Los lazos británicos de Ciara Gibson

Para todo deportista su máximo reto es alcanzar una y otra vez unos Juegos Olímpicos. Para Ciara Gibson también y así lo sintió desde pequeña. De padres británicos, la actual jugadora de La Sirena CN Mataró nació en Cataluña donde tuvo su primer contacto con el waterpolo cuando a penas tenía once años. Un amor a primera vista que ha derivado en una estrecha relación que por el momento parece no tener final, o al menos eso espera Gibson, que en una amplia entrevista concedida a la revista Time Out – Sports desvela cuál es la situación actual del waterpolo en Reino Unido.

– ¿Cómo te definirías?
“Supongo que me definiría como alegre, trabajadora y consistente”.

– ¿Cómo fueron tus inicios con el waterpolo?
“Fue amor a primera vista. Estaba nadando y no era un deporte que me motivara mucho, veía a los niños que jugaban al waterpolo en la piscina del Centre Natació Mataró, di el salto y me encantó al momento de probarlo, así fue.

– ¿Por qué fuiste a Manchester y cuándo fue?
“Llevaba 4 años entrenando en el CAR con beca de la Federación Catalana y, como muchos ya saben, no tenía la nacionalidad española a pesar de haber nacido aquí y estudiado aquí. No había vivido en Gran Bretaña, el único enlace que tenía con el país eran los lazos familiares, pero no tenía la nacionalidad española y eso supuso que entrenara todos los veranos con la pre-selección española de categorías y que no me pudieran llevar por no tener el pasaporte español. Solicitarlo fue un proceso muy largo. Tardó tres años y, una jugadora de 15, 16, 17 años es fácil de imaginar que acaba quemada, porque tu quieres jugar y a nivel internacional. Con toda esta historia me perdí las categorías. Luego me salió la oferta de Gran Bretaña, que era para formar parte de su equipo para entrenar hacia los juegos olímpicos y tener la oportunidad de poder ir a unos JJ.OO. que fueron los de Londres 2012. Y fue eso. Acabar el bachiller e irme, tirarme de cabeza hacia Manchester y entrenar con el entrenador húngaro”.

– Entonces ¿eso fue antes de ir a Manchester o fue allí mismo el jugar con la selección?
“Fue antes, el entrenador había oído de mí y además fui en unos de los viajes para ver a la familia y hablé con el entrenador, le gusté y me siguió durante un año intentando arrastrarme para que fuera a Manchester, porque él quería un programa centralizado”.

– ¿Qué significó para ti jugar con Gran Bretaña los JJOO de Londres 2012?
“Pues como deportista era mi sueño desde muy pequeña. No soñaba con nada más. Soñaba con ir a unos juegos olímpicos. También ir con Gran Bretaña supuso también que mi familia me pudiera seguir y como que los tenía mucho más cerca. Que estuviéramos en Londres y como anfitriones fue fantástica la experiencia”.

– El haber jugado con Gran Bretaña, ¿te cerró las puertas para jugar con la selección española?
“No, no creo, porque en su momento, cuando tomé la decisión estaba Miki Oca, cuando empezó, y él me lo dijo muy claro, entendía mi situación, porque yo entonces no tenía la nacionalidad española y tampoco él podía hacer nada. Me dijo muy claro que la puerta estaba abierta, que no tuviera miedo a irme. No creo que cerrara ninguna puerta, sino que creé unos lazos tan grandes con Gran Bretaña que yo me identifico con esta selección”.

– Para jugar con la selección española, ¿qué es necesario unos años de no jugar con la otra selección?
“En el waterpolo que yo sepa es un año de transición. Sería un año entre que no juegas entre una selección y otra”.

– ¿Qué ha pasado con la selección británica de waterpolo femenino después de Londres 2012?
“Pues todo pintaba muy bien después de los juegos de Londres. Sacamos unos buenos resultados a pesar de que no consiguiéramos esa muy buscada victoria, pero bueno el finanzamiento para después de Londres seguía, había un programa para llegar hasta Río, he intentar clasificarnos, pero bueno eso se retiró al cabo de un año, después de el Europeo de Budapest 2014 y dijeron que por falta de resultados no creían que les saliera a cuenta financiar un equipo de waterpolo femenino, como también el básquet, la sincronizada, entonces fue un colectivo de deportes de equipo, porque los individuales no se vieron afectados, los minoritarios. Vaya, el básquet! Qué bueno! aquí sería inimaginable quitarle el financiamiento al básquet, no? Pero así fue”.

– Como deportistas debéis viajar a muchos países, ya que los campeonatos se juegan en diferentes lugares, ¿tenéis tiempo de visitar esos países y hacer turismo?
“Pocas veces, porque nosotras siempre hacemos la broma típica, te conoces las piscinas del mundo, pero no mucho mas. Pero cuando hay competiciones largas, de más de un día entonces tienes la oportunidad de visitar. Yo he tenido bastantes oportunidades, así que estoy bastante satisfecha”.

– Has estudiado el Grado de Relaciones internacionales, ¿lo has acabado?
“No, estoy en ello”.

– ¿Cómo compaginas los estudios con el deporte?
“No es algo que me haya sido muy fácil. Por la mañana voy a la universidad, luego vengo al Mataró a entrenar. También trabajo como profesora de inglés por las tardes y vuelves a entrenar por la noche. Es una rutina que me costó bastante acostumbrarme a ella. Ahora funciona perfectamente y creo que hablando es como se consigue todo. Hablando con profesores y entrenadores para que todo encaje”.

– ¿Cómo influye el waterpolo en tu crecimiento personal?
“Una Ciara sin waterpolo ahora mismo no se qué seria. Mi personalidad creo que no cambiaria, pero el WP me ha dado tanto… me ha abierto los ojos mucho, he conocido gente fantástica, que aún siguen siendo amigos muy próximos y sin el waterpolo no se cómo seria yo”.

– ¿Tienes un referente o ídolo deportivo?
“He tenido varios durante mi carrera deportiva, no cambiando sino que he ido sacando cosas de cada uno. Uno de ellos fue Oscar Pistorius, que fue el pentatleta en Londres y yo lo idolatraba mucho, aunque después pasó lo que paso. Pero bueno, en términos deportivos es un deportista admirable”.

– Hablemos de valores ¿Crees que la ficha del waterpolo femenino es equiparable a la ficha de un jugador masculino?

“Generalmente creo que sí. Pero si estamos hablando de federaciones o de equipos todos tiene sus casos, la brecha está clara. Creo que el waterpolo femenino, todo el deporte femenino, tiene mucho que ganar, y bueno en ello estamos”.

– ¿Cómo es tu relación con tus compañeras de equipo?
“Muy buena, me lo paso muy bien. Me gusta ir a entrenar justamente porque son muy buen grupo de chicas y todo se hace más ameno. Los momentos difíciles y las complicaciones, que pueden ser muy duras, la verdad que siempre conseguimos disfrutar de ellas, porque somos un equipo muy unido”.

– ¿Entiendes siempre las decisiones de tu entrenador?
“No, pero ni de Florin ni de ninguno. Siempre habrán momentos en los que no nos entendemos. Pero para esto está la comunicación y creo que con la edad mejoras en este aspecto y está claro que una buena comunicación entre jugador y entrenador es lo máximo”.

– ¿De quién recibes el mayor apoyo emocional?
“De mi madre y de mis mejores amigas”.

– ¿Qué tipo de música sueles escuchar?
“A parte de la música típica de la radio, mis preferencias es música alegre, porque escucho por la mañana cuando voy yendo para la universidad, o cuando estoy yendo para entreno, entonces música que me alegre un poco y me dé un empujoncito”.

– ¿Tienes algún hobby?
“Leer. Cuando tengo tiempo libre y no estoy demasiado cansada, me encanta leer”.

– ¿Es difícil cultivar amistades por falta de tiempo? Es decir, dedicas horas a entrenar, jugar, viajar, estudiar, trabajar… ¿Te queda tiempo para llevar una vida social normal?
“Es difícil definir una vida social normal. Yo no sé cómo definir normal. Pero las amistades que tengo ahora las tengo bien cuidadas y me aportan mucho y si que saco momentos para ir a hacer un café, para cenar o para divertirse un poco más. A mí me satisfacen”.

– Tus amistades, ¿son todas vinculadas al deporte o son de fuera? Esto es importante, a veces, compañeras tuyas encuentran que están tan metidas dentro de lo mismo que les cuesta mucho tener gente que no sea del waterpolo
“No es mi caso. Tengo muy buenos amigos de la universidad, muy buenos amigos en Inglaterra, como mis ex compañeras, y he mantenido muchas relaciones que tenia de pequeña y, como Mataró es bastante pequeño, no me ha sido difícil mantener estas amistades”.

– ¿Utilizas alguna técnica de motivación personal?
“No, individualizada no. En el equipo, cuando estamos hablando ya nos vamos motivando unas a otras. Un ejemplo es, como que compartimos posición, pues nos hemos pillado el truco para levantarnos la una a la otra. Me pasa con Ona Meseguer”.

– ¿Cómo influye tu estado emocional en tu rendimiento?
“Mucho. A diario tienes que estar físicamente en los entrenos, pero también psíquicamente, si pasa alguna irregularidad se nota mucho. Pero como digo, es lo bueno de estar en un deporte de equipo, donde tienes además un entrenador que te motiva y te saca la sonrisa”.

– Cuando tenéis una derrota, ¿qué os duele? ¿Cómo reaccionas ante esa situación a la hora de motivar a tus compañeras?
“Creo que lo más importante para aliviarlo es sacarlo todo. Sacarlo todo en el sentido de que si hay rabia después de un partido, hay que expresarlo. A mí me cuesta bastante esconderlo De echo a todas, porque somos tan competitivas que nos cuesta salir con una sonrisa después de un partido que hayamos perdido. Pero es eso, pasar página al día siguiente, hablarlo y pasar página”.

– ¿Cuáles son tus objetivos?
“En cuanto a deporte, disfrutar del waterpolo. Porque me ha dado muchísimo. Solo pido eso disfrutar del deporte al máximo. Y profesionalmente encontrar alguna profesión que me llene y tenga que ver con el grado que estoy estudiando en Relaciones Internacionales, que es una sección que me interesa mucho y que hay que trabajar mucho para esta ahí”.

– ¿Qué proyectos tienes en mente?
“No tengo ninguno. Es todo sobre la marcha. A ver este año como salen los resultados, como va mi carrera y valorar todo a final del año. Entonces ya empezaré a planearme nuevos proyectos”.

– ¿Cómo te ves en el futuro?
“No me imagino nunca dejar el waterpolo. Creo que estaré siempre enlazada a el de una manera u otra. Si fuera en un equipo máster, pues equipo máster! No me veo como entrenadora, porque creo que es un trabajo muy duro, que no se valora del todo pero que tiene un merito increíble. Profesionalmente conseguir un trabajo que me satisfaga y me llene. Que cumpla con todo lo que estoy estudiando hasta ahora”.

twitter-bird@waterpolistacom
FOTO: JOSEP ARNAU (ATELIER PHOTO)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger