Bajo el cuidado de Albert Estiarte

Hablamos con Albert Estiarte, médico del equipo nacional de waterpolo y hermano de Manel Estiarte, campeón olímpico y el considerado por muchos como uno de los mejores jugadores de la historia. Empezó a jugar al waterpolo en su ciudad natal de Manresa donde hoy es director de la Clinica San José de Manresa y adjunto a la dirección general de la Fundación Althaia. Allí jugó con su hermano Manel y tras formarse como médico, ha seguido ligado al deporte.

Empezó a trabajar con la Federación Española en 1988 con los Juniors y desde entonces ha compatibilizado su cargo en la selección con su trabajo en Manresa. Tal y como nos dice “el waterpolo es algo muy importante en mi vida, ya que empecé a jugar a los 7 años. Seguir ligado a la selección me permite disfrutar a la vez de mis dos pasiones, el waterpolo y la medicina”.

Albert afirma que el trato con los deportistas ha variado mucho a lo largo de los años, “antes jugaban conmigo, después era como su hermano mayor, ahora ya soy su médico solamente, aunque lucho por qué me sientan lo más cercano a ellos posible”.

“El waterpolo de hoy en día ha perdido imaginación y espectáculo”, asegura Albert Estiarte tras media vida vinculado a este deporte

Además nos cuenta que los problemas más habituales con los que se encuentran los deportistas son “problemas musculares, contusiones, heridas por golpes, otitis…”. Aunque también le ha tocado vivir experiencias y acontecimientos más graves, “tuvimos que operar a Jennifer Pareja de urgencia por un abdomen agudo en pleno Campeonato de Europa”.

Sus mejores momentos

Cuando le preguntamos por sus mejores recuerdos dentro de la selección, no tiene dudas: “Ganar la final olímpica de Atlanta 1996 y el campeonato del mundo de Barcelona del 2013 con las chicas”. Desde su perspectiva, el waterpolo ha sufrido una enorme evolución, diciéndonos que “es más táctico y técnico y predomina la fuerza”. Para el exjugador, la evolución ha sido a peor: “Se pierde imaginación y espectáculo”.

El médico afirma que seguirá en su puesto en la federación “hasta que ya no se me necesite” y nos cuenta como es el trato con el nuevo seleccionador masculino, David Martín al que ya conocía de su etapa como jugador: “el trato es excelente. Como jugador tuvo que esperar muchos años para entrar en la selección (convivió con los grandes jugadores de la época dorada), pero luchó y luchó y nunca se rindió y al final llegó a la selección y es uno de los artífices de las últimas medallas en mundiales. Estoy seguro de que como entrenador luchará y luchará y nunca se rendirá y llegará a ser un excelente entrenador”.

twitter-bird@clemenklan

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger