El CN Sabadell y su competición ‘fetiche’

Hace 20 años que la entidad sabadellense consiguió su primer título de Copa; ahora los chicos de Chava Gómez buscarán en Tenerife sumar su cuarto torneo del KO que como siempre llega lleno de sorpresas para el CN Sabadell

La plantilla de Gabi Hernández ganó en 2012 / O.O.

dice el tópico periodístico que la Copa del Rey es la competición del K.O., el torneo de las sorpresas, y el Natació Sabadell da buena cuenta de ello. El club vallesano sigue partiéndose la cara por lograr, año a año, la que sería su primera liga. Por un motivo u otro, la competición doméstica se le resiste a uno de los históricos de nuestro waterpolo. En cambio, los sabadellenses saben lo que es levantar la Copa. Lo han hecho hasta en tres ocasiones, siempre sin partir como gran favorito, siempre por la mínima en la final, contra distintos rivales, en escenarios diferentes pero nunca como anfitrión.

La primera Copa de las vitrinas del Astralpool llegó en hace 20 años. Fue en la piscina Mundial-86 y ante un Real Canoe que jugaba en casa (6-5). La maldición de los equipos de fuera de Cataluña con este torneo daría para una tesis doctoral, con cinco subcampeonatos de los madrileños, cuatro de los cuales de forma consecutiva. Aquel 1998 el ahora técnico del Sabadell femenino, David Palma, celebró el título junto con Marc Alcón, Andrei Kovalenko, Victor Bondarenko, Óscar Rey o los también entrenadores de élite Dani Ballart y Manel Silvestre entre otros.

Siete años después

Siete ediciones más tarde, el Natació Sabadell volvió a reinar en la Copa. También fue en Madrid, pero no en la Mundial-86, sino en el Prado de Santo Domingo, en Alcorcón. Eso sí, con un marcador también ajustadísimo. Palma seguía en ese equipo, pero los extranjeros habían cambiado (James Stanton y Mathieu Peisson) y también los puntales del equipo, que eran los Sergi Pedrerol, Gustavo Marcos, Dani Cércols y compañía. La víctima de los sabadellenses fue el Barcelona, cayendo por 5-4 en una final donde las defensas sobresalieron.

[bs-quote quote=”La XXVI edición de la Copa fue la última que no ha ganado el CNAB en toda su historia; fue para el CN Sabadell” style=”style-17″ align=”left”][/bs-quote]

La última Copa del Sabadell llegó en 2012. Seguramente es la más sorprendente de toda la historia, pues el equipo de Gabi Hernández perdía claramente en el último cuarto de la final, jugada en la piscina Pere Serrat de Sant Andreu. Un brillante parcial de 1-5 en el último periodo permitió a los Óscar Carrillo, Marc Soler, Iván Pérez, Chalo Echenique, Marko Cuk, Adrià Carabí, Jordi Millán, Èric Marsal o Iñaki Aguilar alzarse con el triunfo por 10-11 ante el gran favorito, el Atlètic-Barceloneta. En cuartos, el Natació Sabadell se había deshecho del Sant Andreu y en semifinales del rival comarcal, el Terrassa. Aquella 26ª Copa fue la última no ganada por el todopoderoso Barceloneta. Desde entonces, cinco títulos marineros consecutivos hasta el de este fin de semana, que vuelve a las Islas Canarias.

En Can Llong tienen motivos para creer que una cuarta sorpresa es posible. Para los más supersticiosos, el debut será contra un equipo de la ciudad condal (el Mediterrani), el Terrassa podría ser el rival en semifinales y el Barceloneta en una hipotética final, un camino muy similar al del 2012. El objetivo sabadellense en el sorteo era evitar al gran candidato hasta una posible final, y el Atlètic-Barceloneta va por la otra parte del cuadro, aunque el entrenador, Chava Gómez, ya se ha encargado de recordar que “no será un camino sencillo“.

El currículum de Chava

[bs-quote quote=”El vínculo entre la Copa y el CNS es bien caprichoso. Es la competición fetiche de los vallesanos” style=”style-17″ align=”right”][/bs-quote]

Hablando de Salvador Gómez, tiene en su currículum siete Copas como jugador (89 y 91 con el CNB; 94, 95 y 96 con el Catalunya; y 00 y 01 con el Barceloneta), pero ninguna como técnico, ni del Canoe ni del Sabadell. El cántabro podría sacarse la espina en Tenerife, donde por cierto, solo se ha jugado una edición, la del 2006. Fue en el Puerto de la Cruz, con el Martiánez como anfitrión, y el Sabadell llegó a la final, aunque no estuvo a la altura del Barceloneta (11-4). Santa Cruz recoge el testigo precisamente de Sabadell, ya que las piscinas Carles Ibars de Can Llong acogieron las dos últimas ediciones, y los locales no supieron aprovechar el hecho de jugar en casa para ganar. En 2016 cayeron en cuartos ante el Barceloneta y el año pasado en la final ante el mismo rival. Cuatro ediciones se han jugado en Sabadell y ninguna se ha quedado en casa. El vínculo entre la Copa y el Astralpool, pues, es bien caprichoso. Es la competición fetiche de los vallesanos, la han ganado en tres ocasiones, pero nunca en casa. ¿Llegará la cuarta en Tenerife?

twitter-bird@adrian_arroyo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.