}); Anni Espar rompe con las fronteras | WATERPOLISTA.com Anni Espar rompe con las fronteras | WATERPOLISTA.com full screen background image
Search

Anni Espar rompe con las fronteras

886

Anni Espar comenzó nadando en el C.E Mediterrani. En la temporada 2009/2010 fichó por el CN Sabadell con el equipo que ha logrado todos los grandes títulos conseguidos hasta el momento. Durante esta exitosa trayectoria deportiva ha sido internacional absoluta con la selección española, proclamándose campeona del Mundo en Barcelona 20013, campeona de Europa en Budapest 2014 y subcampeona olímpica en Londres 2012. Ha sido una de las piezas clave de una de la que ha sido hasta el momento la mejor generación del waterpolo español femenino. Ahora se encuentra desde el mes de enero en Sidney (Australia) jugando la Liga nacional, sin olvidar al Sabadell. No es la primera experiencia en el extranjero de la mayor de las Espar, puesto que en la temporada 2012/2013 consiguió una beca para estudiar al sur de California y formar parte del USC Trojans con quien se proclamó campeona de la NCAA en 2013. De todo esto y de su lado más personal habló Anni en una extensa entrevista concedida a la revista Time Out-Sports.

– Ahora estás en Australia viviendo una nueva experiencia, ¿de dónde salió la idea?
“Me gusta vivir aventuras y me gusta poder disfrutar del waterpolo, no sólo aquí, sino en otros países también. Ha surgido esta oportunidad, tengo muchas ganas de vivirla y de aprovechar la experiencia”.

– ¿Cómo llegaste a ser jugadora de waterpolo?

“Desde pequeña practicaba otros deportes, tenis, natación, volei, etc. En el Mediterrani me dieron la opción de elegir y tener la opción de poder hacer las dos cosas, tanto natación como waterpolo y así hice. El waterpolo me tiró mucho más que tener que seguir una línea nadando, poder estar con las amigas, hacer un deporte en equipo. Así fue y yo tendría unos 10 o 11 años”.

– Cuéntanos cómo es tu día a día cuando estás en España

“Normalmente me levanto a las 7:00 AM para ir a clase, yo vivo en Barcelona y tengo que ir a la Autónoma (Universidad Autónoma de Catalunya). Hago clase de 9:00h a 12:00h, luego vengo a entrenar hasta las 14:30h o 15:00h. Comer un poco, estudiar o descansar y luego a las 20:00h otra vez hasta las 22:00h a entrenar. Rutina dura”.

– Aparte del waterpolo, que es una ilusión y una forma de vida ¿Qué ilusiones tienes?
En general me gusta practicar deporte, pero una ilusión sería encontrar un día algo que me gustara tanto como el waterpolo para poder dedicarme laboralmente y crear mi familia”.

– ¿Con qué te emocionas?
“A veces, viendo repeticiones de partidos en los que he jugado, como los Juegos Olímpicos, con películas románticas… no sé, depende”.

– A parte de dejarte la piel en el agua jugando a waterpolo, ¿te dedicas a algo más?
“Estoy estudiando Administración y Dirección de empresa en inglés. Aproveché que volvía de Estados Unidos con el nivel de inglés bastante alto y así poder seguir manteniéndolo”.

– Hay una cosa que hemos detectado los que seguimos el waterpolo, y los que te seguimos a ti en particular, y es que en el agua, durante los encuentros y partidos recibes muchos golpes ¿Cómo los afrontas?
“Creo que estamos acostumbradas y somos conscientes de que es un deporte de contacto. Para ello entrenamos también y muchas veces los entrenadores nos dicen que tenemos que practicar estos golpes, incluso en los entrenos, para poder estar preparadas a la hora de competir. Los afrontamos preparándonos y simplemente, no hay otra. Eres consciente de que es un deporte duro y que vas a recibir. Pero igual que recibes, tú también das”.

– Haces algún tipo de ejercicio mental o terapia para superar los ‘malos momentos’? Por ejemplo, en las Olimpiadas pasadas, fue un duro golpe el hecho de caer en Cuartos ¿en qué os afecta? ¿Cómo podéis superar todo eso?
“A ver, está claro que después de un mal campeonato o un mal partido te afecta unos días, y que te va a costar más dormir, hagas estos ejercicios o no. Sí que es verdad, que muchas veces con el equipo, y el equipo técnico también, trabajamos y nos preparamos visualizando y siendo conscientes de que el rival también juega y que no siempre se puede ganar”.

– ¿Y cómo te motivas? ¿Ayudas a los demás a motivarse? ¿Necesitas a alguien que te ayude?
“La motivación la aporta el equipo, el poder estar con mis compañeras, poder jugar y ganar por ellas”.

– Cambiamos de tema. Has estado en Estados Unidos, un país diferente, de cultura distinta, con estructura diferente a nivel global, incluso con el resto del mundo. Ahora cambiaste de nuevo de país que nada que tiene que ver con el tuyo, ni con lo vivido antes. ¿Estás nerviosa?
“La verdad es que no estoy nerviosa. Estoy muy ilusionada, con muchas ganas. Es diferente lo que estoy viviendo ahora antes de irme que lo que viví en el 2012 para irme a Estados Unidos. Porque allí si que me iba sin conocer a nadie y sin ninguna expectativa. En cambio ahora conozco más gente y no me voy sola. Ya habéis hablado con Marta Recio que también viene para allí, y Carla Graupera también y allí está ya Laura Vicente y, aunque no estemos en el mismo equipo al final conoces a gente y sabes que no te vas sola del todo. La verdad tengo muchas ganas y nerviosa para nada”.

– Aunque no estés nerviosa y estés tan feliz ¿ha sido difícil tomar una decisión así?
“No, difícil no. Nunca he estado en Australia, y a mí me encanta viajar y es un sitio al que siempre he querido ir. Y tener la oportunidad de hacerlo con el waterpolo es todavía más importante para mí. Hace tiempo que me lo plantearon desde allí, y yo también lo tenía en mente y, este año, después de ser año Olímpico, creo que es el mejor momento para hacerlo”.

– ¿Y por la familia?
“Quizá un poco en ese sentido, pero también ellos saben que va a ser poco tiempo, son cuatro meses al final. Hay billete de vuelta. Además mi madre va a venir a verme unos días y se hará más corto”.

– ¿Crees que tu marcha puede afectar de algún modo a seguir cultivando las amistades que dejas aquí?
“La verdad es que no creo. Ya lo viví en el 2012, fue más tiempo y no pasó nada de esto. Estoy segura que seguiré en contacto con la gente de aquí. También mis amigas de fuera del waterpolo me han dicho que si tienen la posibilidad de venir a verme lo harán. Sé que no es fácil pero van a seguir estando ahí”.

– Dedicas muchas horas a entrenarte y estar en forma, ¿cómo encaja esto en tu vida social?
“Creo que llevo muchos años compitiendo y entrenando a alto nivel, entonces es como parte de mi vida, estoy acostumbrada porque siempre ha sido así. Si que es verdad que tienes menos tiempo para hacer otras cosas, pero al final es lo que me gusta y, el día que no entreno o no puedo hacer algo relacionado con el waterpolo no estoy de buen humor y me cuesta todo más”.

– ¿Cómo es compartir vestuario, entrenos y juego con personas que no siempre son afines a ti y a tu filosofía?
“La verdad es que hay jugadoras con diferentes mentalidades, pero nunca me he encontrado en la situación de tener ninguna pelea con ninguna chica. Creo que esto es el trabajo del entrenador, procurar que el equipo esté bien unido y siempre he tenido buenos entrenadores que han sido capaces de hacer eso”.

– ¿A qué se debe el mote cariñoso que te han puesto en las retransmisiones?

“¿Por la tele? Ice Girl”.

– ¿Y eso porque? ¿Se lo has preguntado a Dani Ballart?
“(Entre risas) Porque dicen que no expreso mucho mis emociones en el agua, pero que soy capaz de estar en los momentos difíciles, que tengo la cabeza fría”.

– ¿Qué te ha aportado el waterpolo como persona?
“Muchas cosas. El waterpolo es la mitad de mi vida, creo que me ha formado y además todos los valores que puede aportar, como es la disciplina, el trabajo en equipo, el sacrificio todo esto es gracias al waterpolo y, también gracias al waterpolo he tenido la oportunidad de irme fuera a jugar, a seguir creciendo como persona. Le debo mucho al waterpolo”.

– ¿Tu padre ha influido en esto?
“No. Mi padre es como un padre más. Aunque sea coaching, motivador y haya sido entrenador, siempre me ha dicho que tengo que hacer lo que me guste, que mientras disfrute y esté contenta ya está bien”.

– ¿Cómo lo llevas con tu hermana?
“¿El hecho de irme? Bien. No nos gusta estar separadas, porque nos llevamos muy bien, lo hacemos casi todo juntas. Pero son 4 meses, hablaremos por Skype, por WhatsApp, Facebook… pasará rápido”.

– ¿Cómo te ves dentro de unos años?
Espero seguir vinculada de alguna manera al deporte, seguramente practicándolo. La gente me pregunta si quiero ser entrenadora y, no está en mis planes. A ver acabado mi carrera, estoy haciendo un master, tener un trabajo que me guste, con hijos algún día.

twitter-bird@waterpolistacom




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *