En China, China no es una potencia en deporte

En estas lineas escribiré anécdotas y curiosidades personales que me han ocurrido con los chinos con los que convivo cada día, pero no es mi intención generalizar o crear un estereotipo sobre ellos; en cualquier caso algunas historias son divertidas

Chen Ruolin, la clavadista oro olímpico en Pekín, Londres y Río

Todos somos distintos, ni todos los europeos somos iguales ni todos los chinos son iguales. En estas lineas escribiré anécdotas y curiosidades personales que me han ocurrido con los chinos con los que convivo cada día, pero no es mi intención generalizar o crear un estereotipo sobre ellos. En cualquier caso algunas historias son bien divertidas.

Empezar una conversación de WhatsApp con un chino

Uno de los chinos con los que mejor relación tengo se hace llamar Tommy. Algunos de ellos se bautizan a sí mismos con un nombre en inglés y se presentan así a los extranjeros. Cada vez que quiere hablar conmigo o necesita algo me escribe por WeChat (el WhatsApp chino) con una peculiaridad: empieza la conversación con un “Albert”. ¡Si no contesto o no estoy dispnible no continúa! ¡Si se me pasa y no le respondo nunca más sé qué es lo que quería!

 

En China, China no es una potencia en deporte

China es una gran potencia en deporte. En los Juegos Olímpicos de Pequín 2008 hicieron historia al superar a EE.UU. en el medallero y finalizar en primera posición con 100 medallas, 48 de ellas de oro. En Londres fueron segundos, con 91 medallas y en Río bajaron a la tercera posición, a solo una medalla de oro de diferencia de Gran Bretaña, que ocupó la segunda plaza.

¿Os imagináis a los técnicos de la Selección Española sirviéndonos en una cena? Pues eso fue lo que paso precisamente en una de las cenas con China

Sin embargo, un día, charlando con el máximo responsable de nuestro equipo, me dijo que como ya sabría, China ganaba muy pocas medallas. Pensé que lo decía en tono irónico, así que le pregunté: “¿Cómo que China gana muy pocas medallas? ¡Sois de los países que más ganan!”. Se me quedó mirando perplejo por mi falta de comprensión y me explicó serio y paciente: “Sí, pero con la cantidad de habitantes que tenemos, ganamos muy pocas medallas. ¡Tendríamos que ganar muchas más, muchísimas más!”. Esta es la mentalidad China, son ambiciosos (y con buena lógica…)

Cuando un entrenador sirve a un jugador (y no al revés)

El otro día tuvimos una cena muy especial. Los dirigentes asiáticos decidieron que un mes sin comida china era demasiado para sus pupilos, así que buscaron un restaurante chino y encargaron comida y cervezas para 40 personas. Los jugadores no cabían en sí de gozo, intentaban buscar maneras y gestos para explicarme lo buena que es la comida en su país y lo mucho que disfrutaría. El banquete se dispuso como cada día, en forma de bufé, pero con una llamativa diferencia: ¡los entrenadores se colocaron detrás de las fuentes y empezaron a servir a los jugadores! ¿Os imagináis a los técnicos de la Selección Española sirviéndonos? Yo no lo he vivido nunca.

Le pregunté al máximo representante chino que me explicara la estampa y me dijo lo siguiente:
Los entrenadores han preparado todo esto para ellos, se han encargado de buscar la comida y pedirla porque sabían que les haría ilusión. Por primera vez se ha añadido alcohol a la cena, y ahora, se dedican a servirles. Es su manera de decirles: Nosotros nos esforzamos en entrenaros día a día, en que estéis bien y os sintáis a gusto con gestos como este. Vosotros a cambio tenéis que dar el máximo en cada entreno.” Soberbio.

twitter-bird@AlbertEspanol

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.