una de las participantes del cambio generacional acontecido en la selección española femenina después del Mundial de Barcelona 2003, ¿cómo lo vivió?
“Me retiré esa misma temporada después del Mundial de Barcelona, he seguido a la selección en los grandes eventos que se han televisado y algún partido puntual que haya habido en Barcelona. Que decir, son extraordinarias y me alegro que jueguen tan bien, hay muchos más recursos a nivel de club y a nivel de competiciones y los resultados han llegado”.

– En los primeros partidos de Jennifer Pareja como internacional usted ya ejercía no sólo de capitana sino de una especia de mentora para las más jóvenes, ¿cómo era la Jenny de aquel entonces?
“Una niña que lo daba todo en los entrenos, ilusionada y con gran dedicación, y que sobretodo creía en sí misma y tenía un potencial físico en todos los aspectos, bestial, lo cual ha demostrado, ha llegado a lo más alto como waterpolista. Aquel pepinazo que propinaba cada vez que lanzaba ha sabido controlarlo, convirtiéndose durante muchos años en una gran artillera del panorama nacional y mundial. Me alegro que haya llegado tan lejos y me sabe mal que no pueda participar en las olimpiadas”.

– Y visto desde fuera, ¿qué opinión tiene acerca de la ausencia de Jenny en los Juegos Olímpicos de Río 2016 por decisión de Miki Oca?
“Claro está que no tengo ni idea del día a día de esta selección, pero me cuesta entender que haya una razón con tanto peso como para haber prescindido de la gran jugadora que es, la que hasta nada era la capitana de una selección que ya ha hecho historia, un icono y referente en el waterpolo femenino, como ella dice y repite 70 días antes de unas olimpiadas, y habiendo sido una de las luchadoras que ha conseguido la clasificación. No me gustaría para nadar estar en su piel, veo complicado que aún y con el paso del tiempo encuentre el porqué ha tenido que vivir una situación tan desagaradable, tan sólo me queda decirle otra vez, que siga adelante”.

twitter-bird@etoster

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger