Ona Meseguer o cómo llevar a cabo un sueño

Ona Meseguer y Desirée Fajardo son las promotoras de la primera Liga máster femenina en Cataluña con que pretenden ser un punto de encuentro para todas aquellas amantes del waterpolo que de una u otra manera han sido jugadoras

Un punto de encuentro lleno de risas y buen rollo para las amantes del waterpolo y un referente para todas aquellas que por estudios, trabajo o vida familiar han tenido que dejar de lado su pasión. Esto es en lo que pretende convertirse, según sus promotoras, Ona Messeguer y Desirée Fajardo, la Liga Master Femenina que dio comienzo el pasado 27 de octubre en las instalaciones del CN Montjuic.

Siempre que hacíamos cenas con excompañeras salía la idea de volver a jugar juntas y rememorar los buenos momentos”, recuerda Messeguer, quien explica que el proyecto, que empezó a mover nada más colgar el gorro, surgió a partir de la voluntad de muchas exjugadoras de volver a practicar su disciplina favorita sin hacerlo de forma competitiva y sin la necesidad de entrenar. Por su parte, Fajardo considera que, aparte de permitirles disfrutar del deporte una vez abandonada la élite, esta competición les da la oportunidad de jugar de nuevo con sus amigas y, además, con jugadoras que tenían como referentes, como la generación que hizo que la selección española comenzase a despuntar en el Mundial de Barcelona de 2003.

Colaboración institucional

La Federación Catalana mostró su total respaldo a la iniciativa desde el inicio

Como toda iniciativa, ésta no habría sido posible sin la colaboración de diferentes organismos. Entre ellos, la Federación Catalana de Natación, que les abrió las puertas para que pudieran llevarla a cabo y les ayudaron a solucionar los problemas técnicos, y la empresa Turbo, que les facilitó el material (gorros y balones) para poder hacer realidad su deseo. No hay que olvidar el importante papel del CN Montjuic, con el que llegaron a un acuerdo para poder alquilar la piscina. “Su ubicación y el acceso en coche eran muy importantes para que las jugadoras de alrededor de Barcelona pudieran llegar sin dificultad”, comenta la exintegrante del CN Mataró.

Antes de dar el pistoletazo de salida tuvieron que decidir con qué formato contaba esta Liga Master, en la que utilizan las mismas reglas que en la masculina: “Cuatro tiempos de diez minutos a tiempo corrido y tres expulsiones por jugadora”. Al no ser suficientes mujeres para crear diversos equipos, tomaron la decisión de dividirse aleatoriamente en dos equipos (A-blanco y B- azul) y jugar todas contra todas. “Es una forma de poder interactuar entre nosotras. Al final se trata de pasarlo bien y disfrutar”, afirman las exjugadoras.

“No me acordaba lo que era tirarse al agua fría en bañador”, dice Fajardo

Esto último es lo que hicieron el pasado 27 de octubre. “Fue muy emocionante”, destaca Messeguer, quien explica que antes de disputar el encuentro, quedaron en el bar para conocerse mejor, ya que, a pesar de que algunas habían compartido club en algún momento de sus carreras, otras simplemente se conocían de vista. Además, esto les permitió poner cara a nombres históricos, waterpolistas que compartieron esta esperada jornada, que, según Fajardo también les hizo recordar otros gajes del oficio: “No me acordaba de lo que era tirarse al agua fría en bañador”.

twitter-bird@nicolasarlanzon

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger