Los métodos de Oriol Molero, al descubierto

El técnico del CN Vallirana destaca por sus novedosos métodos de trabajo, con los que intenta inculcar a sus jugadores unos valores que les sean útiles tanto dentro como fuera del agua

Para ser un buen entrenador, se debe ser un buen gestor de grupos, tener conocimientos sobre el deporte en cuestión, ser empático y apasionado, contar con los recursos necesarios y saber adaptarse a las diferentes situaciones que vive un club a lo largo de toda la temporada. Y lo que es más importante, ser capaz de aprender de todas las experiencias para crecer como persona y técnico. Es la opinión de Oriol Molero, quien actualmente se encuentra al frente del equipo femenino absoluto y del Infantil mixto del CN Vallirana.



Molero, que desde que descubrió que el waterpolo iba a ser lo suyo viendo jugar a un amigo de su hermano siempre ha estado vinculado a esta disciplina, se define como una persona que disfruta cada día con lo que hace y que trabaja para conseguir unos objetivos cualitativos poniendo el foco en el camino, que es lo que, según él, lleva a los objetivos cuantitativos. “Con sacrificio y diversión, consigo fidelizar y mejorar el proyecto inicial”, explica el técnico, quien, como cuando se encontraba en activo, centra sus esfuerzos en conseguir ser creativo, constante y disciplinado. En este sentido, el entrenador del CN Vallirana asegura que su voluntad es ayudar a formar a los waterpolistas con unos valores que les puedan servir tanto dentro como fuera de la piscina. Todo ello, a base de cuidar las relaciones personales y las emociones y el estudio de otros deportes y los sistemas de sus compañeros de profesión y psicólogos deportivos.

“Algo estancado”

Si por algo es conocido, es por su novedosa forma de trabajar, que, por cierto, podrán descubrir a partir de ahora en la sección #Frikipolo de esta web. Eso sí, a pesar de que su voluntad, con el máximo rigor posible, es crear métodos de entrenamiento poco habituales, según él, cada vez le cuesta más innovar. “Considero que nuestro deporte está algo estancado”, afirma Molero, quien cree que, aunque se cuente con pocos recursos, siempre se debe ir más allá para que los equipos crezcan. Por ejemplo, hace unos pocos meses, con una cama elástica y la ayuda de un herrero hizo una plataforma de rebote que utiliza para una infinidad de ejercicios.



Curiosa fue también la pretemporada de su equipo, en la que practicaron otros deportes como el Balonmano, el Baloncesto, el Vóley Playa o el Yoga con la finalidad de mejorar la resistencia aeróbica de las jugadoras. Posteriormente, tras hacer trabajo preventivo, trabajaron la fuerza general con ejercicios que, según el técnico, les acercaron a la dirigida y, finalmente, a la específica. “Todo esto generaba una ilusión y un alto aprendizaje en el equipo mientras obteníamos nuestro objetivo final”, comenta el entrenador, quien también graba determinados momentos de los entrenamientos y todos los partidos para después visionar los momentos más significativos.

twitter-bird@nicolasarlanzon

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger