Mar y Bea marcan el camino a la integración en los banquillos

Las entrenadoras del CN Moscardó, y del CN Boadilla (División de Honor y Primera División, respectivamente) son las dos únicas mujeres al frente de equipos en categoría nacional; dos referentes a seguir

Apesar de que, año tras año, las instituciones insisten en que trabajan por normalizar el papel de las mujeres en el deporte y éstas reciben cada vez más apoyos, lo cierto es que todavía falta mucho camino por recorrer. Especialmente, en el caso de los banquillos. Y es que, aunque cada vez toman más protagonismo en las categorías de formación, basta con echar un vistazo a las superiores para ver la más que escasa presencia femenina. De hecho, únicamente hay dos entrenadoras al frente de equipos de categorías nacionales. Se trata de Bea Espinosa, que cumple su segundo año en la División de Honor con el CN Moscardó, y Mar Rodríguez, que lleva seis temporadas en un CN Boadilla que actualmente milita en Primera División. Para ambas, es un placer y una gran ilusión, a la par que una inmensa responsabilidad, estar al frente de sus conjuntos.

Punto de partida común

Su trayecto hasta la élite cuenta con un punto de partida común: la base. Las dos comenzaron en las categorías de formación. La entrenadora del CN Boadilla, que afronta cada temporada como un nuevo reto, lo hizo hace diez años en el extinto CN Ondarreta Alcorcón, donde, según ella, tuvo la fortuna de aprender de grandes profesionales. Desde entonces, no se ha alejado de las piscinas. De Alcorcón pasó a su club actual, un Boadilla que poco a poco ha ido creciendo y que ha conseguido mantenerse en Primera División tres temporadas de manera consecutiva y participar en todos los Campeonatos de España.

“En su momento ya hubo una mujer al frente de la selección absoluta, por lo que es lógico pensar que el equipo nacional pueda volver a estar dirigido por una mujer en un futuro”

Por su parte, Bea, mientras estaba en activo, se inició ejerciendo de segunda entrenadora, ya que le gustaba tanto aprender como enseñar lo que ella sabía. El año pasado, tras llegar también a los campeonatos nacionales cada curso, el club, que depositó una gran confianza en ella, le dio la oportunidad de ponerse al mando del equipo senior. Esta campaña, cuenta con el deseo de repetir los éxitos logrados en su debut.

“Crecer y aprender diariamente, una de las claves”, apuntan ambas

Similares son también sus metas, que se basan en seguir aprendiendo y creciendo en todos los aspectos. Espinosa, que se define como una persona muy ambiciona a la que le encanta su trabajo diario, espera, por el momento, aspirar a lo máximo posible a nivel nacional y aportar siempre su esencia particular, que es lo que la hace ser diferente al resto. Por su lado, Rodríguez, quiere continuar divirtiéndose mientras su equipo logra cumplir sus objetivos, que son ganar una medalla en los Campeonatos de España y, a medio plazo, lograr el ascenso a División de Honor.

“Aún queda un largo camino por recorrer”, desvela la del CN Boadilla

Quién sabe si, algún día, las veremos al frente de la selección española. Un puesto, el de seleccionador, que en los últimos tiempos ha estado siempre ocupado por hombres. Tanto la entrenadora del CN Moscardó como la del CN Boadilla creen que, teniendo en cuenta que en el pasado ya ha habido otras mujeres al mando, lo lógico es pensar en que es posible que el combinado nacional pueda estar dirigido por una, ya que son igual de efectivas. Los resultados hablan por sí solos.

twitter-bird@nicolasarlanzon

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger