Slobodan Soro debuta con Brasil un año después

El portero serbio durante un entrenamiento con Brasil en Río / ANDRÉ DURAO
El portero serbio durante un entrenamiento con Brasil en Río / ANDRÉ DURAO

Cuando restan 44 días para que de inicio los Juegos Olímpicos de Río 2016, en la mañana de ayer martes Solobodan Soro debutó con Brasil en un partido oficial después de un largo y tedioso proceso de naturalización tras llegar a un acuerdo con la CBDA (Confederación Brasileña de Deportes Acuáticos) en enero de 2014, año en el que pasó a formar parte del Fluminense antes de regresar al Partizan de Belgrado. Paradójicamente, Soro jugó su primer partido ante Serbia (su anterior selección) en la fase final de World League que se disputa estos días en la ciudad china de Huizhou. Como no cumplió el requisito impuesto por la FINA  a la hora de jugar en Brasil al menos un año, el portero serbio no pudo disputar ni la Superfinal de World League de Bergamo en 2015 (Brasil obtuvo una histórica medalla de bronce), ni los Juegos Panamerianos de ese mismo año, ni mucho menos el Mundial de Kazan el pasado verano. Y es que no ha sido un camino fácil para Soro. Mientras se adaptaba al país, no sólo recibió duras críticas (sobretodo desde Serbia), sino que también se vio atrapado en un enredo burocrático que parecía no tener final.

UNA INYECCIÓN DE CALIDAD

Por todo ello, el deportista balcánico, que cuenta con una dilatada trayectoria deportiva (entre otros títulos, campeón del Mundo en 2009 y campeón de Europa en 2006 y 2012), estaba ansioso por jugar un partido oficial a las órdenes de Ratko Rudic, quien fue su principal avalista. La llegada de Soro sumada al regreso de Felipe Perrone, tras su periplo con la selección española de 2002 a 2014, ha supuesto una inyección de calidad para la ‘canarinha’ que en vistas a los Juegos Olímpicos a punta muy alto. “He vivido en Rusia tres años, dos en España, un año en Montenegro, y todo eso es muy diferente a lo que estoy viviendo aquí. Brasil es un país único y muy lejos de lo que es Europa. Al principio todo era extraño para mí por lo que se me hizo muy duro, ya que no hablaba el idioma. Ahora estoy en un punto en el que me encanta estar en Brasil y vivir aquí con su clima, su gente y su comida”, reconoció Soro, quien está en proceso de aprenderse el himno brasileño.

twitter-bird@etoster

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger