Esta vez los penaltis vinieron con premio

La selección española consiguió en la noche de ayer una merecida clasificación para semifinales del Mundial de Budapest a costa de Grecia en un partido para el recuerdo. En líneas generales se puede decir que fue un compromiso muy igualado entre dos equipos que han ido de menos a más durante el Campeonato. Ha sido tan igualado que todo se ha tenido que decidir en unos penaltis en los que esta vez si hemos ganado.

“Es muy cierto que estábamos jugando muy bien el hombre de más y pensaba que con meter un balón en la boya con tan poco tiempo podíamos forzar la situación del empate”

Siempre he tenido la sensación durante el partido que España estaba mejor, que estaba atacando mejor. A Grecia lo he visto en los instantes finales del partido con serios problemas. No nos habían hecho goles en jugada, puesto que en su mayoría venían en superioridad o por medio de penaltis. Sin embargo, es cierto que encadenamos una serie de goles con lanzamientos de tres donde no hemos puesto el brazo bien. En esos momentos tampoco estuvimos muy acertados atrás. Al final nos hemos visto apurado y ha salido Judith que es quien se la juega. No tiene miedo de jugársela y para suerte de todos ha estado muy acertada.

Fe en todo momento

Por otro lado, lo que más me ha gustado es que España que tenía el partido cuesta arriba llegó a ponerse dos goles por delante en el marcador y cuando Grecia volvió a dominar, las nuestras nunca perdieron la fe y a base de mucha paciencia logramos ponerles ante las cuerdas. Paradójicamente lo comentaba con Jordi Millán (con quien veía el partido). Le decía que una expulsión nos vendría de perlas para tener la opción de poner el empate y llegar a los penaltis. Y así fue. Quizás es un poco de suerte. No soy muy profeta. Es muy cierto que estábamos jugando muy bien el hombre de más y pensaba que con meter un balón en la boya con tan poco tiempo podíamos forzar la situación.

En este sentido, creo que esta selección y estas jugadoras han llegado a un grado de madurez que cuando te dan la vuelta en el marcador con tan poco tiempo otros equipos se hubieran hundido o incluso le hubiese pesado mucho la responsabilidad. En estos momentos cuando queda tan poco la pelota parece que pesa diez kilos y es difícil encontrar jugadoras que asuman la responsabilidad. Sin embargo este equipo está lleno de jugadoras capaces de hacerlo. Tenemos a Judith, Anni y Bea, entre otras. Jugadoras jóvenes pero llenas de experiencia.

twitter-bird@NaniGuiu

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger