El cloro, la kryptonita de los jugadores del CN Jaén

Varios integrantes de la entidad andaluza cuentan en WATERPOLISTA.com cómo es salir tras los partidos disputados en la Salobreja con "los ojos rojos e hinchados, algunos incluso, sin poder abrirlos debido a que les escocían mucho"

Es bien sabido que una de las tantas kryptonitas de un jugador de waterpolo es el cloro. Al jugar -y en muchas ocasiones al entrenar- sin gafas de natación, los ojos deben soportar el picor y el escozor. Es muy habitual salir de entrenar, y tener los ojos rojos a más no poder. Y es que no podemos evitar abrir los ojos debajo del agua a lo largo de un encuentro. La intensidad del picor depende del tipo de cloro pero también del buen o mal uso que se haga de el, puesto que al fin y al cabo es un elemento químico con propiedades antisépticas que resulta imprescindible para mantener el agua de las piscinas limpia y protegida de las infecciones. Por sus fuertes propiedades desinfectantes y decolorantes puede provocar irritación en los ojos, en la piel y hasta en las propias vías respiratorias.

“Lo que no queremos es tener que dejar de jugar al waterpolo para que no se vea afectada nuestra salud, por eso seguiremos reclamando y haciendo lo posible para que mejore nuestra situación”, nos aseguran jugadores del Club

Tal y como explica el oftalmólogo Andrés Picó, “una piscina debe estar correctamente aireada ya que cuando el aire circula disminuyen las molestias provocadas por la acción del cloro, como el escozor en los ojos, sobre todo en casos de las personas con los tejidos conjuntivos y la piel muy sensibles“. En muchas instalaciones del país esta circunstancia es una simple utopía. Y si a esto le sumas un mal uso de los productor químicos, la mezcla puede traer consecuencias.

Aunque no es el único lugar en el que ocurre, si es cierto que los jugador del Waterpolo Jaén han visto en las últimas semanas como un problema que viene de atrás -nos hablan de como unos dos años- se ha agravado, puesto que muchos de los integrantes de la entidad andaluza acabaron el partido celebrado en la piscina de la Salobreja del pasado sábado con “los ojos rojos e hinchados, algunos incluso, sin poder abrirlos debido a que les escocían mucho“. Alguno que otro tuvo que incluso acudir al servicio de urgencias, donde tras una exploración el facultativo comprobó como existía “una intensa hiperemia conjuntival con lagrimeo“, diagnosticando “una conjuntivitis aguda“.

Los niveles, correctos

Esto, además de ser perjudicial para nuestra salud, da muy mala imagen a los equipos que vienen a jugar a Jaén, ya que terminan igual que nosotros y es peligroso para el viaje de vuelta“, aseguran a WATERPOLISTA.com algunos miembros del Club que por otro lado destacan que lo que no quieren “es tener que dejar de jugar al waterpolo para que no se vea afectada nuestra salud, por eso seguiremos reclamando y haciendo lo posible para que mejore nuestra situación“.

Por el momento, el concejal de deportes de la ciudad se citó en la instalación con los afectados durante un programa de Andalucía Directo donde se trato el tema en cuestión. Se hicieron una serie de pruebas y comprobaron que los niveles de cloro estaban bien, aunque desde el entorno del equipo consideran que “puede ser que el problema del cloro no sea por los niveles, pero si por el tipo u otra razón que junto al cloro nos provoque las molestias“.

twitter-bird@etoster

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger