La FINA quiere más cambios


Se conocen nuevos detalles acerca de los cambios que la FINA pretende implantar en el reglamento de waterpolo a partir de la próxima temporada. Según desvela la web ‘Waterpolo Development’, el Congreso Técnico previsto para el próximo 13 de julio en Budapest con motivo del Mundial tendrá más asuntos de los esperados sobre la mesa. La reducción de campo a 25 metros, los once jugadores por equipo en acta, así como los 25 segundos de posesión en igualdad y lo 15 en jugadas de superioridad son los principales puntos a tener en cuenta.

Entre estas novedades que han salido a la palestra informativa destaca la que da continuidad a la jugada fallada, es decir, el tiempo para completar una acción de ataque es de sólo 15 segundos en caso de corner. No se retoma, por tanto, el tiempo de posesión completo. Por otro lado, la ley de la ventaja puede empezar a ser clave en los partidos, ya que el árbitro tendrá la autoridad de conceder la falta o dejar que continúe el juego en caso de que resulte beneficiado el equipo atacante. Esta regla no es aplicable en en caso de los penaltis.

SÓLO DOS TIEMPOS MUERTOS

La duración del descanso entre el segundo y tercer tiempo pasará de cinco minutos a tres, mientras que en el resto de periodos seguirá siendo de dos minutos. En cuanto al número de tiempos muertos, cada entrenador gozará de dos por partido, es decir, volvemos a lo establecido antes dejando a un lado la opción actual de un tiempo muerto por periodo. Además se establece que se puede pedir en cualquier momento menos en situación de penaltis.

Por último, al igual que viene ocurriendo con los jugadores, si el portero pone el balón debajo del agua cuando es atacado se le pitará una falta en contra y no penalti tal y como viene ocurriendo hasta día de hoy, puesto que se entiende que el portero está atacando y no defendiendo.

Estas modificaciones se someterán a debate y ratificación por los miembros del Congreso que representarán a cada una de las Federaciones nacionales. Las Federaciones europeas, alineados en su gran mayoría por el no, deberán de ir en bloque en la votación si quieren convencer a otras Federaciones en las que el waterpolo tiene menor presencia y por lo tanto mayor desconocimiento de sus necesidades. Se espera, por tanto, que el Congreso LEN previsto para el 13 de mayo en la ciudad francesa de Marsella juegue un papel fundamental a la hora de buscar la unidad de los dirigentes europeos. Y es que en el caso de aprobarse estas polémicas medidas, las nuevas normas se aplicarán en todas las competiciones internacionales que sean acogidas bajo el manto de la FINA. Sin embargo, queda un pequeño resquicio por el cual las Federaciones nacionales puede decidir si aplicar o no en sus competiciones estos cambios.

CARPENA SE MUESTRA DUBITATIVO

En este sentido, Fernando Carpena, presidente de la Real Federación Española de Natación, así como miembro de miembro de la Bureau FINA no dudó en analizar los cambios, asegurando que “ya se han hecho pruebas y los técnicos tienen opiniones distintas. La mía es que no afectará tanto. ¿A España le beneficia o le perjudica? He oído que podría favorecer a equipos más nadadores y con envergadura menos voluminosa, como los nuestros. Pero he visto partidos en piscina grande y pequeña y no he percibido gran diferencia”.

twitter-bird@etoster

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger