Pere Robert: “Gozamos de una magnífica salud”

El vicepresidente de la RFEN examina en WATERPOLISTA.com el actual momento del waterpolo español y lo compara a sus inicios como uno de los principales actores de la historia de nuestro deporte

Robert posó para WATERPOLISTA.com / JOSEP ARNAU (ATELIER PHOTO)

Siempre se ha definido como un enamorado del waterpolo y a los hechos se puede remitir, puesto que tras su retirada ha logrado mantener intacta su estrecha relación con un deporte que le ha dado todo. Pere Robert es uno de los principales actores de la historia del waterpolo español. Como jugador llegó a lo más alto a nivel nacional (principalmente en su etapa en CN Montjuic) e incluso a disputar tres Juegos Olímpicos. Una circunstancia que siempre le ha marcado en sus decisiones. Cuando colgó el gorro tomó conciencia de la importancia de asumir roles decisivos en el apartado federativo. Por ello pronto entró en la estructura de la RFEN donde actualmente ostenta el cargo de vicepresidente sin olvidar en ningún momento en recuperar las carencias a las que durante años aludió el waterpolo en España. Ahora hace balance de su trayectoria deportiva pero también analiza de cerca el actual momento en el que se encuentra un deporte que goza de buena salud y continúa en pleno crecimiento.

– ¿Cómo fueron tus inicios en el waterpolo?
“Soy de Mataró. Empecé hace muchos años la natación y a partir de una edad compaginé las dos disciplinas, y me gustó muchísimo más el waterpolo. Jugar en equipo y con una pelota es más atractivo que la natación. A partir de los 16 años me dediqué a mi trayectoria deportiva con el waterpolo”.

– ¿Cómo era el waterpolo español cuando empezaste?
“Había competiciones territoriales básicamente sólo en Cataluña y Madrid. La idea del CN Mataró era subir de categoría hasta Primera División (la actual División de Honor). Estaba configurada en su momento por equipos catalanes y el Real Canoe de Madrid”.

– ¿Sólo jugaste en CN Mataró? ¿O hubo otro equipo?
“A los 18 años me fui al CN Montjüic. Ahí fue cuando empezó mi etapa más exitosa. Quedé hasta cinco veces campeón de España, dispute tres Juegos Olímpicos: Moscú 80, Los Ángeles 84 y Seúl 88. Después me retiré de la selección pero continué jugando dos años más con el Montjuic hasta que colgué el gorro a los 34 años”.

Por suerte mi retirada como jugador en activo no fue nada traumatizante siempre he estado en el mundo de la natación y el waterpolo y lo he vivido intensamente

– En esa época la selección no era tan profesional…
“No era nada profesional por aquel entonces. En el 88 empezó el Plan ADO y me pude acoger a ello un año, que si que compensaba. En aquella época, que estaba en mi tramo final de mi carrera es cuando se empezó a profesionalizar. Ganábamos 600 euros al mes. Justo en ese momento los clubes fichaban a extranjeros y el waterpolo español tuvo un gran desarrollo que nos llevo a la época dorada, que duro diez años con el Dream Team”.

– ¿Que recuerdas de esos inicios de la profesionalización del waterpolo español?
“Vinieron los mejores extranjeros que habían en el mercado. Varios yugoslavos, el mejor portero del mundo por aquel entonces también jugó en nuestra liga, lo que provocó que la competición doméstica fuera muy potente con la combinación de grandes extranjeros con los jugadores nacionales de alto nivelcomo Toto, Chava, Jesús Rollán, Manel Estiarte que acabó su etapa italiana y vino al CN Catalunya. Había dinero y los clubes invertían mucho en el waterpolo”.

– ¿Cómo fue el momento que decidiste retirarte?
“En mi caso fue fácil. Justo estaba empezando a trabajar y vi que no podía compaginar mis obligaciones laborales con el waterpolo del máximo nivel. No fue nada traumatizante siempre he estado en el mundo de la natación y el waterpolo y lo he vivido intensamente. Entonces tuve varias opciones. Ser árbitro, que lo descarte, ser entrenador pero yo estudie ciencias empresariales en Esade y encaré mi vida profesional a la gestión deportiva, o bien directivo. Opte por la tercera opción. Durante mi época de jugador observé que en el mundo del waterpolo había muchas carencias y de alguna manera podía ayudar a mi deporte solventado estos aspectos ejerciendo de directivo e intentar tener poder en la Federación para hacer cambios. Creo que hemos hecho un salto fantástico empezando por los éxitos internacionales con el Dream Team, ganado casi todo durante una década. También arrancamos el equipo femenino que actualmente es una realidad muy potente, con mucho recorrido. Se hizo una expansión del waterpolo a todo el territorio estatal muy importante. Es un deporte que esté en crecimiento y mi labor como directivo es aportar mi grano de arena para se mantenga esta dinámica”.

De cara al Europeo en el femenino tenemos plena confianza que llegaran hasta el final y en el masculino también tenemos plena confianza sin olvidar que nuestro objetivo final es Tokio 2020

– ¿A día de hoy que salud tiene el waterpolo español?
“Una magnifica salud. El equipo femenino esta al máximo nivel, el año pasado quedó subcampeona del Mundo. Los chicos estamos en una etapa de transición interesante, y haber cómo se desarrolla a lo largo de estos años hasta la próxima Olimpiada. Tenemos una prueba de fuego este verano con el Europeo de Barcelona. Creemos en este equipo y en su entrenador. En categorías cada vez que vamos a un europeo o a un mundial nuestros equipos están en el pódium. A nivel de clubes no nos podemos quejar. Tenemos tres divisiones nacionales, en chicos con 12 equipos cada una. Pocos países tienes este numero de conjuntos jugando sus ligas nacionales. En femenino tenemos 2 categorías: División de Honor y Primera División, un gran reto que en femenino haya habido este crecimiento. Este año han partido todos los clubes en la competición europea: Sabadell y Barceloneta disputando la Champions. En femenino Mataró y Sabadell están en Cuartos de Final de la Euroleague, con la seguridad que van a disputar las dos finales continentales. También estamos en una etapa que la Federación están en una búsqueda continua de patrocinadores para ayudar a los clubes en su futuro”.

– ¿El hecho de ser amfitriones en el Europeo puede ser una presión para nuestras selecciones?
“A los deportistas le gusta jugar con piscinas llenas, con gran ambiente. En el último precedente ( Mundial de Barcelona 2013) hicieron un buen papel nuestros equipos. En el femenino tenemos plena confianza que llegaran hasta el final y en el masculino también tenemos plena confianza sin olvidar que nuestro objetivo final es Tokio 2020”.

twitter-bird@etoster

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger