Un genovés con aires eibarreses

Hace seis años, siete décadas después de que sus antepasados hiciesen el mismo camino a la inversa, Davide Cerchi, procedente de Génova, llegó a Euskadi. Concretamente, a la futbolera localidad de Eibar, donde, desde el Urbat-Urbotronik, pelea contra viento y marea para conseguir que el waterpolo, disciplina de la que ha disfrutado desde que comenzó a jugar con 10 años en la Andrea Doria, se haga un hueco.

Como explica el exjugador – según él, del montón- , entrenador y Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Génova, la filosofía del club, el único existente en un radio de 50 km, está ligada con el objetivo de promocionar y dar a conocer en el País Vasco una disciplina que muchos socios comenzaron a practicar por los valores que les aportaba. Con la finalidad de alcanzar su meta, relacionada con la voluntad de hacer crecer este deporte en la comunidad y la de querer que existiesen equipos que pudiesen plantar cara a los existentes, entre otras iniciativas, se patearon hace un tiempo todos los institutos de la zona.

Por el momento, el gran trabajo realizado por el Urbat, que cuenta con 70 deportistas, parece estar dando sus frutos, ya que tanto en categoría masculina, al quedar cuartos, como en la femenina, gracias a la renuncia del Askartza, están disputando las fases de ascenso. “Ha sido una temporada redonda”, asegura Cerchi, quien comenta que, tras comenzar con la intención de conseguir la salvación, se dieron cuenta de que eran capaces de todo. De hecho, las chicas se convirtieron en campeonas de la Copa de EuskalHerria. En este sentido, una de las principales ideas de todos los equipos es competir y dar el máximo en todos los escenarios en los que se mueven. En relación a las fases de ascenso, el entrenador del conjunto vasco cree que les sirve como pretexto para crecer tanto individualmente como colectivamente.

El waterpolo español, una joya que no se sabe vender

Davide Cerchi tiene una idea muy clara: el waterpolo nacional vive una situación muy contradictoria. Por una parte, cuenta con un gran potencial: “Por un lado hay un movimiento benjamín, alevín e infantil con torneos campus etc… como nunca se ha visto, por otro está el waterpolo femenino,  su crecimiento ha sido la cosa mas bonita que pudiera pasar en nuestro deporte y son cada vez más los padres que apuestan por el waterpolo para la educación de sus hij@s debido a su preparación física, psíquica y moral”.

Sin embargo, por otra parte, vemos como las competiciones de élite se consuman en el anonimato sin poder hacer nada para modificar su rumbo. Hay campeones de nivel mundial y entrenadores que gozan del reconocimiento internacional, pero en España no se sabe vender esta situación. “Muy pocos ciudadanos saben lo que representa dentro de cualquiera piscina del mundo un Miki Oca o un Willy Molina ”, ejemplifica el genovés, quien cree que esta disciplina puede convertirse en una de los siete u ocho más populares si encuentra el sistema para dar a conocer su esencia.

Sobre la potencialidad de nuestro deporte, nos cita un recien articulo del Sole 24 Ore, el mas importante periodico de economia en Italia: “Según un artículo del periódico económico el Settebello – nombre que se le da al combinado nacional de Italia – ha generado una base de 1,5 millones de aficionados y 22 millones de potenciales interesados,. cifrando el waterpolo como el deporte con mas potencialidad de crecimiento de los próximos años”,

La mejora, según él, pasa por el esfuerzo, tanto de los que lo viven desde abajo como con los recursos de los de arriba: El técnico considera que se debería poner el producto en manos de profesionales de la imagen y de la información que lo diesen a conocer por un lado y que todos los clubes se esforzaran para dignificar el deporte creando de cada partido un pequeño evento.

twitter-bird@nicolasarlanzon
FOTO: DIARIO DEIA

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger