Manel Silvestre: una de cal y otra de arena tras 1.300 kilómetros

Salió en la madrugada del sábado en autobús hacia Barcelona desde Pamplona; llegó a la ciudad condal, ganó al CN Catalunya, puso rumbo en coche a Castellón para jugar con el filial y regresó en autobús en la tarde del domingo a tierras navarras

No es la primera y posiblemente no será la última vez que lo haga. Manel Sivestre se ha pasado las últimas 48 horas más tiempo en la carretera que en una piscina a pesar de que disputó en un mismo fin de semana hasta dos partidos. El sábado bien pronto, el primer equipo del CDW Navarra salía de Pamplona con destino Barcelona donde se enfrentarían a partir de las 18.00 horas al CN Catalunya en un partido a cara de perro correspondiente a la lucha por la permanencia en la Liga PREMAAT de División de Honor. En concreto fueron las habituales seis horas y media -con parada para comer en Lérida, incluida- que separan una ciudad de la otra.

Algo que parece no haber afectado a los chicos de Silvestre si tenemos en cuenta el partidazo realizado en la Sant Jordi ante los de Tato García. A lo mejor fue la costumbre o quizás las ganas con la que salieron al ruedo, pero el Navarra consiguió sus primeros tres puntos logrando un balón de oxígeno clave y más si tenemos en cuenta que éste era el cuarto partido en 30 metros de la temporada incluyendo los entrenamientos e incluso el partido de la primera jornada ante el CN Sabadell en Amaya. “Sacamos ventaja de la profundidad de banquillo, descubriendo a los nuevos jugadores y encajando pieza, aunque creo que hay margen de mejora“.

Durante su camino hacia Barcelona para jugar ante el ‘Cata’, la plantilla del CDW Navarra paró en Lérida para comer / M.S.

Justo después del partido y con la adrenalina disparada, Silvestre cogió un coche de alquiler junto a Vicenç Sousa y Martin Chocarro -los dos jugarán en ambos equipos los primeros tres partidos de Liga- y puso rumbo a Castellón donde le esperaba el filial del Navarra que tras salir a las 5 de la mañana del domingo desde Pamplona en autobús tenían que enfrentarse a partir de las 12.15 horas con el CW Castelló. Los tres viajeros hicieron noche en la localidad valenciana de Alcoceber en casa de unos conocidos para por la mañana continuar el camino y llegar en hora a un partido que vino a ser la mala noticia del fin de semana para la familia navarra: la contundente derrota ante los de Jorge Botello por 12-1.

En total, Silvestre recorrió en menos de 48 horas más de 1.300 kilómetros

El partido de Castellon fue un desastre. lo asemejo un poco al del primer equipo contra el CN Sabadell, con todos los elementos negativos que se pueden dar en el juego metidos en una lavadora con la puerta abierta. Son muy jóvenes y sabemos que en casa daremos guerra, y también son lecciones que les harán madurar. Así que a seguir, nada que reprochar“, explica con franqueza un entrenador que regresó -también por carretera- a tierras navarras con una sensación agridulce y sabiendo que más pronto que tarde tendrá que pasar por lo mismo. “No somos los únicos; hay muchos equipos en nuestra misma situación o peor. La diferencia es que en División de Honor hay nueve equipos que van en ‘metro en cinco minutos’. En las otras divisiones lo sufrimos todos“, sentencia.

twitter-bird@etoster

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger