Albert Español, maestro en China

Afín a su idea de conocer mundo y vivir intrépidas aventuras alejadas de lo usual, Albert Español vuelve a sorprendernos. El deportista catalán de 31 años se incorporará a partir del mes de septiembre a la selección china, décima quinta del ránking mundial. Sin embargo, su llegada al país asiático no pasa por jugar partidos oficiales bajo la nacionalidad china. El que fuera durante catorce años (y treinta y un títulos) jugador del CN Atlétic Barceloneta vendrá a ser un maestro de ceremonias, figura con la que la Federación pretende potenciar a la par que profesionalizar un combinado nacional que por ahora parece estar a años luz de los habituales colosos.

” Al fin y al cabo es todo un orgullo que hayan pensado en mí para un cargo de tanta responsabilidad”

Las distancias con países como Hungría, Serbia e incluso España o Francia son a día de hoy amplías. Es más en el ámbito asiático, Japón domina sin paliativos bajo la atenta mirada de China que quiere ahora doblegar esfuerzos de cara a los Juegos de Tokyo 2020. El Gobierno chino trabaja para reforzar aquellas disciplinas deportivas de poca tradición en el país y que por una u otra razón no acaban de surtir los efectos esperados. Es por ello que la incorporación de Albert Español (firmó por un año) viene a ser una inyección de sabiduría y conocimiento. Junto al catalán la Federación ha incorporado a Petar Porobic (con Serbia entre los años 2004 y 2006 y posteriormente con Montenegro del 2006 al 2001) encargado de tomar las riendas de un proyecto que espera contar con tres o cuatro figuras europeas de renombre más.

Una “alucinante” oferta

Una vez terminó la temporada con el Olympiacos y sabiendo que no continuaría en la disciplina helena (con quien consiguió el título de Liga, pero no el de Copa), Español comenzó una rueda de reconocimiento, manteniendo contactos con clubes de Alemania, Italia e incluso Francia. No tardó en recibir llamadas de equipos interesados en contar con su servicios. Cuando todo parecía apuntar que tenía un acuerdo cerrado con un club importante de la Liga italiana, los planes de Español dieron un vuelco. Una suculenta oferta de China rompería todas las negociaciones. “Una vez realizamos el primer acercamiento, empezamos a cerrar los detalles del acuerdo por correo electrónico, hasta que aprovechando el Mundial de Budapest firmamos el contrato allí“, explica un jugador al que sus grandes dotes con los idiomas (habla siete diferentes) le ha facilitado todo mucho.

Tenemos muchísimas posibilidades. Tenemos muy margen de mejora. Depende de nosotros y nuestro objetivo es poder competir con los grandes a medio plazo

“Esta viene a ser una experiencia diferente para un waterpolista. No sólo podré viajaR, sino también conocer culturas totalmente diferentes a la mía. Al fin y al cabo es todo un orgullo que hayan pensado en mí para un cargo de tanta responsabilidad“, explica a WATERPOLISTA.com un deportista que más allá de participar en las múltiples concentraciones que realice la selección a lo largo del espectro europeo jugará la Liga china, un Campeonato de bajo nivel que dura a penas dos semanas y en el que compiten cuatro equipos. “Una vez veamos el nivel y como se desarrollan los acontecimientos decidiremos en qué equipo jugaré“, relata.

La selección española, presente

Esta marcha a China no significa para nada que no continuaremos viendo jugar a Albert Española con el gorro de la selección española. “Si David Martín lo considera así, seguiré jugando con el equipo, puesto que tengo la mente puesta ya en el Europeo de Barcelona del próximo año“, avisa. Todo ello después de una novena plaza en Budapest tras un Mundial en el que no se ha terminado de ver la enorme capacidad de este nuevo bloque.

“Más allá de los resultados nuestro objetivo era crear un equipo nuevo, crecer  como equipo y compactarnos todos, dado que había debutantes en la selección y seleccionador nuevo. El objetivo lo hemos conseguido. Obiviamente hubiéramos preferido jugar los cuartos de final pero de las derrotas se aprende“, reconoce un Albert que por otro lado lamenta el partido ante Grecia: “Empezamos mal. De pasarnos todo el partido a remolque a poder empatar en el último cuarto. Tuvimos minutos para ponernos por delante pero no lo conseguimos. Si hubiéramos ganado la película probablemente sería distinta“.

twitter-bird@etoster

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger