Las cinco claves a tener en cuenta de la Final Six de Budapest

1. La fatiga del Jug en la final

El Jug llegó a la gran final del Duna Arena con un partido más que el Szolnoki y encima de máximo nivel.  Tenía el recorrido más difícil estando obligado a eliminar a Olympiacos en Cuartos  (los griegos no demostraron nada en esta Final Six) y luego en semifinales al todopoderoso Pro Recco que llegaba a la cita bajo el calificativo de favorito.  Esto le provoca una gran fatiga y el juego tan dinámico y preciso que hicieron en los dos primeros partidos no lo pudieron desarrollar. En este sentido, cabe destacar la gran presión que ejerció el Szolnoki sobre los croatas sabedores del cansancio que tenía el combinado croata y en especial a Felipe Perrone esto provoca que el que para mí es uno de los mejores jugadores del Mundo (principalmente porque hace jugar a sus compañeros) toque muy pocos balones y no pudiera contribuir a que el Jug desplegara su mejor versión, ni mucho menos su habitual juego que tantos elogios a recibido siempre.

 2. Mejor plantilla y más rotaciones

El Solznoki era favorito por detrás del Pro Recco. El conjunto magiar cuenta con jugadores de talla mundial sobre todo destacando a tres serbios de enorme nivel. Ejercen un juego más físico pero sobretodo destacan en algo por encima de todo: tienen más rotaciones que el Jug y a lo largo del partido se nota. El banquillo del Szolnoki jugó un papel crucial

3. Nagy y Prlainovic, los grandes héroes  

El Solznoki cuenta en sus filas con los dos mejores de la Final Six. El número de paradas que realizó Viktor Nagy fue una de las claves. Demostró una vez más que es un excelente portero, pero quizás un tanto irregular. En la final tuvo un buen día que sumado al cansancio de los jugadores croatas sus lanzamientos eran más bien poco certeros. Y como jugador destacar obviamente a Andrija Prlainovic, el MYP con enorme acierto ofensivo lográndose revirar durante todo el encuentro. Por su mano pasaba el juego de los húngaros. Es determinante y esto ayuda a que el juego del equipo sea más sosegado.

4. El factor piscina  no les hizo falta

Un equipo húngaro jugando en casa una Final Six viene a ser una oportunidad única para ganar una Copa de Europa. Aunque recuerdo una Final Six cuando el favorito era el Honvéd y en cambio la ganó el Olympiacos. Veremos como le va al waterpolo húngaro con el nuevo seleccionador, pero está claro que la liga húngara es muy fuerte, incluso más que la italiana y hay dinero. No hay un conjunto que destaque sobre el resto, Szolnoki el mejor, pero muchos equipos están invirtiendo económicamente y esto se acaba notando. La competición magiar dará mucho de que hablar los próximos años. Será un verdadero caladero de grandes estrellas internacionales. En este sentido, a lo largo de la final el arbitraje fue casero ni nada parecido. Ganaron merecidamente porque utilizaron sus armas. Con el Jug de los otros días y sin menos minutos encima hubiéramos visto una grandísima final pero falto esa garra.

5. El Jug mima la cantera

El trabajo de cantera es excelente y tienen a muchos jugadores en el primer equipo formados en la propia casa y prácticamente sin extranjeros, Xavi Garcia no es nacido en Croacia pero tiene la nacionalidad. Al fin y al cabo, el Jug es un equipo orgulloso del waterpolo croata y ese ideario viene a ser su política deportiva.

twitter-bird@colet_wpcoach

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger