El waterpolo español goza de un buen estado de forma

El máximo dirigente de waterpolo en la RFEN Ángel Moliner destacó en las jornadas 'El Waterpolo, un valor de marca y su futuro' el crecimiento de la disciplina con un dato a tener en cuenta: 17.000 partidos en la temporada pasada

Un instante de la charla de Moliner / JOSEP ARNAU (ATELIER PHOTO)

Vaya números. 158 clubs. Más de 11500 licencias. Casi 17.000 partidos la temporada pasada. Son las cifras que mueve el mundo del waterpolo. Fueron presentadas por el vocal de esta disciplina la RFEN e integrante del Comité Técnico de la LEN, Ángel Moliner, en las jornadas ‘El Waterpolo, un valor de marca y su futuro’, en las que afirmó que este deporte, aunque todavía quedan muchas cosas por mejorar, vive un gran momento de forma.

Estas entidades, tal y cómo explicó durante su comparecencia, están repartidas por casi todo el España. Según Moliner, que explicó se ha ido ganando presencia en algunas comunidades, todavía tienen mucho trabajo por delante en otras. Eso sí, el hecho de que ya haya clubs que cuenten con actividad acuática y piscinas les facilita la tarea. De este modo, les resulta mucho más fácil penetrar en ese territorio. En lo que a las licencias se refiere, el vocal explicó que la proporción las mismas, que es uniforme en todas las categorías, es de 3,2 licencias masculinas por cada licencia femenina. En este sentido, el peso de cada franja de edad es similar en ambos sexos. A excepción de la de más de 30 años, que es inferior en el caso del femenino.

En este sentido, el crecimiento en los últimos años ha sido de un 6,9% en el caso del waterpolo masculino y de un 6,2% en el del femenino, destacando las categorías infantil, cadete y juvenil. Estos datos hacen que el waterpolo supere la media del deporte nacional, que se sitúa en un 1,8%. Como conclusión de la situación actual, Ángel Moliner aseguró que esta disciplina cuenta con un volumen de actividad muy importante y con un alto impacto. En esta misma línea, volvió a destacar este crecimiento focalizado en los más jóvenes, algo que hace que el futuro está garantizado. Finalmente, comentó que se tendrá que cuidar mucho a las regiones en las que se está empezando a crecer.

¿Hacia dónde vamos?

En cuanto al futuro, el segundo de a bordo del Comité Técnico de la LEN cree que, si se quiere seguir en esta positiva dinámica, es necesario profesionalizar tanto el marketing como la comunicación. En este sentido, planteó la siguiente reflexión: se tiene que pasar de partidos a productos. Es decir, se debe pensar qué se hace antes, durante y después de los diferentes encuentros. Hay que tener en cuenta desde aspectos relacionados con la promoción de los mismos hasta aquellos ligados con la repercusión que se hace la prensa. Por ello, según él, es necesaria la presencia de profesionales.

Por otro lado, habló de la importancia de aumentar la visibilidad de los enfrentamientos y la de mejorar imagen de los clubs, algo que sí que se ha hecho durante los últimos meses. En cuanto a esta primera, señaló que, aprovechando la sinergia entre la federación y los clubs, se debe hacer tanto en las retransmisiones, que juegan un papel muy importante, como en las gradas. Según él, se debería potenciar la presencia de aficionados en las piscinas. Todo esto, facilitará también la llegada de nuevos patrocinadores.

En cuanto a competiciones como la Copa del Rey o la Supercopa, cree que es vital que pasen a convertirse en eventos itinerantes en los que la actividad no se desarrolle únicamente en el agua. También cree que es importante que disputen cada año en un lugar diferente y se apueste por sitios en los que normalmente no se disfruta del waterpolo al máximo nivel. Este hecho aumentaría el ruido mediático y, a la vez, ayudaría a la evolución de la disciplina en esa localidad.
En lo que a Primera, Segunda y Tercera División se refiere, en ellas se pretende implementar ciertas medidas de uniformidad. Eso sí, no se cargará a los clubs con grandes gastos y se les dará un alto soporte técnico y promocional. Por su parte, las competiciones de categorías también se espera que pasen a convertirse en eventos más voluminosos. De este modo, la expectación sería máxima y se llamaría tanto la atención de posibles patrocinadores como de las administraciones correspondientes. Algo que desean conseguir ya en el próximo Campeonato Infantil de Clubs que se celebrará en Elche, que moverá a casi 1200 personas.

Eso sí, siempre respetando los valores que se intentan impregnar en los más jóvenes. Según Ángel Moliner, la competitividad debe pasar a segundo plano y se debe conseguir una masa de niños que disfrute jugando y que quiera seguir haciéndolo. Un hecho que se demostrará en el gran festival que pretenden llevar a cabo cada final de temporada: el HaBaWaBa. Este año, coincidirá con el Campeonato de Europa, algo que favorecerá la participación de más clubs. Se espera que el número de inscritos llegue a ser de 64.

Finalmente, Moliner opina que se tiene que destacar más a unos deportistas que deben dejar de estar bajo el amparo de sus equipos. Según él, es vital la existencia de ídolos y referentes. En esta misma línea, cree que igual es necesario que se replanteen el premio que se entrega al mejor jugador de cada jornada, ya que no ve lógico que, normalmente, lo gane un jugador que pertenece a un equipo de la parte baja clasificación.

twitter-bird@nicolasarlanzon

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger