Esa influyente personalidad querida por todos llamada Lolo Ibern

Manuel Ibern, conocido en el ambiente deportivo por Lolo Ibern, este mes de agosto cumplirá 71 años y los cumplirá asumiendo el cargo de máximo mandatario técnico del waterpolo mundial. No ha sido una sorpresa. Hacia días que se comentaba dicha posibilidad y que bien seguro es recibida con alegría por el waterpolo universal, puesto que la personalidad de Lolo evita que pueda tener enemigos o rivales. Es un gran aglutinador ¿Cómo lo consigue? Pues con paciencia, escuchando, respetando y decidiendo después.

“Lolo es el triunfador inteligente, que nunca ha presumido ni presume de sus éxitos a pesar de tenerlos en todos los campos a los que se ha dedicado”

Pero, ¿quién es Lolo Ibern? Pues Lolo, licenciado en Filosofía y Letras ha sido y es un hombre culto, de principios, relacionado toda su vida con el deporte que ha luchado por sus ideas desde su juventud. Nadador, waterpolista, entrenador, seleccionador español, presidente de la comisión de waterpolo de la RFEN, miembro de los comités técnicos de waterpolo de la FINA y la LEN, pero su capacidad no ha pasado inadvertida para los altos cargos. Así fue director del Campeonato del Mundo celebrado en Barcelona en el 2003 y de la competición de 2013 en la capital condal. Sus ideas le llevaron a ser el Director d’Esports de l’Ajuntament de Barcelona desde el año 1985 a 1996, donde realizó una labor encomiable. En el año 2004 fue nombrado delegado de las Federaciones e Instituciones de la Secretaria General de l’Esport, donde posteriormente llegó al cargo máximo del deporte catalán, Secretari General de l’Esport.

La humildad por bandera

Lolo es el triunfador inteligente, que nunca ha presumido ni presume de sus éxitos a pesar de tenerlos en todos los campos a los que se ha dedicado. Siempre ha preferido estar en la segunda línea sin renunciar a que sus ideas fuesen las aplicadas. En natación, donde tuvo que conllevar lo que significa tener a tu padre de entrenador del club, el conocido Manuel Ibern, “Polichon” para todos, con buenas clasificaciones en la competición en piscina, Lolo consiguió un récord histórico, el de la Travesía al Port de Barcelona, que ganó en dos ocasiones, pero con una marca que duró más de veinte años.

En waterpolo, una parte muy importante de su vida, fue miembro del equipo del CN Atlétic Barceloneta que el 20 de noviembre del 1969 consiguió derrotar por primera vez en la historia al CN Barcelona, terminando con una imbatibilidad de más de 60 años, ganado hasta tres Ligas Nacionales. Fue jugador internacional, con el que tuve la suerte de poder jugar. Olímpico en México 1968, participante en dos campeonatos de Europa, uno de ellos el de Barcelona 1970, sumó hasta 85 veces internacional.

Despues de su paso como entrenador de su club, el CNAB, con el que compartimos muchos entrenamientos conjuntos, yo como entrenador – jugador del CN Manresa, Lolo fue el elegido para llevar las riendas de la selección nacional española. Con él nuestro waterpolo dio un salto prometedor y pasó a candidato. Los JJOO de Moscú, donde conseguimos el cuarto lugar, ratificado en Los Ángeles 1984, el Campeonato de Europa Júnior de 1980, pero sobre todo el tercer puesto en el Europeo de Roma en 1983, la primera medalla en la historia de nuestra selección absoluta en una gran competición.

Un jugador de equipo

Quizás la mejor forma de definir a Lolo sea un ejemplo. Con Bandy Zolyomy, dos días a la semana, la selección entrenaba en la piscina Sant Jordi. Era el año 1972, yo con 17 años era el jovencito del equipo, y siempre recordaré que cuando jugábamos en el mismo equipo, Lolo siempre estaba en el momento y lugar preciso para facilitar el pase, el juego. Era la referencia. No era el goleador, pero era el más inteligente.

“Lolo es todo un conciliador; es la demostración palpable de que en el deporte es posible la convergencia de gente de todas las ideologías”

Esta condición de saber estar, de actuar con criterio es la que le ha llevado a las mayores responsabilidades, en las cuales siempre ha demostrado el acierto de quienes han confiado en él. Y para terminar unas frases suyas extraídas de una entrevista en el País el 1 de diciembre de 1984, al dejar la selección y comenzar su labor en el ayuntamiento de Barcelona: “Tengo miedo a sentir nostalgia”; y rápidamente añade: “Pero no es un adiós definitivo, porque yo me siento entrenador”.

Hablando sobre su relación con Enrique Landa, el presidente de la RFEN de ideas conservadoras, en su etapa: “Nunca tuve problemas”. “Es la demostración palpable de que en el deporte es posible la convergencia de gente de todas las ideologías“, llegó a comentar. “El waterpolo es para mí una obsesión“, sentenció.

twitter-bird@GasparVenturaM

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger