Willy Molina no pierde la sonrisa

Guillermo Molina durante el partido por el tercer puesto ante el ZF Eger / MARCEL TER BALS

A pesar de acabar firmando la tercera plaza al imponerse de forma contundente al Eger en el partido por el tercer y cuarto puesto, ésta no ha sido la Final Six con la que el Pro Recco había soñado. Los italianos, que llegaban a Budapest con las ideas muy claras y con ganas de volver a demostrar su potencial cayeron a las primeras de cambio contra el Jug Dubrovnik de Xavi García por un ajustado 10-9. Una derrota que supuso un duro golpe, ya que llegaban como claros favoritos.

En las filas del vencedor de cuatro de las últimas ediciones, encontramos a un Guillermo Molina que, tras la finalización de esta fase final de la Champions League, comentó que había sido muy pareja a nivel de juego y muy dura, especialmente para aquellos equipos que tienen que jugar dos partidos antes de llegar a la final. Como en el caso del Jug, que, según el español, quien apuesta por el formato de Final Four, acabó pagando el esfuerzo realizado.

“Ha sido una buen año”

A pesar de no poder ponerle la guinda con el título continental, Molina cree que han realizado una buena temporada. Un curso en el que han contado con la presión de ser los principales candidatos a hacerse con todos los torneos en los que han participado: “Siendo el Recco pareces que tienes la obligación de ganar. Cuando se sabe que en el deporte es más difícil de lo que se piensa”. En relación a la máxima competición europea, espera quitarse la espina el año que viene. “Sería bonito porque será en Génova”, explica.

A Hungría, el Pro Recco llegaba tras haberse mostrado muy superior en la Final Six italiana, en la que, como comenta el jugador español, fueron justos vencedores y vencieron a equipos que no estuvieron a la altura de las circunstancias. “Pensaba que la Sport Management SPA habría dado un salto de calidad”, afirma Molina, quien explica que la calidad de sus compañeros, que la han puesto al servicio del equipo, fue una de las claves del éxito.

“No pienso en la selección”

A nivel personal, podría decirse que éste ha sido un año de transición para el ceutí, quien asegura que este curso le ha dado la oportunidad de recuperar su nivel, algo que le permitirá jugar al máximo las próximas temporadas. A ello también ayudará el hecho de no participar en un Mundial de Budapest que, tras haber renunciado a la selección española, no despierta un gran interés en él. Aún así, cree que Serbia e Italia, con Croacia y Grecia muy cerca de ellos, son los grandes favoritos. En esta misma línea, Guillermo Molina asegura que no le hará nada raro no jugarlo: “No pienso más en la selección, demasiada desilusión”. En la que quizás sí que piensa, teniendo en cuenta los rumores surgidos en los últimos meses, es en la italiana. De momento, asegura que todavía no sabe nada y que todo dependerá de muchos factores.

twitter-bird@nicolasarlanzon

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger