¿Descalabro madrileño? ¿Habrá consecuencias?

"Vemos y padecemos año tras año ya no ser incapaces de enfrentarnos a los catalanes sino la de ser apartados de los puestos de honor por grupos que antaño eran ganados con solvencia", opina una de las voces autorizadas del waterpolo en Madrid

Una imagen del equipo madrileño / JAIME PLAZA

Walter Bejamin, nacido en Berlín el 15 de julio. En su trabajo de Tesis sobre el concepto de historia. La necesidad de adoptar una perspectiva diferente con respecto al pasado, emulando el modo en que Kant llamó a su filosofía crítica, “giro copernicano sobre la historia”. No se debía dirigir la mirada hacia el futuro, sino al pasado, pues sólo prohibiéndose pensar en el futuro se abría la posibilidad de un futuro distinto. Eso era lo contrario, precisamente de lo que sostenía Marx, partidario de que el movimiento revolucionario “enterrase a los muertos” y apuntara hacia un futuro distinto. El giro copernicano de Benjamín sobre la historia debía, sin embargo, “invitar a los difuntos” a la mesa de la victoria, pues el futuro es indeterminado, abstracto, vacío; mientras que el pasado es real y concreto.

La felicidad futura era un enigma, algo que no ocurría con la felicidad que pudo darse en el pasado. La felicidad, escribió, solo ha existido “en el aire que hemos respirado, con aquellas personas con las que hubiésemos podido hablar”. Dirigir la mirada al pasado, al recuerdo de las esperanzas de quienes ya vivieron, constituía un modo mucho más efectivo de activar el empuje revolucionario que dirigirla a un futuro insoldable. Ese giro copernicano sobre la historia defendía que el pasado no debe de darse jamás por concluido y que puede servir como impulso y como fuerza revolucionaria para vengar el sufrimiento padecido por la mayoría de los individuos que vivieron en otro tiempo.

Todo presente, afirmaba Benjamín, convivía con las huellas del pasado, pues quienes viven el presente son tanto lo que han llegado a ser como como lo que no han podido ser. El pasado además , servía para avisar de los peligros que acechaban al presente, para que no fuese la repetición de lo de siempre igual sino un tesoro de esperanzas perdidas que era necesario recuperar. El pasado no era, pues, algo rígido e intocable, sino un impulso para transformar el presente. Este planteamiento de la obra de Benjamín me hace reflexionar sobre nuestras andanzas y experiencias en nuestro waterpolo madrileño.

Fallos de organización

La aventura ya repetitiva de nuestro equipo Infantil masculino. Con unas cotas de resultados rayana en el esperpento o en una verdadera tragedia griega. Tres son ya los años que padecemos a este grupo y a este equipo directivo que una y otra vez se chocan contra la roca de la falta de previsión y de eficacia dejando a los pies de los caballos a nuestros jóvenes y no digamos al curriculum e historia de nuestro waterpolo madrileño. No hay excusas sobre la formación o nivel de los diferentes integrantes de nuestra selección. El tiempo de preparación y el tiempo dedicado con dicho grupo para obtener el nivel que corresponde a una población que ha saboreado multitud de veces las mieles del triunfo y de las medallas.

Vemos y padecemos año tras año no ya ser incapaces de enfrentarnos a los catalanes sino la de ser apartados de los puestos de honor por grupos que antaño eran ganados con solvencia.Tales como equipos vascos, andaluces, valencianos y canarios. Equipos que nos rebajan de los puestos de cabeza y nos hunden en la mediocridad de los equipos iniciados. Son demasiados años de esplendor y de campañas de éxitos y de saborear las mieles del triunfo para pensar en frenar y hacer luchar una mirada retrospectiva a nuestro pasado, por otro lado realidad y experiencia y poder coger estas informaciones y sensaciones a fin de enfrentarnos a un futuro incierto.

Ha llegado el momento de dejar a un lado al grupo acomodaticio y servil ,que utilizando el talento y el presupuesto de una Comunidad otra hora brillante, se hunde cada vez más en la desidia y en la mediocridad. Su único ramillete de credenciales es la de ser fiel a la mano que le da de comer sin pedir nada a cambio. Se producen reuniones de todo el interés de la capital y no se exponen las dificultades e inquietudes que nos atenazan y a las que debemos enfrentarnos. Es más importante hablar del Campeonato de Europa y de las actividades de la selección china en nuestro país ¿Hasta cuándo debemos esperar el cambio radical de los responsables del Centro de Alto rendimiento y de las diferentes selecciones de grupos de edades de la federación madrileña?

twitter-bird@magaba49

1 comentario
  1. Carol dice

    Se puede decir más alto pero no más claro. Ole, ole y ole por Mariano.
    Aprovecho para preguntar: Qué pasó este año con los niñOs nacidos en el 2005? No contaron con ellos ni para los entrenos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisment ad adsense adlogger