CN Igualda, un histórico que quiere remontar el vuelo a toda costa

Roger Calaf se encuentra al frente del proyecto (como vicepresidente, responsable de la sección e incluso como jugador) que espera devolver al club a Primera Catalana y con la intención de recuperar la tradición por el waterpolo en la zona

fundado en 1934, el CN Igualada, cuyo equipo de waterpolo nació en 1943 y disputó su primer torneo en 1948, es uno de los clubs más históricos de la provincia de Barcelona. Al frente de la sección, compaginando de forma totalmente voluntaria su labor de vicepresidente de la entidad y la de jugador con la de responsable, se encuentra Roger Calaf, quien ocupa el cargo desde hace apenas cinco meses, cuando tomó el relevo de un Albert Torres que, según su sucesor, llevó a cabo una gran labor durante los nueve años que estuvo al mando.

[bs-quote quote=”Priorizamos el lado social que aporta este deporte, queremos que nuestros deportistas aprendan” style=”style-11″ align=”left”][/bs-quote]

Desde su llegada, Calaf, que lleva más de 15 años vinculado a una disciplina que, según él, le ha permitido crecer tanto en lo personal como en lo colectivo, ha tenido muy claras sus líneas de trabajo: conseguir que el primer equipo, a base de esforzarse en cada entrenamiento, crezca a nivel físico y técnico, y lograr que, en categorías, los deportistas disfruten y se lo pasen bien. “Priorizamos el lado social que aporta este deporte, queremos que nuestros deportistas aprendan del trabajo en equipo y los valores del deporte”, asegura el waterpolista.

Cerca de 70 deportistas

Actualmente, el Igualada está integrado por un total de 68 jugadores y jugadoras. Eso sí, únicamente cuentan con un equipo federado: el absoluto, que disputa la Liga Catalana de 2ª División (Grupo A) y cuya aspiración es regresar a una Primera Catalana de la que ya formó parte hace unos años. De momento, Calaf, a pesar de que los últimos resultados no lo demuestren, cree que van por el buen camino y que el rendimiento está siendo bueno desde la llegada hace tres meses de un Marc Tolosa que ha aportado mucho a la plantilla tanto a nivel físico como técnico, algo que también le ha dado un importante empujón en cuanto a motivación grupal.

[bs-quote quote=”La categoría nacional es un sueño latente” style=”style-11″ align=”right”][/bs-quote]

Una de las asignaturas pendientes de la entidad es conseguir que las categorías inferiores puedan competir, ya que actualmente ninguna de las dos con las que cuentan forman parte de ninguna liga. En este sentido, Roger Calaf considera que este hecho les permitiría aumentar el nivel de formación que dan a los waterpolistas. Por otro lado, cabe destacar que el club únicamente cuenta con dos chicas en edad juvenil que, curiosamente, tienen que jugar con otro equipo, el CN Martorell de la Liga Catalana Juvenil Femenina.

En cuanto a objetivos a largo plazo, a pesar de que son conscientes de que económicamente sería algo difícil de afrontar, desde el CN Igualada no descartan llegar algún día a competir a nivel nacional. “Es un sueño latente, sabemos que si seguimos trabajando así podríamos llegar a hacerlo”, concluye Calaf.

twitter-bird@nicolasarlanzon

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.