Australia enamora a Laura Vicente

La jugadora catalana se encuentra desde hace unos meses en Australia / JOSEP ARNAU (ATELIER PHOTO)

Hasta 4 jugadoras han emigrado a Australia esta temporada: Anni Espar, Marta Recio, Carla Graupera y Laura Vicente. Esta última fue la primera en hacer las maletas. Tras rechazar diferentes ofertas de otros países, la catalana abandonó en octubre el CE Mediterrani para fichar por el Queensland Breakers, club cuyo objetivo es estar entre los 6 que disputan los Play-off por el título. De momento, las cosas les van bien, ya que van segundas. Llevan 8 partidos y, precisamente, sólo han perdido (11-8) contra el equipo en el que juega Anni Espar: un Sydeny Uni que actualmente lidera la clasificación. Un resultado que, según ella, les deja esperanzas para el partido de vuelta.

En relación a la Liga, al ser un país tan grande, ésta cuenta con un formato muy diferente al de la española. Está formada por 12 equipos, que cuentan con un nivel similar, y se juega a lo largo de 4 meses, cosa que implica jugar hasta 4 partidos en 4 días para aprovechar al máximo los viajes. De este modo, cada vez que realizan un desplazamiento, juegan con los equipos de esa ciudad la ida y la vuelta en el mismo fin de semana. En cuanto al potencial de la competición, Laura Vicente, que dice que el nivel es realmente alto al contar con la presencia de casi todas las jugadoras de la selección local y algunas de las integrantes de los mejores equipos nacionales del mundo, destaca que el waterpolo australiano se caracteriza por el alto desgaste físico y por la escasez de táctica. Este hecho provoca que los encuentros sean muy dinámicos y cuenten con mucho movimiento. Por tanto, tanto ella como sus compañeras deben tener una buena forma física para aguantar lo que ella define como un ritmo demoledor.

En lo que a su adaptación al país se refiere, Laura Vicente, que, además de por su propio atractivo, eligió Australia por la posibilidad de hacer las prácticas de la carrera ahí y por el hecho de mejorar su de inglés, dice que ésta está siendo buena: “La gente se desvive por ayudar y te acogen con los brazos abiertos”. En cuanto a los horarios de vida, Laura explica que son bastante diferentes, ya que ahí a las 4.30 am ya hace sol y se organizan para aprovechar bien el día. De hecho, bromea diciendo que lo que más echa de menos de España son los entrenos de natación a las 12, ya que ahora los tiene a las 5.30 de la mañana. En realidad, lo que añora es, por supuesto, a su familia y sus amigos. Y, aunque la comida australiana le encanta, también extraña las patatas bravas y la paella.

twitter-bird@nicolasarlanzon

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger