La ‘proeza’ mundial de Santiago San Martín con Uruguay

El boya del Automotor Canarias Echeyde, Santiago San Martín fue el MVP del Waterpolo Trophy Development donde Uruguay consiguió el oro

Han superado todas las expectativas. Uruguay se proclamó en la tarde del domingo campeón del Waterpolo Trophy Development, lo que se conoce vulgarmente como el Mundial B en el que participan aquellas selecciones que aún no tienen el nivel necesario como para formar parte de la competición de primer nivel en el que toman partido las grandes potencias internacionales.

Uno de los grandes artífices de esta gesta para el combinado uruguayo fue Santiago San Martín, un deportista residente en la Isla desde muy joven que tras dar sus primeros pasos en el CN Martiánez se ha convertido en los últimos años en uno de los fijos del Automotor Canarias Echeyde, siendo el boya titular para Juan Pablo Sánchez y uno de los referentes del equipo en la parcela ofensiva.

“Aunque no éramos favoritos hicimos dos buenos partidos logrando ganar por una buena diferencia”, reconoce el internacional uruguayo

Debido a su doble nacionalidad, San Martín volvió a ser convocado por su país para afrontar un Campeonato al que llegaban bajo el papel de favorito después de quedar en la edición anterior -se celebró hace dos años en Teheran- subcampeones. No obstante el grupo que le tocó fue el más duro con la anfitriona -Malta-, el vigente campeón -Irán-, así como Túnez.

Un segundo éxito

La selección uruguaya tuvo un mal comienzo al perder en los dos primeros partidos ante Irán y Túnez. Ambas selecciones, “más experimentadas, ya que sus jugadores en su mayoría juegan en Europa“. A medida que avanzaron las jornadas, el juego uruguayo fue mejorando drásticamente. En cruces se vieron las caras con Austria y South Arabia. “Aunque no éramos favoritos hicimos dos buenos partidos logrando ganar por una buena diferencia“. Ya en semifinales, el equipo que entrena Jorge Remersaro volvió a caer ante Irán viéndose obligado a jugar la final de consolación ante Arabia Saudita a quien ganaron con comodidad (11-5).

Una trifulca en la final descalificó a las selecciones de Irán y Malta

Ya con la alegría del bronce en la cara, los uruguayos vieron como la descalificación de los finalistas -Irán y Malta- debido a una pelea que obligó incluso a suspender el partido hizo que regresarán con la medalla de oro colgada al cuello. “La verdad que no nos cambió la felicidad una medalla que otra. Hicimos un torneo increíble y con eso es lo que nos quedamos“, resalta un San Martín que es el único integrante de la selección que juega en Europa, algo que explica a la perfección lo relevante de este título.

Para Uruguay, un país muy pequeño y donde todo es fútbol, competir y lograr traer medallas es un milagro del que son responsables tanto los jugadores como el entrenador“, reconoce el jugador del Echeyde que a su vez fue reconocido como el MVP del torneo, algo que significa mucho para él debido a que supone “una recompensa a muchos entrenamientos y muchas horas dedicadas a mejorar como jugador“.

twitter-bird@etoster

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger