El porqué ésta NCAA es especial para Irving, Roelse y Farmer

Este tercer título de NCAA en los últimos cuatro años de UCLA tiene una gran relevancia para tres jugadores que ponte punto y final como 'bruins'

El UCLA acabó ganando la NCAA masculino por tercera vez en los últimos cuatro años. Pero antes del inicio de temporada, muchos creían que iba a ser una temporada de crecimiento debido al hecho de que se habían marchado nueve Bruins tras 2016, seis de ellos clave en las dos conquistas nacionales anteriores. En el sondeo de la pretemporada, fueron elegidos cuartos de la conferencia MPSF, por detrás de USC, Cal y Stanford.

Al final fue un grupo de jugadores jóvenes con pocas experiencias mezclado con unos veteranos que llegaron al campeonato como primer clasificado y alzaron el trofeo NCAA, ganando por 5-7 al anfitrión USC que dependía de ocho veteranos disputando sus últimas temporadas en el equipo.

Los veteranos y su liderazgo

Eran tres jugadores jugando su cuarta y última temporada defendiendo los gorros azules que fueron importantes a lo largo de la temporada: el atacante Max Irving, el defensor Alex Roelse y el boya Matt Farmer. Sabían qué es disputar una gran final NCAA después de haberla ganando en 2014 y 2015, también ante USC. Roelse disputó los Juegos Olímpicos de 2016 e Irving jugó con su combinado nacional en Budapest el Mundial del verano pasado.



Su veteranía y liderazgo, la paciencia y sabiduría en los momentos claves, al final le empujó a su equipo a coronarse como campeón nacional. Roelse marcó el 2-3. Farmer el 3-3. Irving el 4-4. Y otra vez Farmer el 6-5 que dio la victoria.

Las nuevas incorporaciones

Habían seis incorporaciones nuevas, no todos de primer año pero sí disputando su primera temporada contando con muchos minutos. Son: Alex Wolf, Nicolas Saveljic, Chase Travisano, Quinten Osborne, Evan Rosenfeld y James Vlachonassios. El portero Wolf jugaba por primera vez como titular y en la final cumplió con 10 paradas, un gol que maquilló el resultado, y el premio MVP del campeonato. Paró en los momentos claves.

El montenegrino Saveljic acabó siendo máximo goleador del equipo con 45 goles, cinco más de Irving. El zurdo Travisano fue quinto con 26 dianas. El boya Osborne perforó la red para el 1-2 en la gran final. Además de marcar goles, tenían que aprender a defender al nivel NCAA. En las plantillas de los grandes equipos militan jugadores con experiencia internacional.



Justo cuando todos pensaban que la juventud no podía triunfar la NCAA, el bloque joven de UCLA, con un aliño de veteranía, dio un recital a los demás. Como dijo Adam Krikorian, el seleccionador femenino de Estados Unidos y exentrenador de UCLA, hay que destacar al entrenador actual Adam Wright y el trabajo duro con un ojo para los detalles. Aunque ahora se marchen Irving, Roelse y Farmer, a ver si los demás dudan a los Bruins y su poder otra vez.

twitter-bird@D_Harg

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger