Iván Moro: “Mi adaptación tras retirarme fue algo traumático”

Con a penas ocho años tuvo su primer contacto con un balón amarillo, aunque bien es cierto que tres años antes ya se sumergía en las aguas de la natación. Todo ello bajo el arropo del club de su vida: el Ondarreta Alcorcón. En este humilde entorno se fraguó un deportista que tras dar el salto a Barcelona (junto a su hermano Dani) con 18 años recién cumplidos comenzó una meteórica trayectoria que “aunque no fue excesivamente larga si fue muy intensa“. Una carrera deportiva “satisfactoria a la par que sufrida, en la que hubo muchas desilusiones“. Sin embargo, las alegrías fueron la tónica habitual. Iván Moro formó parte de los grandes éxitos del waterpolo español, siendo pieza clave de gestas como la de Atlanta, Perth o Fukuoka. Ahora el madrileño continúa ligado al waterpolo en el CDN Boadilla, así como en el Campus Madpolo que lidera junto a otras personalidades como Chava Gómez o Dani Ballart. Moro habla sin tapujos en WATERPOLISTA.com de su trayectoria personal, pero también del momento que vive nuestro deporte.

– Después de tantos años, ¿cuáles han sido las alegrías y tristezas que has vivido?

“Sin lugar a dudas, lo mejor la compañía que he tenido en este viaje, puesto que puedo decir que he conocido a mucha gente interesante y a buenos amigos. Quizás lo peor ha sido la demasiada presión personal. Algo de lo que te das cuenta cuando lo dejas”.

– ¿Cómo era el Iván Moro jugador?
“Era un apasionado del waterpolo con bastante carácter, pero noble o así me veía, aunque es verdad que alguna vez se me ha escapado alguna nota indebida. Desde la perspectiva de un entrenador, seguramente fuera un poco sindicalista, siempre en pro del deportista claro. Santi Fernández se reirá de esto seguro”.

“Sigo viendo las mismas caras de hace treinta años dirigiendo el waterpolo en España; no veo que se trabaje por mejorar los problemas”

– ¿Y el waterpolo de aquel entonces cómo era?
“El polo de entonces era igual de bonito y duro que el de ahora pero a otro nivel físico que el actual, nos dan 10.000 vueltas, pasa con todos los deportes. En el nuestro sigo sin entender cómo un waterpolista después de tres amenazadas está más arriba que cuando empezó a amenazar y desde el cielo te clava una escuadra que piensas: “vete a tomar por culo”, tipo Mandic, Prlainovic, hermanos Varga, Sukno, y un largo etc, o desde el cielo y sin forzar te la pongo a la escuadra igual, como nuestro querido Xavi García. Es precioso verles lanzar”.

– Hemos avanzado, pero ¿a mejor o a peor?
“En cuanto a gestión del deporte a nivel nacional, seguramente los clubes estén bastante peor que en nuestra época. Los clubes de toda España hacen malabarismos para poder trabajar en unas condiciones medianamente decentes, y es realmente a quien se tiene que ayudar, la selecciones se nutren de est@s chaval@s formados en dichos clubes, que tristemente y cada vez más a menudo vemos que desaparecen o tienen que prescindir de diversas categorías por falta de presupuesto, o falta de instalaciones, me enfurece que no se luche contra ese problema tan grave. También me parece sorprendente que no se cuente en las Federaciones con los deportistas, son los principales protagonistas pero pintan poco o nada, incomprensible. Sigo viendo las mismas caras de hace treinta años dirigiendo el waterpolo en España. No veo que se trabaje para mejorar los problemas tan serios que tiene el waterpolo en este país. Hablo de waterpolo pero me consta que el resto de deportes acuáticos están en la misma situación lastimosa”.

El madrileño Iván Moro durante el reciente Campus Madpolo celebrado con la colaboración de técnicos como Chava Gómez y compañía / M.P.

– ¿Cambiarías algo?
“Creo que hay que cambiar lo que te digo. Me gustaría ver a los deportistas tomando decisiones importantes en sus federaciones, hasta que eso no pase seguiremos con los intereses de unos pocos que no coinciden en mi opinión con lo que debería ser bueno para nuestro deporte”.

– ¿Cómo es adaptarte al día a día tras colgar el gorro?
“Para mí fue poco traumático ya que quería realmente dejar el polo pues estaba realmente cansado de practicarlo y conseguí un trabajo de coordinador deportivo en un centro deportivo, y estaba encantado de tener un salario más ajustado pero poder disfrutar de un fin de semana con mi familia o amigos”.

twitter-bird@etoster

2 Comentarios
  1. Antonio dice

    Buenas y como entrenador en su etapa en cnboadilla a sido buena yo como padre de un infantil le aplaudo

  2. Antonio Haba Mondejar dice

    os que hemos vivido de cerca y desde su niñez la vida de Iván
    , me parecen muy acertados sus comentarios.
    Toda la lucha y sus experiencias no solo forjaron un maravilloso waeerpolista, sino por encima, una mejor persona.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger