Escuela de Waterpolo de Zaragoza, cansada de las promesas vacías

El club aragonés, que vive un buen momento a nivel deportivo y económico, exige poder contar con unas instalaciones en las condiciones tal y como desvela en esta entrevista en WATERPOLISTA.com su entrenador, Fran Orizo

Tajante: “¡Piscina de 50 ya!”. Es la reivindicación del entrenador de la Escuela de Waterpolo de Zaragoza, Fran Orizo, que cansado de las promesas incumplidas por parte de los políticos, exige una solución para que los equipos de la ciudad aragonesa puedan contar con unas instalaciones públicas en condiciones. Algo con lo que contaban hace cinco años, cuando el CN Helios estaba en División de Honor, el senior femenino de su club participaba en competición europea y el masculino en Segunda División. Ahora, dependen del esfuerzo realizado por el parque de bomberos, que les cede su piscina y les da todas las facilidades para poder disfrutar del waterpolo.

105 federados, 65 participantes en las escuelas, y 21 estudiantes que se inician en el waterpolo

La falta de infraestructuras es de los pocos aspectos negativos de un conjunto que se desvive por poder ofrecer a sus deportistas y al resto de la comunidad las mejores condiciones para poder entrenar. En cuanto a los positivos, encontramos los correspondientes al ámbito económico y al deportivo. Económicamente, según Orizo, aunque obviamente todo pueda cambiar, la situación es correcta: “Deberíamos mejorar para poder lograr algún sponsor que nos hiciese construir una estructura más fuerte, pero estamos bien”. En lo que al deportivo se refiere, el técnico cree que la Escuela de Waterpolo Zaragoza, que cuenta con casi 200 integrantes, vive un momento excelente. Al equipo de División de Honor, se unen 105 jugadores federados, 65 participantes en las escuelas deportivas y, tras un convenio con la universidad, 21 estudiantes que se inician en la práctica de la disciplina.

El conjunto maño que se ha ganado en los últimos años el respeto en la Liga Iberdrola de División de Honor Femenina reclama un mayor compromiso institucional / F.O.

El buen trabajo realizado durante los trece años que lleva en la élite, desde que lograron el ascenso en la temporada 2004-2005, ha permitido al humilde club convertirse en todo un referente. A pesar de encontrarse en una comunidad como Aragón, que no cuenta con piscinas públicas, y ser la única entidad de Zaragoza con equipo femenino de waterpolo, ha jugado competiciones europeas en dos ocasiones. Todo un milagro según Fran Orizo, quien asegura que el secreto es la tremenda ilusión de las chicas, el hecho de contar con una directiva que trabaja a diario para seguir creciendo y unos entrenadores de base espectaculares.

Un inicio sorprendente

El objetivo inicial del conjunto maño era sumar 12 puntos que situasen a tiro la permanencia. De momento, todo va sobre ruedas. En este comienzo complicado de campaña, en el que se han enfrentado a equipos como el Sant Feliu, Terrassa, Sabadell y Rubí, las aragonesas han cumplido los pronósticos y han ofrecido un gran rendimiento, sumando en todos los partidos que tenían marcados y compitiendo contra rivales que estaban a otro nivel.

El equipo, con una inspirada Inmaculada Bello -MVP de la jornada-, una de las tres mejores porteras españolas según el entrenador, bajo los palos, se ha amoldado a un juego mucho más dinámico y éste, tras un periodo de cambios radicales, parece comenzar a dar resultados. “Esto no ha hecho más que empezar”, afirma Orizo, quien explica que, a pesar de no ser su meta principal, entrar en la copa, competición que define como fantástica, sería una gran noticia para una Escuela de Waterpolo de Zaragoza que no se rendirá nunca a pesar de los obstáculos que pueda encontrarse por el camino.

twitter-bird@nicolasarlanzon

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger