Javier Ortiz aboga por dar el ciclo por terminado

El capitán del CN Tres Cantos da la cara en WATERPOLISTA.com tras que el club en el que lleva militando 24 años descendiera a Segunda División; Javier Ortiz considera que es momento de que venga gente nueva y aporte su visión y carácter

El capitán del Tres Cantos, en un partido / A.D.

El CN Tres Cantos es ya equipo de Segunda División. Mientras que el año pasado se salvaron con veinte puntos, esta temporada tan sólo sumaron siete. El combinado madrileño ha ido sobreviviendo como ha podido las últimas campañas. Sin embargo, este descenso parece protagonizar un fin de ciclo para un proyecto que tras seis temporadas consecutivas en Primera División ahora debe hacer autocrítica. “Es importante que este ciclo se de por acabado y venga gente nueva a aportar su visión del waterpolo y su carácter“, comenta Javier Ortiz, capitán del Tres Cantos y de los pocos que quedan del último ascenso. “Es hora de volver a soñar con un ascenso que hace siete años puso en pie a todo un municipio“, puntualiza.

La temporada ha sido sin lugar a dudas “difícil“, y aunque a priori contaban (según desvela el propio deportista) con una de las mejores plantillas de su historia en Primera, “la pérdida de dos jugadores importantes a principio de temporada, la lesión de algún otro jugador y el perder los primeros partidos, en los cuales habíamos estado por delante en todo momento hasta el final del partido, hicieron que entráramos en una dinámica negativa muy pronto. Todo esto y una plantilla un poco corta, la falta de motivación da como resultado el poco compromiso a la hora de entrenar“, reconoce Ortiz, quien se muestra sincero a la hora de considera que el balance “no ha sido bueno“.

Total autocrítica

Por contra a nivel personal, el deportista madrileño se encuentra satisfecho, puesto que según desvela se ha vuelto a demostrar que “puedo seguir un año más compitiendo en este deporte que me ha dado tanto y ayudando a los más jóvenes a trasmitir esa ilusión y amor por el deporte“. Aunque las sensaciones son encontradas, lo cierto es que Javier Ortiz se muestra en todo momento realista con la situación. “Después de todos estos años de permanencia en la segunda máxima categoría, el mayor problema que hemos tenido, ha sido de falta motivación ante el proyecto, somos muy pocos los jugadores que quedamos de aquel ascenso a primera y quizás eso marca a la hora de entrenar y estar unidos por el objetivo“, explica Ortiz, el cual considera que una de las claves han pasado por que “los más jóvenes a pesar de haber entrenado mucho, se han encontrado este año con la necesidad de que fueran tan importantes como los más experimentados, y eso es una labor muy complicada en un deporte en el que a parte de competir, hay que entrenar, trabajar o estudiar y además te cuesta un dinero al año“.

Con todo esto, las sensaciones son cuanto menos “amargas“. “Nadie quiere descender a un equipo, y menos a tu equipo de toda la vida, ya que el nuestro, es de los pocos a nivel nacional que sólo se nutre de la cantera propia. También decir que este final de temporada está sirviendo para que la gente que quiere continuar, coja experiencia y el año que viene tengamos un gran equipo con el que luchar por algo de nuevo ilusionante“, explica una de las voces autorizadas del club tras 24 años defendiendo sus colores. “A la vez siento un gran orgullo de ver como cada año salen muy buenos deportistas que hacen de nuestro club y su nombre algo más grande dentro del panorama nacional del waterpolo“, concluye.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger