Gaspar Ventura: “Negar que aspirábamos a más en Río sería engañarnos”

Gaspar Ventura habla sin pelos en la lengua en WATERPOLISTA.com / BILLY RAMÓN
Gaspar Ventura habla sin pelos en la lengua en WATERPOLISTA.com / BILLY RAMÓN

En diciembre de 2008, Gaspar Ventura cogió las riendas del waterpolo español al entrar como vocal de esta disciplina en la Junta Directiva que presidía por aquel entonces (y a día de hoy lo continúa haciendo) Fernando Carpena. Sin embargo, tiempo atrás ya venía realizando diferentes actividades junto al organismo nacional al colaborar estrechamente con quien fue su antecesor, Pere Robert, ahora vicepresidente deportivo de la RFEN. En total son ya ocho años, es decir dos legislaturas en el cargo. Un tiempo definido por el propio Gaspar como “positivo desde el ámbito estatal”. En una entrevista concedida a WATERPOLISTA.com Ventura se muestra sin tapujos.

– Ya ha pasado unas semanas largas después de los Juegos Olímpicos de Río 2016. Ahora, en frío y desde otra perspectiva, ¿cómo los valoras?
“Los Juegos son el momento clave del ciclo y no podemos esconder que es la nota final después de cuatro años de trabajo. La valoración tanto en el masculino como en el femenino tiene dos aspectos: el primero es que hemos sido competitivos. Estábamos preparados para jugar de igual a igual con todos los equipos, ya que entre otras cosas la preparación ha sido buena. Creo que así se ha demostrado con alguna irregularidad que al coincidir los partidos no acertados con los partidos decisivos de Cuartos de Final (más allá del potencial de Rusia y Serbia) nos ha llevado a quedar fuera de las plazas por las medallas. Por lo tanto la valoración no puede ser positiva. Ha faltado un condimento que nos llevara a estar entre los cuatro primeros”.

– ¿Se esperaban mejores resultados?
“Estamos convencidos que el trabajo realizado había sido bueno, la preparación, el tono de ambas selecciones, la fe de los jugadores y jugadoras y técnicos nos contagiaban la ilusión y convencimiento que podíamos estar en la pomada, en la lucha por estar en el pódium. Más que esperar confiábamos. Ello no se ha transformado en realidad. Negar que aspirábamos a más sería engañarnos. Sin reproches, pero todos queríamos más”.

– Ahora termina el ciclo olímpico de Río 2016, ¿qué pasará con los seleccionadores?
“Entiendo que es un tema delicado de presidencia y complicado en un proceso electoral, que merece tener un tacto especial, tanto para los técnicos como para los posibles candidatos en las elecciones”.

– El pasado 3 de septiembre dio comienzo toda la maquinaria electoral. Aunque se quisiera, ¿puede la RFEN renovar a Miki Oca y Gabi Hernández antes de la celebración de los comicios y del nombramiento del presidente?

“Legalmente no hay impedimento. Moralmente hacer un contrato largo cuando hay un proceso electoral parece difícil. Pero repito son temas condicionados por una situación que se da cada cuatro años y que con una situación en el calendario diferente de las elecciones se podrían evitar”.

– ¿Cómo valoran esta última legislatura?
“En el ámbito estatal lo podemos calificar de muy positivo. Las nuevas fórmulas de las competiciones nacionales han hecho aumentar la participación de equipos de Federaciones Territoriales, subiendo el nivel de manera clara de los equipos en general sin perjudicar a la élite. Ir a las Campeonatos de España, sea donde sea, es una gran satisfacción. El nivel competitivo está claramente en alza, las sorpresas en los resultados al orden del día, la participación nos obliga a innovar constantemente para complacer esta ilusión. El waterpolo está en constante crecimiento y ello podemos decir con orgullo y satisfacción  que nos exige cada día más. Esta ilusión actúa como vaso comunicante y puedo asegurar que tanto el Área como los técnicos y personal administrativo de la RFEN aceptan el reto con ilusión. Es motivador al máximo”.

– ¿Hay algo que se le haya quedado concretamente al Área de Waterpolo en el tintero?

“Muchas cosas. Han quedado un montón de ideas, ilusiones que tienen palabras para definirlas, escribirlas y trasladarlas a la práctica para la mejora de nuestro deporte. Las tenemos sobre la mesa y el momento de exponerlas debe ser en lo que teóricamente será el III Congreso del waterpolo español (realmente seria el cuarto) en el que toda la gente del waterpolo pueda exponer su valoración de lo hecho y sus ideas de futuro”.

– La situación en la que se encuentran los clubes de waterpolo es complicada, ¿desde la RFEN que pueden hacer para ayudar a las entidades deportivas?
“Es evidente que la situación es complicada. El waterpolo como todo no ha escapado a la crisis de nuestra sociedad. Así y todo y con el daño que hace que históricos de nuestro deporte pasen por dificultades y otros cargados de ilusiones que deban renunciar a ello, debemos realizar una lectura ajustada de la realidad. No es una situación nueva que clubes deban renunciar a su ‘status’. Nuestro deporte pero no solo el waterpolo tiene una larga lista de situaciones similares. Aunque por suerte, mayoritariamente los clubes se han rehecho o siempre han tenido un relevo que les motivase para volver a estar en la élite. Así y todo desde la RFEN no se ceja en la lucha para colaborar con los clubes, que en realidad son el motivo de la existencia de la federación. Hoy en día queda por definir la distribución del dinero de la LFP (Liga de Fútbol Profesiona) que seguro servirá para potenciar nuestro waterpolo”.

– ¿Cómo valora la implantación de la Final Six en la Supercopa de España?
“Muy positiva. Creo que ha sido un acierto y que nos debe llevar a una ampliación, no sé si con la misma fórmula, en la femenina”.

– ¿Que opinión le da los cambios en cuanto al reglamento que pretende implantar la FINA?
“Se hablará mucho hasta el próximo mundial absoluto (se celebrará este verano de 2017 en Budapest) donde se debe decidir el futuro de nuestro deporte. Personalmente creo que no es necesario tanto cambio. El juego de la selección USA femenina, o el del mismo Atlètic Barceloneta (campeón de la Copa de Europa), indican que un waterpolo en movimiento y vistoso, es posible. Solo es necesaria la voluntad de los técnicos y las directrices a los árbitros en la aplicación del reglamento, que sinceramente creo que es claro. Coger, hundir y tirar es expulsión. Pues mi traducción es sencilla: hacer falta voluntaria es expulsión. A partir de ahí seguro que técnicos y jugadores evolucionarían hacia un juego sin tanta falta, tanta interrupción y contacto físico”.

– ¿Sigue siendo necesario el canon para jugar en División de Honor?
“El canon ya no existe. Llegó con la WPA (Asosiación de Clubes de Waterpolo) para evitar impagos y al desaparecer dicha asociación los derechos federativos se cobran de la misma manera a todos los clubes”.

twitter-bird@etoster

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger