Beto Fernández y Javier Cáceres apaciguan las revueltas aguas

Los entrenadores de Quadis CN Mataró y Real Canoe NC quisieron firmar la paz entre ambos equipos pasadas las horas, aunque es cierto que Beto Fernández insiste en que el golpe propinado a su jugador es "gratuito"

Los hechos acaecidos en la Joan Serra el pasado sábado no han pasado desapercibidos, ni mucho menos. El golpe y su consecuente tangana está trayendo cola en las redes sociales con opiniones de todos los colores, aunque en su mayoría reprobando la acción que terminó con el labio de Samuel Ruiz partido. Es más, la imagen del labio ha corrido como la pólvora en las últimas horas. Llegados a este punto es momento de exponer los puntos de vista de ambos equipos, por medio de sus entrenadores.

Palabras en caliente

Una vez terminó el encuentro -con victoria del Quadis CN Mataró- Beto Fernández pasó por los micrófonos de los medios que se dieron cita en la Joan Serra para presenciar el partido. El técnico del equipo del Maresme se mostró tajante en sus palabras destacando que “sufro mucho por mis hombres y más por un chico como Samuel Ruiz que el otro día hizo 17 años y hoy se va a casa con el labio partido por la mitad. Y que el infractor de esta acción quede impune y haya acabado el partido jugando sinceramente me disgusta“. “La acción ha sido de una brutalidad bestial. En los años que llevo no he visto algo igual“, explicó en zona mixta Fernández, quien llegó a decir que “que vengan de Madrid te peguen y no pase nada. Creo que esto no pude ser así. Se tiene que valorar todo. No se si finalmente el delegado federativo tomara cartas en el asunto“.

[su_quote]Mis declaraciones hay que tener en cuenta que son en caliente y que Javi tiene razón en que hay veces que es al revés. No obstante, en todos los años que llevo nunca había visto una acción tan gratuita, explica ya en frío el entrenador del primer equipo del Quadis CN Mataró, Beto Fernández[/su_quote]

Ya en frío, Fernández declara en conversaciones con esta web que para él “el tema está zanjado“. “Seguro que Víctor no quiso hacer lo que hizo. La partida del labio no fue por el codazo, sino antes cuando se dirige a la boya que suelta un puñetazo de gratis. Después sólo se lo quita de encima. El partido estuvo bien y no fue mucho más duro de lo habitual“, explica.

[su_button url=”http://waterpolista.com/2017/12/rifirrafe-del-mataro-canoe-al-descubierto/” target=”blank” style=”ghost” background=”#d4e7fb” color=”#000000″ wide=”yes” icon=”icon: plus-square” icon_color=”#101614″]Conoces todo los detalles de lo ocurrido en el artículo ‘El ‘rifirrafe’ del Mataró – Canoe, al descubierto’ donde analizamos todos los hechos con vídeos y fotografías[/su_button]

Por su parte, el técnico madrileño no habló del asunto recién terminado el encuentro pero sí que atendió la llamada de WATERPOLISTA.com el domingo a la noche. En primer lugar, Javier Cáceres afirmó que “todo se está sacando un poco de quicio“, puesto que considera que “dentro de un partido con tanta tensión como el del sábado pasado, en ocasiones se producen golpes desafortunados, que si bien son la mayor losa de nuestro deporte, forman parte de él. El hecho de que el partido se retransmitiese, le ha dado una mayor repercusión“. “Es de hipócritas no reconocer que el waterpolo es un deporte violento. Siempre ha habido golpes, hay golpes, y los seguirá habiendo. No lo justifico, y me parece que es algo contra lo que todos debemos luchar, pero tampoco me voy a sorprender ni a condenar a nadie de mi equipo o del rival, porque en un partido de waterpolo a alguien haya que darle unos puntos. El que no entienda esto, no conoce el waterpolo, y debería revisar las sanciones de las últimas temporadas, y cuántas hay por golpes de todo tipo“, argumenta.

Quita hierro al asunto

[su_quote]No fue una imagen agradable, porque al final ninguno queremos que nuestros jugadores se vean envueltos en tanganas así, pero en el momento es imposible parar a jovenes de 1´90 y 90 kilos, explica Javier Cáceres, entrenador del Real Canoe NC[/su_quote]

Sin embargo, entre sus declaraciones -más allá de verse que describen de manera diferente los hechos- destaca el intento de normalizar lo ocurrido quitando hierro al asunto: “Fue una consecuencia a la tensión del partido. Ambos equipos estábamos jugando al límite y esta acción fue el detonante. No fue una imagen agradable, porque al final ninguno queremos que nuestros jugadores se vean envueltos en tanganas así, pero en el momento es imposible parar a jóvenes de 1´90 y 90 kilos. Por suerte no fue a más y se calmó rápidamente para que el juego continuase”, concluyó.

twitter-bird@etoster

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.