El arbitraje, en busca de más protagonismo femenino

Es una realidad que lleva años intentándose revertir desde el Comité Nacional y los territoriales, aunque, de momento, sin resultados demoledores

Convertirse en árbitro no es una decisión que se acostumbre a tomar a la ligera. Ser árbitro requiere de sangre fría, un gran dominio del reglamento y ser capaz de gestionar un partido con la presión que eso conlleva. Por lo tanto, no es tarea fácil reclutar a gente dispuesta a todo eso. Pero aun es más complicado atraer a público femenino a la posición de árbitro principal. Es un hecho innegable que la presencia femenina es muy escasa en el arbitraje del waterpolo español y en general. Aunque no se trata de una situación que pase desapercibida para los altos cargos de este colectivo en España, la verdad es que no es tarea fácil invertir la situación.

El arbitraje del waterpolo en España es de los mejores del mundo. Sergi Galindo, uno de los destacados del colectivo y actual presidente del Comité Catalán de Árbitros (CCA), se muestra dudoso cuando se le plantea el tema de la minoría femenina en el arbitraje. “Las mujeres siempre han sido minoría y de hecho en los cursos que hacemos en Catalunya cuesta mucho animarlas a que se hagan árbitras de silbato”, asegura el colegiado catalán. Galindo reconoce también que “existe un interés enorme en cambiar esa dinámica”.

“Hay pocas mujeres arbitrando. Pocas empiezan, al principio deben enfrentarse a unos años duros, en el que es fácil equivocarse y hay que aprender a q ueno te afecte los comentarios del público”, asegura Yolanda Rúiz

Según comenta, “desde todos los estamentos se trabaja en la promoción y la puesta en marcha de oportunidades al público femenino”. Por ejemplo, explica el presidente del CCA, no hace mucho se hizo un curso de tecnificación destinado solo a árbitras a nivel estatal y dirigido por Sergi Borrell, dentro del programa de formación de la RFEN.

Aun así, las cifras hablan por ellas solas. Es suficiente con echar un vistazo al cuadro de árbitros del Comité Nacional de Árbitros (CNA). De los 89 integrantes, solo 9 son chicas, repartidas en tres de las cuatro categorías (A1, B y C). Hay aun una categoría más elevada, la A, sin presencia femenina. La rookie es Marina Fernández, del Comité Vasco, mientras que la gran veterana y única árbitra internacional LEN es “Poli” Baños, del Comité Balear. A parte de “Poli”, cuando hablamos de árbitras nacionales en España no se puede omitir tampoco a una figura como Noelia Donato, una de las grandes precursoras en el arbitraje femenino de División de Honor masculina e internacional. Donato llegó a ser segunda árbitra estatal y primera en Catalunya. Internacional en 2005, participó en el Pre Olímpico del 2007 y en los Campeonatos de Europa del 2008.

Siguiendo una misma tónica, la situación en Cataluña es parecida a la del conjunto del Estado. Galindo, a la cabeza del CCA, indica que “el Comité Catalán cuenta con seis árbitras más a parte de las nacionales, de un total de 130 colegiados”. Además, añade, “cuatro de ellas tienen proyección y las seguimos muy de cerca”.

El ejemplo de Yolanda Ruiz

De los 89 integrantes del Comité Nacional, solo 9 son chicas”

Una de las nueve integrantes del CNA es Yolanda Ruiz, árbitra del CCA desde hace unos veinte años y nacional desde hace unos diez, actualmente en la máxima categoría, la A. Yolanda, en un primer impulso, tenía en su cabeza escoger el camino que la mayoría de aspirantes chicas deciden tomar. “Era jugadora y quería ser árbitra de mesa”. No obstante, se le apareció una figura inesperada que le hizo cambiar de elección. Y ese fue Eugeni Asencio, considerado el árbitro español de waterpolo más reconocido a nivel internacional, llegando a arbitrar en 6 Juegos Olímpicos y exjugador del CN Barcelona. “Eugeni Asencio me convenció para hacer el examen de árbitros principales y aprobé”, comenta Yolanda.

Ruiz ve el arbitraje español en muy buena forma. “El gran nivel de las ligas incrementa el nivel de los árbitros y los buenos arbitrajes mejoran también el nivel de las ligas”, opina. La árbitra nacional tiene presencia en competiciones catalanas y también a nivel nacional, en 1a División masculina y División de Honor femenina. Entre algunos partidos destacados, llegó a arbitrar la última final de Copa Catalana femenina, las semifinales de la Supercopa de España entre el CN Mataró y el CN Sant Andreu y la final de Copa femenina el año pasado.

“Es fácil equivocarse y hay que aprender a que los comentarios que pueden venir del público no te afecten”

En este sentido, la colegiada da su punto de vista sobre la realidad del arbitraje femenino: “Hay pocas mujeres arbitrando. Pocas empiezan, al principio deben enfrentarse a unos años duros, en el que es fácil equivocarse y hay que aprender a que no te afecte los comentarios del público. Como mujer nos vemos con la necesidad de actuar con mas rigor para conseguir el mismo respeto que nuestros compañeros. Una vez superado esto el arbitraje te debe gustar mucho porque dedicas muchas horas para estar al día del reglamento, entrenos, partidos…horas que no dedicas a tu familia o trabajo. Pero una vez conseguido, si te gusta arbitrar, adelante. Cuando tienes una buena actuación, al igual que jugadores\as, sientes que todo el esfuerzo realizado ha merecido la pena“.

El trabajo conjunto, clave

Uno de los grandes protagonistas del arbitraje español y a nivel mundial es Sergi Borrell, actual presidente del CNA. El mismo Borrell encabeza una de las iniciativas por la cual se está apostando fuerte desde la Federación. Se trata de una concentración que se realizó en Valencia a mediados de octubre, dentro del Plan Nacional de Tecnificación Deportiva (PNTD). Por primera vez, se incluyó una convocatoria para árbitros y, dado que la concentración era femenina, se contó con la presencia de diez árbitras, tres de ellas nacionales. Se trataron aspectos técnicos y teóricos, así como su aplicación práctica en el agua. Además, se grabaron jugadas con las que se ha creado un archivo para clarificar ciertos aspectos más confusos del arbitraje femenino.

Según apunta Borrell, “la concentración se trata de algo muy positivo ya que se produce una interrelación muy importante entre jugadoras, entrenadoras y árbitras, lo que permite mejorar conocimientos, que más tarde pueden beneficiar el desarrollo de nuestro deporte”.

twitter-bird@marti_cerca

Los comentarios están cerrados.

Advertisment ad adsense adlogger