Un viaje por todos los éxitos españoles en Europa

El CN Sabadell se suma al selecto clubes españoles que han representado a todo un país en la mejor competición del Mundo; este es un análisis de cómo han sido las participaciones de nuestros equipos desde 1964

Este miércoles, CN Atlètic Barceloneta y CN Sabadell debutan en casa ante el Olimpiacos griego y el Szoinki húngaro en la edición 2017-18 de la LEN Champions League, a la que por primera vez en su historia acceden los sabadellenses de Chava Gómez, en su fase de liguilla, mientras los del “bacallà” se han convertido en un asiduo a la misma y un rival considerado entre los destinados a estar en la Final Eight en Génova, por un prestigio logrado temporada tras temporada con presencia en los modelos final four y final six, con título europeo conseguido en les piscinas Picornell que le convirtió en el tercer equipo estatal en conseguirlo tras el CN Barcelona y el CN Catalunya.

Tener a dos equipos entre los 16 tops indica el potencial de nuestro waterpolo, solo Hungría con tres equipos, supera el cupo de la Liga española, con dos clubs están también las ligas de Italia, Alemania y Serbia. El objetivo de ambos es estar en la final a ocho que acogerá la ciudad de Génova, sede del histórico y potente Pro Recco, todo un reto para ambos sietes.

“La competición que nació como Copa de Europa de clubs -campeones de Liga- había tenido siempre representación de nuestra liga”

Hasta llegar a este momento, la competición que nació como Copa de Europa de clubs -campeones de Liga- había tenido siempre representación de nuestra liga. Así en el año 1964, la primera edición el representante fue el CN Barcelona, que monopolizó la presencia, de acuerdo con su dominio en nuestra Liga o Campeonato de España. Las buenas actuaciones les permitía llegar a cuartos de final o semifinales, en distintos modelos de competición, aún muy alejados del sistema liga que se conoce en la actualidad, relativamente reciente.

La gesta del CN Montjuic

Los partidos se jugaban en la vieja piscina de la Escollera y ya se retransmitían por televisión. En 1970 fue el CN Barceloneta el club que metió la cabeza en la gran competición europea de clubes. En aquellos tiempos el factor campo tenía un peso importante. Los desplazamientos eran un lastre y el arbitraje único aseguraba que el de casa no saliera perjudicado. Cenebistas y marineros alternaron las participaciones con resultados parecidos hasta que en el año 1976 aparece un nuevo actor, el CN Montjuïc que enlazó cuatro participaciones consecutivas, en las dos primeras pagando el estreno quedando eliminados en la fase preliminar pero el año 1978, jugando la fase final en la monumental piscina de Sant Jordi, consiguieron la proeza de tutear a los grandes de Europa y superarlos, su subcampeonato fue realmente heroico en aquel momento, el equipo lo formaban Salvador Franch, Pere Robert, Jaume Fité, Jaume Puig, Jordi Alonso, Gabriel Villarubia, Juan Sans, Carlos Martínez, José Antonio Martínez, José Gasch, Enric Bertrán y José Antonio Esteve.

Ellos fueron capaces de demostrar que era posible vencer a lo que parecían gigantes invencibles. Ellos abrieron el camino de la mano de un extraordinario Joan Sans -aún le recuerdo jugando lesionado- o con jugadores que han seguido en el waterpolo como directivos comprometidos como Enric Bertrán, presidente de la FCN y vicepresidente de la RFEN o Pere Robert, vicepresidente deportiva de FCN y RFEN.

El primer título español

Con el camino abierto, el CN Barcelona volvió a la carga y en 1981, por fin, se conseguía el primer título que consagraba a un equipo estatal como el mejor del continente. Con un equipo compuesto por, Salvador Franch en la portería, que ya había conseguido el subcampeonato con el CN MontjuÏc, Joan Marimón, Diego Ódena, Manuel Estiarte, Jordi Carmona, Juan Jané, Frederic Sabrià. Miguel Chillida, Joaquín Barceló, Ernesto González, Ignacio Lobera, Toni Aguilar y Leandro Ribera Jr.

En 1976 -coincidiendo con el título de campeón de España- el CN Montjuic aparecía en el panorama internacional para acompañar a CNB en la aventura europea / V.K.

Este mismo equipo consiguió en esta temporada la Supercopa de Europa. Un equipo en que se acumularon nombres míticos de nuestro deporte y que tuvo un conductor que marcó una época en el waterpolo, Kalman Markovitz, el campeón olímpico húngaro, deseado como técnico durante muchas temporadas por las directivas del club decano , llegó a Barcelona después de su estancia como seleccionador de México. Su estancia en tierra azteca provocó el dominio del castellano y que su adaptación al CN Barcelona fuera fácil.

La influencia de Markovitz

Su sabiduría le hizo sacar el máximo provecho de un gran equipo con auténticos símbolos del waterpolo. Joan Jané, en mi opinión un predestinado para estar en los grandes momentos de nuestro deporte, fue “rescatado” de su exitoso paso por el CN Helios zaragozano como técnico y jugador, y de la mano del técnico magiar, reubicado en el siete dio el plus necesario para que sus compañeros rindiesen al darles una impagable confianza. El otro mítico era Manel Estiarte que con 19 años, recién llegado de su CN Manresa, demostraba que era un punto y aparte en el concepto del waterpolo, un avanzado. Su jugada de contra ataque en la supercopa de Europa, saliendo de la expulsión y marcando un gol después de un autentico “coast to coast” excepcional.

“Ramón Geli encabezó un constante proyecto deportivo en CN Catalunya”

Los decanos y CN Montjuïc siguieron siendo los representantes hasta que el año 1988 llegó el CN Catalunya, del que era su técnico, un solo gol de diferencia en la final ante el Spandau alemán nos privó de conseguir el título en el estreno en la máxima competición continental. Era un equipo formado por Jesús Rollán, Sergi Pedrerol, Josep Picó, Jordi Neira, José Antonio Rodríguez, Oscar Rodríguez, Sergi Pallarés, Jesús Cabrera, Toni Aguilar, Josep Montero, Francesc Granada, Seri Ureña y Pedro Gracia. Con la excepción de la temporada 91-92 en que volvió el CN Barcelona, los gracienses siguieron luchando por el sueño que encabezaba su presidente Ramón Geli.

“La Recopa de Europa en el año 1992 fue una de las grandes gestas”

El segundo subcampeonato del año 94, con un equipo formado por Jesús Rollán, Quim Serracanta, Josep Picó, Jordi Neira, Gaby Hernández, Igor Gocanin, Jordi Payà, Francisco Javier García, José María Abarca, Salvador Gómez, Luis Miguel Suarez, Sergi Pedrerol, Sergi Amador, Víctor Ramos y Xavier García. Un año después, con el mejor boya del mundo en sus filas, Igor Milanovic, lo consiguió. El sueño de llegar a la cima del waterpolo europeo se convirtió en realidad. El entrenador en aquella temporada exitosa era Dragan Andric, serbio que había jugado a las órdenes de Rudic, campeón olímpico con Yugoeslavia, y a las mías en el mismo CN Catalunya.

La Recopa de Europa de 92

Con él en el agua y con Manel Estiarte el club de Gracia había sido el primero estatal en conseguir la Recopa de Europa el año 1992 y la Súper Copa. La final, a ida y vuelta tuvo dos partidos igualadísimos ante el al Ujpest TE de Budapest (HUN), se consiguió ganar en la ida, en Barcelona, por 7-6, quedaba lo más difícil aguantar el verdadero infierno en que se convierten los centros acuáticos húngaros, con un público enfervorizado, como el del futbol. Pero a pesar de pasar momentos de dificultad, ajenos a ambiente externo volvieron a ganar, 7-8. Por fin la Copa de Europa volvía a Barcelona. Justo premio a un gran equipo y a todo un símbolo de nuestro waterpolo Jesús Rollan.

Esta es la plantilla del CN Catalunya entrenado por Gaspar Ventura -y con Manel Estiarte como líder en el agua- que consiguió en el año 1992 el título de campeón de la Recopa de Europa / V.K.

También consiguieron la Súper Copa Europea, su segunda, también ante un equipo húngaro, el Vasas de Budapest. Era un equipo formado por nombres de leyenda, con el ya nombrado Jesús, Jordi Payá, Jordi Neira, Pedro ‘Toto’ García, Sergi Pedrerol, o los foráneos Igor Milanovic o Igor Gocanin, excepcionales waterpolistas y que dejaron el listón altísimo bien secundados por Francesc X. García, Oscar Arévalo, Ramón Rosell, Xavier García, Josep Mª Abarca, Albert Estruga, Carles Ollé, Joaquim Serracanta, Oriol García, Eduard Montero, Raúl Navarro o Víctor Ramos, todos ellos historia del waterpolo junto a los entrenadores Dragan Andric y Josep A. Montero, ex jugadores del club.

La aparición del CNAB

El CN Catalunya siguió un proceso de espera, de relevo en busca de un club que tuviera la ambición de conseguir llegar a la cima del waterpolo internacional y este fue el CN Atlètic Barceloneta. Con un crecimiento espectacular como entidad desde la concesión de las nuevas instalaciones y una apuesta por el waterpolo como especialidad deportiva de competición del club, tras una continua mejora en el equipo y las clasificaciones consiguió de la mano de Santi Fernández llegar a la final four y a un tercer lugar.

En el año 2015, el CN Atlétic Barceloneta -con los hermanos Martín- al frente lograron poner de nuevo a España entre los mejores del continente al lograr la Copa de Europa en la Picornell / V.K.

El potencial de los equipos participantes parecía hacer inviable la consecución del título. Pero la apuesta de la entidad que preside Julián García, no dio su brazo a torcer. Organizando una final four en la olímpica de MontjuÏc en que la lluvia fue protagonista. La apuesta era clara y no tenia vuelta atrás. Pasaron las temporadas y por fin, con el marco inigualable de las piscinas Bernat Picornell repletas, una organización óptima y un sistema de competición que ponía muy cuesta arriba el titulo el 31 de mayo del 2014 levantaron la Copa como mejor equipo de Europa.

“En este periodo el liderazgo del potentísimo, tanto deportiva como económicamente Pro Recco, intento asociaciones de clubs paralelas a la LEN para organizar la competición”

Habían tenido que eliminar a dos equipos antes de llegar a una final en la que se enfrentaron a un Radnicki serbio, sorprendentemente en la final, puesto que por la otra línea el favorito el Pro Recco era eliminado en semifinales. El equipo dirigido por un tándem de la casa, Chus y David Martín, se impusieron jugando un waterpolo moderno y espectacular. El equipo desarrolló un juego brillante que entusiasmo a un público tan entregado como en momentos incrédulo. No fue un milagro. Fue el premio a un trabajo bien planeado, sin dudas, superando todas las dificultades que se encontraron por el camino. Año tras año para llegar a celebrar un hito del deporte. En la grada Alfons Cánovas , presidente de honor de la entidad marinera, con más de 90 años se abrazaba a unos y otros. Los jugadores que años habían rota la hegemonía del CN Barcelona vivían emocionados como su gesta quedaba ya en segundo lugar con alegría entre abrazos.

El cambio de formato

Cabe recordar que no fue hasta el año 1996 en que la competición se modernizó y adquirió el formato de Liga, el potencial del waterpolo lo requería y desde la LEN y de acuerdo con los clubes más potentes del continente se inició el camino hacia la competición actual. Las exigencias de TV, piscinas adecuadas y mil detalles para hacer grande el waterpolo de clubs estaban servidas. El camino emprendido era el indicado. En este periodo el liderazgo del potentísimo, tanto deportiva como económicamente Pro Recco, intento asociaciones de clubs paralelas a la LEN para organizar la competición.

Ello contribuyo a consolidar la actual competición en continuo crecimiento. Su estructura, con plaza para el organizador de la final o poder adquirir los derechos de participación, o el modelo de final tan exitoso como la final siz, veremos el resultado del propuesto para la temporada actual con una final a ocho. Pero todo ello significa una continua modernización del waterpolo para conseguir el reconocimiento en el ámbito de los medios de comunicación y así, de esponsorización, consiguiendo de esta manera público, seguimiento y poder invertir en los equipos y su mejora.

twitter-bird@GasparVenturaM

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger