Carlos Ortega lidera el arbitraje aragonés

El colegiado aragonés hizo historia al dirigir junto a la holandesa Diana Dutilh - Dumas la primera final de la Europa Cup; todo una recompensa al incansable esfuerzo de Carlos Ortega que después de media vida en el arbitraje sigue siendo ambicioso

El colegiado maño, en la Europa Cup de Pontevedra / E.T.

Siempre sintió el gusanillo por coger un silbato, colgárselo al cuello y dirigir un partido a pie de piscina. Es por ello que a los 20 años Carlos Ortega empezó a arbitrar sus primeros encuentros correspondientes a la Liga aragonesa para cinco años después aprobar el examen y dar el salto a la categoría nacional. “Desde entonces disfruto de la experiencia de arbitrar el deporte que me gusta“, comenta a WATERPOLISTA.com un colegiado que el pasado sábado hizo historia al arbitrar junto a la holandesa Diana Dutilh – Dumas la primera final de la Europa Cup que venció Grecia a Rusia. “Es una competición nueva en la que participan las mejores selecciones de Europa, por lo que el nivel es muy alto y existe una gran igualdad. Además, disfrutarla en casa es especial y Pontevedra se ha volcado en la organización y se ha disfrutado de un gran ambiente“, explica.

Éste partido vino a ser una recompensa para todo un profesional que nunca pierde la sonrisa en el transcurso del partido. Dominador de la situación, Carlos Ortega se ha ganado el respeto de jugadores y entrenadores debido a su forma de arbitrar. Sosegado y cauteloso, el colegiado maño siempre se muestra seguro de sí mismo en sus diferentes decisiones, teniendo en cuenta que su intención es la de transmitirtranquilidad” durante el compromiso. Posiblemente esa forma de proceder le viene del que para él ha sido toda una referencia a nivel personal: Carlos Silves. “De él aprendí mucho“, asegura.

Un hecho inolvidable

A lo largo de su trayectoria deportiva ha protagonizado instantes que le han dejado una huella imborrable. Más allá de sus participaciones a escala internacional, Ortega siempre recuerda con orgullo la final de Copa del Rey que arbitró en el año 2016. “Fue un momento que no olvidaré“, puntualiza un profesional que aún valora mucho más “saber que has hecho bien algo difícil”. “La gente del entorno, la amistad… Deportivamente, te da satisfacción pitar un encuentro de relevancia, pero también el reconocimiento de tus compañeros, y me refiero a los entrenadores: jugadores, entrenadores y árbitros formamos parte de un todo. Aunque, definitivamente, el momento más satisfactorio es cuando los dos entrenadores te dan la enhorabuena al finalizar un partido“, argumenta desde la franqueza.

Es innegable que a día de hoy el arbitraje español goza de muy buena salud. “El nivel es alto”, considera Ortega, quien explica que “tenemos árbitros muy reconocidos que pitan europeos o finales de Juegos Olímpicos, como Xevi Buch, que arbitró la final femenina de los Juegos de Río. Ahora mismo, España cuenta con 11 árbitros internacionales“. Sin embargo, considera que aunque por suerte el número de mujeres que arbitran están aumentando “hay pocas“. “En los últimos años hay más y se está potenciando porque en realidad el arbitraje de waterpolo es un actividad que pueden desempeñar por igual hombre y mujeres ya que se trata de un trabajo más mental que físico y, por tanto, el sexo no es un condicionante. En la actualidad de unos 90 o 95 árbitros que hay, las mujeres no llegan al 10%, lo cual es realmente poco“, concluye.

twitter-bird@etoster

1 comentario
  1. Miguel Gil dice

    Enhorabuena Carlos.No siempre te lo hemos puesto fácil y tú tesón aragonés te ha permitido supetarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.