El CNAB sigue siendo el rey de lo nuestro

No hay lugar a dudas sobre quien gobierna el waterpolo español. No solo es el rey de esta Copa, sino que manda en cada piscina del territorio nacional donde se mojan sus jugadores

El CNAB, con su sexta Copa consecutiva / JOSEP ARNAU (ATELIER PHOTO)

Al final, por una cosa o por otra, los trofeos siempre los acaba levantando el mismo. El albornoz azul con ribetes amarillos ocupa cada una de las postales que quedan para el recuerdo en el waterpolo masculino español. Huérfano de aspirantes, si es cierto que partidos como esta final de Copa siguen manteniendo al aficionado español atento a la evolución de su deporte. Ayer fue el CN Terrassa el dignísimo rival, otras veces lo es el Sabadell, pero no dejan de ser eternas alternativas que nunca se traducen en una épica que porque no decirlo, daría algo de consistencia a las competiciones nacionales tan deseosas de enganchar a un público medianamente fiel.

Números que asombran

La última vez que un equipo logró desbancar al Club Atlétic Barceloneta en la Copa del Rey, fue en 2012, cuando el Sabadell de Gabi Hernández sorprendió a los favoritos y remontó un 9-6 para acabar venciendo por 10-11 con un gol de Marko Kuc a falta de 33 segundos. Para colmo, el albornoz sabadellense también era amarillo y azul. Todo argumento es bueno para reforzar una afirmación, por muy absurdo que parezca. En 2011, el CN Barcelona también logró ganarle la final al Barceloneta, acabando en ese momento con un lustro de victorias consecutivas de los de la San Sebastià. Con la victoria de este 2018, el Barceloneta ha batido su propio récord de años consecutivos ganando el título, que ya son seis. En el mundo del deporte todo puede pasar, pero si tuviésemos que apostar que el año que viene se corta la racha, no me jugaría más de lo que llevase en ese momento en el bolsillo.

Podemos ahondar más en la superioridad entrando en los datos de Liga. Ni se recuerda casi la última vez que el Barceloneta no la ganó. En esta campaña, ha ganado los catorce partidos, ha encajado 54 goles, casi la mitad que el Terrassa, segundo clasificado. Le faltan cuatro para llegar a los 200 a favor, y su último resultado fue un 1-12 en casa del quinto clasificado del torneo. No hay lugar a dudas sobre quien gobierna el waterpolo español. No solo es el rey de esta Copa, sino que manda en cada piscina del territorio nacional donde se mojan sus jugadores. Eso sí, en todo esto hay algo que nos sigue mantieniendo en vilo, y es que llegará un momento, porque siempre llega, en que algunas de esas eternas alternativas pase a llamarse campeón.

Este equipo será emérito en su momento, pero sin lugar a dudas a día de hoy, sigue siendo el rey

Yo desde luego no me lo pienso perder, porque seguramente esa victoria se calificará merecidamente de histórica, épica, brillante, sorpresiva, y un sinfín de adjetivos que solemos poner los periodistas cuando alguien es capaz de derrocar al líder. Y para ser justos, tanto mérito tendrá ese momento, como tiene el Club Atlétic Barceloneta al no cansarse nunca de ganar y no morir de éxito. Este equipo será emérito en su momento, pero hoy, sigue siendo el rey.

twitter-bird@agustiniglesia

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger