El CN Moscardó, en estado de alerta

Las obras de la piscina climatizada de Usera cuya fecha de finalización aún se desconoce, ha provocado la suspensión de las clases de natación hasta que éstas acaben. Esto ha provocado que los grupos de competición, que han tenido que verse obligados a entrenar en distintas instalaciones de Madrid, se encuentren en una delicada situación. A todo ello se suma la remunicipalización que el Ayuntamiento quiere hacer de la instalación que pone en peligro la continuación de todos los trabajadores en el Centro Deportivo y hace que la gestión que hasta el momento lleva el Club Natación Madrid Moscardó sea insostenible. Así lo recoge un reportaje publicado en la mañana de ayer lunes el medio digital ‘Madridiario’.

“En el año 1993 el Ayuntamiento de Madrid cedió la gestión del Centro Deportivo Municipal de Usera a nuestro club, hecho que impulsó el rendimiento de nuestros deportistas y el nivel de nuestro club, que se encuentra entre los mejores del país. Ese convenio finalizó en 1998 y, desde entonces, continuó en vigor de manera tácita e ‘ilegal’. Los gastos que conlleva una instalación de esta magnitud, la bajada de tarifas municipales y la reducción de usuarios en los últimos años se han convertido en añadidos que provocan que mantener la instalación resulte muy complicado.
Y con la remunicipalización en la mente de los trabajadores, pues se desconoce si contarán con ellos en la próxima etapa”, explican desde la entidad madrileña en un comunicado.

ESTUDIANDO LAS VÍAS LEGALES

La concejala del distrito de Usera y Arganzuela, Rommy Arce, confirma al medio digital “que están estudiando las vías legales para no perjudicar a los trabajadores y ver si se puede hacer una subrogación de sus puestos de trabajo”, algo que según afirman desde el club nunca lo ha escuchado ya que “nunca hemos sido recibidos”.

La situación se complicó cuando en verano de este año se descubre que la cubierta de la piscina está muy deteriorada y es perjudicial para la salud de los usuarios. Un plazo de cinco meses, que no se ha cumplido, ya que se necesita más tiempo del establecido para finalizar los trabajos, previstos para el primer semestre de 2017. “Estamos hablando de una ampliación que perjudica seriamente la actividad que se venía realizando en la piscina, tanto a nivel de usuario, en las clases de natación, como a nivel profesional. En total, unos 200 deportistas pertenecen al selecto grupo de competición de natación y waterpolo y bajo su supervisión, 2.500 usuarios -más de 800 son niños- disfrutan y aprenden a nadar. Una situación que, en estas fechas, aún no se sabe qué va a pasar con todos ellos”, argumentan desde el Moscardó.

LA COMPETICIÓN ES LA GRAN PERJUDICADA

Para más inri, a la cantidad de clases de natación para niños y adultos, aquagym, aquafit, cursos de salvamento y socorrismo que se están dejando de impartir, así como el ERE que afecta directamente a todos los trabajadores de la instalación, la situación se complica también para los grupos de competición, tanto para los de natación como los de waterpolo, así como las escuelas de competición, claves para enganchar a los niños para que formen parte del club y de los grupos federados.

Anteriormente a las obras de la piscina cubierta, los grupos de competición podían disponer de la piscina por las mañanas, desde las 6 hasta la apertura de los cursillos de natación, así como las últimas horas de la tarde hasta la noche, donde hay menos afluencia de usuarios de lunes a viernes. También importante las sesiones de los sábados, que se venían haciendo en la misma instalación. Ahora ya no se dan estas circustancias.

OTRAS PISCINAS PARA ENTRENAR

Debido a la imposibilidad de entrenar en Usera, los grupos de competición han tenido que buscar otros espacios por Madrid como la piscina cubierta Jesús Rollán, el polideportivo de Orcasitas y el de Orcasur, la piscina de Plata y Castañar, la del Consejo Superior de Deportes y la del Mundial 86, algunas bajo alquiler, y otras gracias a favores que desde la dirección del club han podido llevarse a cabo y no siempre en las condiciones y horarios más adecuados para los deportistas, acabando sus sesiones de entrenamiento, incluso a las 11 de la noche, cuando la mayoría de ellos son estudiantes. Se suma a ello la grave situación que sufre la Comunidad de Madrid con sus piscinas, ya que muchas de ellas se encuentran también en obras.

En este sentido, es también importante destacar que se está dejando de celebrar competiciones de natación, ya que nuestra piscina solía acoger habitualmente las jornadas de las Ligas de Madrid de los benjamines, alevines e infantiles de natación, así como todos los partidos de waterpolo, tanto de categorías como de Ligas Nacionales, éstos últimos relegados a jugarse en el Centro M-86, “piscina a la que nuestros jugadores no están acostumbrados (iluminación, mayores dimensiones y el hecho de no ser verdaderamente su casa y su grada)”, puntualizan.

“Con esta perspectiva de futuro, no sabemos si el Club Natación Madrid Moscardó podrá seguir funcionando como hasta ahora, ya que desde el Ayuntamiento de Madrid, el gobierno de Manuela Carmena o la Junta Municipal de Usera, con Rommy Arce a la cabeza no nos comunican sus planes, más allá de que quieren encargarse de la gestión del Centro Deportivo, ni nos reciben en sus despachos para ofrecernos alguna solución”, concluyen.

twitter-bird@waterpolistacom

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger