De esta manera un país entero se rindió ante los héroes croatas

Una vez sonó el pitido final, la alegría inundó a la afición croata que celebró junto a sus héroes un oro que llega en el mejor momento del waterpolo del país en años. El buen hacer del VK Jug tiene un fiel reflejo en un equipo nacional que ha sabido romper con los pronósticos. Si poca gente apostaba por su victoria en semifinales ante Serbia, menos eran los que pensaban que podrían acabar con Hungría en una final ante su afición. Sin embargo, no sólo le ganaron sino que para más inri fueron mejores.

Este éxito fue recompensando con una celebración digna de otros deportes como el fútbol o el baloncesto. Croacia es una de las cunas del waterpolo y la tradición por el balón amarillo llevo a miles de aficionados a volcarse con los suyos. Primero en la frontera entre Hungría y Croacia, donde los policías fronterizas no dudaron en dejar su lugar de trabajo por un momento para jalear a los campeones del Mundo.

Tras una parada en un restaurante cerca de la capital, pronto llegaron a Zagreb, donde les esperaban cerca de 5.000 personas. Los jugadores llegaron en un autobús descapotables después de la tradicional rúa. Tras ello pasaron por Dubrovnik, lugar en el que también estuvieron a la mañana siguiente al ser recibidos en el Ayuntamiento de la ciudad. Al fin y al cabo este tipo de acontecimientos agrandan aún más al waterpolo croata que vive por y para el waterpolo. Para otra muestra el despliegue de más de 16 páginas del periódico deportivo más importantes del país. Estamos a años luz.

twitter-bird@etoster

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger