Ana Copado: “Se me hace raro estar fuera del agua”

La que fuera hasta la pasada temporada portera del CN Terrassa -e internacional con España hasta Barcelona 2013- relata en WATERPOLISTA.com su experiencia en los banquillos: entrena a la sección femenina del CN Granollers

Durante los últimos años, Ana Copado fue la mama de la Liga. Bajo los tres palos del CN Terrassa, la portera nacida deportivamente bajo el arropo del CN Rubí vivió algunos de sus mejores años como deportista. Aburrida de la natación, Copado se dejó llevar por las pasiones de sus hermanos, que antes que ella ya jugaron a waterpolo. Con el tiempo, la catalana se fue reivindicando poco a poco y ganándose un lugar infranqueable en la portería de la selección española. En sus inicios en el equipo nacional, las ayudas eran simples dietas en función de los días de permanencia en la concentración. Por aquel entonces no había plan ADO, puesto que no fue hasta el Mundial de 2003 cuando se logró meritoriamente entrar dentro del programa olímpico.

“Soy muy novata, pero tengo muy claro que tengo mucho que aprender y que, por suerte, he tenido grandes entrenadores que me servirán de ejemplo en el camino”

En aquel Campeonato Ana no estuvo, puesto que aunque si estuvo concentrada se quedó fuera de las trece convocadas. Sin embargo, años después el buen hacer, la predisposición y sobretodo el espíritu guerrero que tanto le caracteriza dentro y fuera de las piletas hizo que se ganara la confianza de Miki Oca para formar parte de dos de los principales éxitos de la selección española. Hablo, como no, de Londres 2012. A los 37 años, Copado decidió colgar el gorro para a partir de entonces buscar nuevos retos. Y vaya si los ha encontrado. Desde el pasado verano se encarga de la sección femenina del CN Granollers donde -según reconoce en esta entrevista- esperareconvertirse en entrenadora“.

– ¿Qué es de Ana Copado?
“Pues muy bien, afrontando el nuevo reto de reconvertirme en entrenadora, estoy llevando los equipos femeninos del Club Natació Granollers, tanto categoría cadete como absoluta, con muchas ganas de aprender y seguir disfrutando del waterpolo”.

– A estas alturas, ¿echas ya de menos estar debajo de los tres palos?
“Muchísimo, al fin y al cabo han sido 23 años de mi vida en una portería, disfrutando de una pasión que me ha dado mucho y creo que es inevitable. Echo de menos esa sensación al parar un balón que solo los locos de los porteros entendemos y los nervios de la competición entre otras cosas. Afortunadamente, al seguir dedicándole tanto tiempo, aunque sea desde otro punto de vista, tengo poco margen para pensar en ello y creo que esto hace que lo lleve mejor, de todas maneras, de vez en cuando me tiro al agua con mis chicas para quitarme el mono de portería”.

– ¿Qué se hace más raro cuando uno decide colgar el gorro?

“En mi caso, se me hace muy raro estar en una piscina fuera del agua, cambiar el bañador por las chanclas, dar indicaciones en lugar de recibirlas, de hecho, aún sigo haciendo la mochila como si fuera yo a entrenar. Por otro lado, se hace duro ver a tus excompañeras desde la grada al principio y después de tantos años dentro de un vestuario no tener esos momentos de equipo en los que no entra un entrenador, evidentemente ahora formo parte de uno, sí, pero el rol es diferente y esa parte es para ellas”.

– ¿Cómo es la Ana Copado entrenadora?
“Pues eso quizás deberías preguntárselo a mis jugadoras [risas]. Creo que es pronto para saberlo, soy muy novata, pero tengo muy claro que tengo mucho que aprender y que, por suerte, he tenido grandes entrenadores que me servirán de ejemplo en el camino. De momento estoy centrada en formarme y trabajar muy duro para poder transmitirles a las chicas mi manera de entender este deporte y para estar a la altura de la confianza que el club me ha dado”.

– ¿Qué valores intentas inculcar a las jugadoras?
“Compromiso, implicación, humildad y mucho trabajo. Yo vengo de la cultura del esfuerzo, del que nadie te regala nada, que si quieres conseguir algo te lo tienes que currar, quiero que ellas entiendan eso y se impliquen, creo que es imposible cumplir objetivos si no existe compromiso con el equipo”.

– ¿Hasta dónde te ves entrenando?
“Esto el tiempo lo dirá, evidentemente me gustaría llegar a ser entrenadora de división de honor, acabo de empezar y el recorrido es largo, pero lo que sé es que el proyecto del CN Granollers me ilusiona y es el objetivo que tengo en mente ahora mismo, así que me gustaría que llegáramos a cumplir ese sueño”.

twitter-bird@etoster

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger