CN Martiánez: un club histórico en dique seco

Una imagen del primer partido del CN Martiánez de esta temporada celebrado el pasado sábado ante la Agrupación Deportiva Santa Cruz / V.K.
Una imagen del primer partido del CN Martiánez de esta temporada celebrado el pasado sábado ante la Agrupación Deportiva Santa Cruz / V.K.

Copa del Rey, LEN Trophy, Torneo Internacional Cinco Naciones y más de cuatrocientos partidos de División de Honor. Estas son sólo algunas de las diferentes competiciones que han tenido lugar en los últimos veinte años en la Piscina Municipal de Puerto de la Cruz, ahora cerrada desde diciembre de 2015 por una avería.

Aunque el Cabildo de Tenerife tiene previsto un arreglo integral con el objetivo de crear allí el Centro Insular de Natación (se espera que las obras acaben a finales de 2018), esta coyuntura ha afectado de lleno a los clubes del Norte de la Isla. Sin ir más lejos, CN Martiánez y CN Océano agonizan mientras continúan buscando soluciones alternativas. Lejos queda ya la época de esplendor, donde los mejores jugadores y equipos de Europa se daban cita en Puerto de la Cruz. Atrás quedaron ya los diesiste años del Martiánez en la élite.

PAGAR POR ENTRENAR

A día de hoy la sección de natación entrena en el Complejo Deportivo de Santa Úrsula, mientras que la de waterpolo lo hace en la piscina del Colegio Pureza de María de Los Realejos. En ambas instalaciones lo hacen pagando. Esta situación ha hecho que sin ir más lejos, la sección de waterpolo haya perdido un alto número de adeptos. “Es complicado fomentar una escuela si la mayoría de nuestros infantiles entrenan natación en Santa Úrsula. No se les puede pedir que estén de un lado para otro y mucho menos que paguen en los dos sitios”, explica Juan Carlos Hernández, responsable del área, la cual se ha visto obligada a jugar la Segunda autonómica (competición extraoficial) al no cumplir con uno de los requisitos impuestos por la Federación Canaria de Natación para estar en Primera: presentar equipos en categoría infantil y alevín. “No tenemos espacio físico para que entrenen los niños. Así es muy complicado”, lamenta a la vez que critica la “poca sensibilidad” de la Federación “para con nuestra situación”.

No tenemos espacio físico para que entrenen los niños; así es muy complicado poder mantener las categorías inferiores

Con todo esto el primer equipo pasó de ser campeón de Canarias y jugar el Campeonato de España de Ascenso a Segunda División Nacional a disputar ahora una Liga sin ninguna transcendencia. Como medida de protesta, el club se ha negado a pagar la licencia que exige la Federación. Aún así por ahora se le ha permitido jugar la Liga. Ganaron en la primera jornada a la Agrupación Deportiva de Santa Cruz, aunque avisan que todavía no saben dónde jugarán como local: “La primera opción es la Pureza, pero preferimos hacerlo en otro lado. Aquí se hace pie. Aunque tenemos claro que no vamos a pagar cien euros por partido para jugar en Santa Úrsula. Estamos buscando otras opciones como la piscina de Santa Cruz, pero es complicado”, puntualiza. En definitiva, toda esta situación ha provocado sin ir más lejos que uno de los clubes más laureados de la Isla esté ahora al borde de la desesperación y en un pozo de incertidumbre.

twitter-bird@etoster

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger