A las puertas de la victoria

Con mal pie, pero con grandes sensaciones. De esta manera se puede calificar el debut de la selección española masculina en el Mundial de Budapest. El renovado equipo que dirige David Martín cayó ante Grecia, sin embargo, tuvo en sus manos la posibilidad de forzar el empate en los últimos instantes del compromiso después de remontar en la segunda parte tres goles en contra (4—7). No obstante, los helenos que fueron siempre por delante en el marcador supieron aprovechar los errores del combinado español, particularmente el que se produjo a falta de minuto y veinte segundos para el final del encuentro, cuando un fallo de marcaje propició el gol de Dervinsis que remató a placer ante Dani López Pinedo en jugada de inferioridad. Este tanto pondrá el definitivo 7-8 con el que España pierde pero gana en cuanto a sensaciones, puesto que la actuación de los ‘novatos’ fue de notable. A excepción de Alex Bustos, los otro cuatro -Víctor Gutiérrez, Álvaro Granados (fue titular), Alberto Barroso y Miguel del Toro- encontraron portería. En este sentido, David Martín confió en el debutante Pepe Motos para defender la portería española. Al descanso dejó en el banquillo al meta del CN Sabadell para dar entrada a Pinedo con el que España ganó en seguridad y en rendimiento defensivo. A pesar de estas circunstancias, los españoles murieron matando.

twitter-bird@etoster
FOTO: EFE

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger