Embarque a lo desconocido

"Como bien sabéis, en 2020 se juegan los Juegos Olímpicos en Tokio y China no quiere desaprovechar la dulce ocasión de arrasar, como ya hizo en Pekín 2008", reconoce el internacional Albert Español en su sección 'Diario Chino'

Esta temporada me espera una experiencia muy singular. Después de disputar el Campeonato del Mundo de Budapest 2017 con la Selección Española y militar en las filas del Olympiacos griego me embarco en un nuevo proyecto: entrenar con el Equipo Nacional Chino durante toda la temporada 2017/2018. Pero, ¿cómo es eso de que me voy con China?

La primera pregunta que me hace todo el mundo cuando me ve es: “¿Qué tal por China?”. La segunda: “¿¡No es muy raro que juegues con la selección China!?” No, ni me voy a China durante un año ni me nacionalizo chino. Es todo algo más complejo, ¡os lo cuento en tres minutos!

China y Japón mantienen una rivalidad milenaria. Considerando la antigüedad de ambas culturas, probablemente sea una de las más primitivas del planeta. Como bien sabéis, en 2020 se juegan los Juegos Olímpicos en Tokio y China no quiere desaprovechar la dulce ocasión de arrasar, como ya hizo en Pekín 2008, en tan suculento escenario. Es por ello que han proyectado un ambicioso plan a nivel estatal para obtener el máximo número de medallas posibles ambientados en decorado japonés. En 2020 se juegan los Juegos Olímpicos en Tokio y China no quiere desaprovechar la dulce ocasión de arrasar, como ya hizo en Pekín 2008, en tan suculento escenario.

Con la mirada en Tokyo 2020

En waterpolo están lejos de conseguir una medalla olímpica y por debajo de su histórico rival, así que han decidido hacer un curso acelerado. La idea es intentar mejorar rápidamente para estar a la altura de los nipones. Para conseguirlo han concebido un plan un tanto especial.

“Peter Porobic y su equipo es el encargado de ponerse al frente de este ambicioso proyecto deportivo”

En primer lugar, trasladar a toda la Selección Nacional China a la cuna del waterpolo, Europa, durante meses. Aquí podrán entrenar y jugar contra los mejores combinados del mundo. En segundo lugar, contratar a técnicos de primer nivel. Los elegidos han sido Petar Porobic y su equipo, exentrenadores de la superpotencia mundial Serbia y Montenegro. Por último, fichar a jugadores extranjeros que ayuden a los chinos a progresar, puedan enseñarles en persona día a día y sirvan de ejemplo para ellos. ¡Aquí es donde entro yo! Durante 8 meses formaré parte del conjunto y me embarcaré en su ruta itinerante que me llevará a lugares tan diversos como Grecia, China, Montenegro, Irán, Japón o España.

Los técnicos elegidos han sido Petar Porobic y su equipo, exentrenadores de la superpotencia mundial Serbia y Montenegro. Así pues, seguiré jugando con la Selección Española mientras se requiera mi presencia. De hecho, es mi prioridad. El verano que viene se disputa el Campeonato de Europa en Barcelona a finales de julio. Jugar en casa es una oportunidad única para dar nuestro máximo e intentar estar entre los mejores del continente (y por ende del mundo). Tenemos muchas ganas e ilusión puestas en esta competición, no solo por el hecho de jugar en casa, sino también para demostrar que el mal resultado obtenido en el pasado Mundial de Budapest 2017 no hizo justicia a un grupo que se acababa de renovar y contaba con muchas caras nuevas, pero que tiene calidad y un amplio margen de mejora.

“Este año aspiramos con el CNAB a clasificarnos para la Final Eigth”

Para acabar de redondear la peripecia chino-española, he llegado a un acuerdo con el C.N. Atlètic Barceloneta para militar en sus filas. Mi día a día será con los asiáticos, pero podré disputar cualquier partido oficial con el club marinero. Mi presencia se materializaría en caso de que algún jugador sufriera una lesión o sanción, o si en algún momento concreto fuera conveniente mi aportación. Conozco perfectamente a todos los jugadores, la mayoría son compañeros de Selección y amigos míos, así como a los entrenadores, con lo que incorporarme al equipo rápidamente y jugar con ellos sería fácil y fluido. El Atlètic-Barceloneta es el club que me ha visto crecer, donde empecé a jugar a waterpolo a los 10 años. Con él que ganado multitud de títulos estatales y la codiciada Champions League, un sueño que hicimos realidad en Barcelona en el 2014. Este año aspiramos a clasificarnos para la Final 8 de la máxima competición continental. Una vez allí lucharíamos con fe y ambición por la victoria.

Con el CNAB en lisa

Esta experiencia me permitirá aprender de la prestigiosa escuela yugoslava sin renunciar a jugar con la Selección Española y con la posibilidad de formar parte del C.N. Atlètic-Barceloneta. La experiencia será única. A nivel personal permitirá sumergirme en una cultura lejana y desconocida, totalmente distinta a la nuestra; y conocer desde dentro China, un país infinito con tradiciones milenarias.

A nivel deportivo, sin duda el aspecto más importante, recibiré estímulos totalmente nuevos, tendré que asumir un rol de liderazgo muy especial y podré aprender de un prestigioso entrenador. Este último aspecto ha sido decisivo a la hora de decantarme por esta posibilidad. Hasta el día de hoy he estado bajo las directrices de grandes entrenadores españoles, italianos y griegos. Poder aprender de un montenegrino y de la famosa escuela yugoslava será sin duda muy enriquecedor para mí. Todo ello combinado con la Selección Española y el C.N. Atlètic-Barceloneta, ¡no puedo pedir más! ¡A ver qué me espera, ya os contaré qué tal son los chinos!

twitter-bird@AlbertEspanol

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger