Acupuntura china y manual para europeos

Todos somos distintos, ni todos los europeos somos iguales ni todos los chinos son iguales. En estas lineas escribiré anécdotas y curiosidades personales que me han ocurrido con los chinos con los que convivo cada día, pero no es mi intención generalizar o crear un estereotipo sobre ellos. En cualquier caso algunas historias son bien divertidas

En Europa a mucha gente la acupuntura nos suena un poco como un cuento chino, nunca mejor dicho. En China es una de las técnicas más usadas para tratar a los jugadores. Por lo que he visto, casi todas las lesiones que podamos tener los jugadores son tratadas así. Su eficacia es indudable para ellos. El único que puede practicar acupuntura es el doctor del equipo, el fisioterapeuta no lo tiene permitido. ¡Esto implica que para usar esta técnica tienen que haber estudiado la carrera de medicina durante 10 años! Me hace dudar un poco de los centros que realizan acupuntura en Europa, donde basta un curso para poder hacerlo.

Un día, hablando con el médico, me comentó que había visto hacer acupuntura en Europa. Le pregunté qué le pareció. Muy educado y respetuoso, intentó encontrar palabras amables para decir que no tenía nada que ver con lo que él hacía.

¿Es malo pedir perdón?

¿Alguna vez habéis oído pedir perdón públicamente a un político? ¿Y a vuestro jefe o a un dirigente de una empresa? En nuestra cultura pedir perdón públicamente demuestra debilidad y es visto como una derrota. El que pide perdón se ha equivocado, es criticable e incapaz porque ha reconocido que ha hecho algo mal. Lo mejor es matizar, modificar la versión de los hechos o directamente negar lo que realmente ha sucedido. En China parece ser que no.

El dirigente del equipo; es decir, el que está por encima de todos los jugadores, entrenadores, equipo médico y demás ha pedido perdón públicamente en nuestro grupo de WeChat en dos ocasiones en los últimos tres meses. Cuando lo leí por primera vez no podía creermelo, nunca en mi vida he oído en ninguno de los equipos en los que he estado pedir perdón a un dirigente. No solo se disculpó, sino que usó frases tan contundentes como estas (cito textualmente según la traducción de la aplicación):
No realicé el seguimento debido y por ello se perdió la oportunidad de (…). Me siento culpable por ello, irrita a todo el mundo que no pueda hacer mi trabajo correctamente. Gracias por vuestro aviso.

La segunda vez pidió perdón a los entrenadores chinos después de un malentendido por el cual se quedaron sin cenar usando el grupo en el que estamos todos los jugadores para hacernos testigos de ello:
Queridos entrenadores, me gustaría disculparme por (…). Me duele que os dejara sin comer, espero que me perdonéis ¿Es esto una muestra de debilidad y derrota o una demostración de responsabilidad y sabiduría?

La comida europea es monótona y cansina

Esta historia ya aparece en “La Aventura china: Albert Español el chino”. Los pobres chinos sufren con nuestra alimentación occidental, pero tienen una solución rápida y efectiva: cada día, a la hora de comer y cenar, algunos de ellos suben con unos curiosos potes. Contienen salsas densas y variadas y basta con añadir una cucharadita a cualquier plato para darle sabor a comida china. Les hace tremenda ilusión que me sume a su gusto por esta combinación. Los frascos han sido traídos por cada uno de ellos desde Asia, pero una vez tocan la mesa pasan a ser propiedad del grupo: cualquiera puede consumir cuanto quiera sin siquiera pedirlo.

twitter-bird@AlbertEspanol

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger