A una semana de repetir la gloria europea

La Sirena CN Mataró buscará los días 13 y 14 de abril en el Complejo Deportivo de la Joan Serra conseguir su segundo éxito continental en una Final Four de LEN Trophy que se presenta (cuanto menos) muy pero que muy interesante

Las de Florín Bonca, a rehacerse / JOSEP ARNAU (ATELIER PHOTO)

siempre digo lo mismo. Mataró es una ciudad que vive y ama el deporte. El deporte en general. Con unos 125 mil habitantes, con montañas a sus espaldas, y con vistas increíbles al mar Mediterráneo, siempre ha mimado a sus equipos más destacados. Una ciudad que ha vivido grandes momentos en su Velódromo con los mejores ciclistas, que construyó un palacio con dinero de un particular para poder vivir los mejores hitos del baloncesto estatal, que vibró con los mejores años de su principal club de fútbol, pero que no pudo celebrar un título europeo hasta este siglo XXI. Lo hizo en hoquey patines.

Pero el deporte rey de la segunda década del siglo XXI es sin ninguna duda el waterpolo. El segundo título europeo lo conseguía la Sirena Mataró. Lo hacía en casa. Pero no en su piscina. La historia ha querido que en sus manos esté la opción de conquistar su segundo título. De nuevo en casa. Y ahora en su piscina, en la Joan Serra, al lado del mar. Su capitana Marta Bach, que ya alzó el título hace dos temporadas, nos explica que “sería un gran éxito para nosotras, pero por encima de todo para el club. Corroboraría el gran trabajo que hace, y no sólo esto, sino que lo hace con excelentes resultados“.

A escuchar el ‘Bequetero’

Marta Bach es la capitana, pero el equipo está lleno de jugadoras criadas en la piscina olímpica. Una de ellas es Clara Cambray. La jugadora de los goles claves. Como el que marcó contra el Vouliagmeni. El 6-5 que ya sería definitivo. “Recuerdo perfectamente mirar a la grada y ver todo de caras conocidas, ver la gente disfrutar y vibrar con nosotras. Recuerdo la importancia del último gol. Sabía que podía ser el definitivo. Y recuerdo que quedaban pocos minutos y sólo teníamos que defender la diferencia de un gol. A partir de aquí, los momentos de después del partido son difusos. Mucha euforia, con el Bequetero (la música de un baile típico de la fiesta mayor de Mataró; este paso doble se utiliza también para festejar todos los grandes éxitos que tienen acento mataronés). No estábamos acostumbradas a ganar, y toda la celebración fue muy espontánea” concluye Cambray que recuerda que en una semana consiguieron dos títulos. Este año tampoco han podido coger el hábito. No está siendo fácil para ellas. A su eterno rival se le ha juntado un CN Sant Andreu que parece haberle tomado las medidas en las competiciones estatales. Pero en Europa el Mataró ha sabido sacar sus armas, de las que aún dispone, pero que le han costado.

Alba Bonamusa es otro producto de la base de la Sirena. Una lesión la apartó de las piscinas en el tramo inicial, pero la joven se muestra confiada. “Jugamos en casa, nos hace mucha ilusión. Queremos darlo todo y demostrar que podemos volver a conseguir algo grande para nosotras, para el club y para la ciudad”. Bonamusa añade que sería “una buena manera de afrontar el final de una temporada que no nos está saliendo como queríamos”. Esta temporada no está siendo fácil para las jugadoras de Florin Bonca. Pero no renuncian a nada. Jugar en el la piscina del club es para Bach y sus compañeras de equipo “otro sueño hecho realidad. Levantar otro título en nuestra ciudad, y ahora hacerlo en la piscina donde la mayoría nos hemos criado”.

twitter-bird@jmspa

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.