Ramón Rosell tiene la batuta del CW Algeciras

Tras salir de su zona de confort, el técnico catalán comienza a recoger los frutos de su trabajo en el conjunto andaluz que con su llegada a la dirección técnico ha apostado de lleno pro profesionalizar la estructura de la entidad

Salir de la zona de confort implica hacer algo nuevo, algo diferente a lo que estás acostumbrado. Significa tomar la difícil decisión de abandonar la rutina que uno tiene. Incluso abandonar el lugar que te ha visto crecer. Es lo que hizo hace dos temporadas Ramón Rosell, actual director técnico del CW Algeciras, quien, tras más de ocho años trabajando en los banquillos de Cataluña, tomó la decisión de cambiar de aires y de irse a Andalucía.



No le costó encontrar un nuevo proyecto que le llamase la atención. Tras ponerse en contacto con la Federación Andaluza de Natación, vio en el Club Waterpolo Emalgesa Algeciras una gran opción para seguir creciendo. El entendimiento entre las dos partes fue inmediato, así que hizo las maletas y abandonó un Club Natació Premià en el que, a parte de entrenar al equipo absoluto en la Segunda División Nacional, había ejercido de director deportivo. Según el técnico, que tras pasar por un conjunto que estaba en una división nacional y salir de una ciudad como Barcelona ha tenido que afrontar cambios bastante notorios, su adaptación al club andaluz ha sido paulatina. “La verdad es que no ha habido momento para el descanso”, afirma Rossell, quien asegura estar muy a gusto porque desde el primer momento le han hecho sentir como en casa.

Más de 70 jugadores

Las líneas de trabajo del Algeciras, que actualmente cuenta con más de 70 integrantes, son muy claras: trabajar la base y lograr la profesionalización de los jugadores. Para ello, intentan dotarles de valores tan importantes como el esfuerzo o el compromiso, les enseñan a superarse a diario y les inculcan la pasión por el waterpolo. Además, les hacen entender lo que significa la palabra entrenar, el hecho de pertenecer a un conjunto y lo que implica representar a un determinado club. Otro de los objetivos con los que cuenta es conseguir llamar la atención de más jugadoras, ya que actualmente únicamente suponen un 20% del total.

En lo que a la competición se refiere, la meta del conjunto algecireño es entrar en la fase de ascenso a Segunda Nacional y, una vez allí, ver las posibilidades que tienen a corto/medio plazo de dar el salto a la Liga Nacional. En cuanto a las categorías, su voluntad es que algún equipo llegue a los Campeonatos Nacionales y que esto se acabe convirtiendo en algo habitual en un futuro no muy lejano.



El trabajo parece dar sus frutos según el crítico Rosell, que cree que el rendimiento del club desde su llegada ha sido positivo. Especialmente, en las categorías destinadas a la iniciación y al desarrollo (alevín, infantil y cadete), en las que entrar al Top-8 está empezando a ser habitual. “El único pero que puedo poner es la dificultad que tenemos a la hora de continuar el crecimiento en categorías de perfeccionamiento”, asegura el técnico, que concluye afirmando que la oferta de entrenamiento es inferior a la requerida para continuar con un crecimiento correcto.

twitter-bird@nicolasarlanzon

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger