Cómo se consolida el CW Levante “a muy buen ritmo”

Hablamos con David Valero, presidente y alma máter de la entidad levantina que cuenta con 70 licencias e intenta llevar a la práctica el esfuerzo que realizan unos amentes del waterpolo desde la fundación del club en el año 2015

Las chicas del Levante destacan en Valencia / R.E.

Bajo la idea de hacer crecer a sus jóvenes promesas con la intención de asentarse en el waterpolo valenciano, el CW Levante cuenta a día de hoy con un total de 70 licencias (50 de chicos y 20 de chicas). Una cifra que le permite afrontar de manera óptima sus principales retos teniendo en cuenta que las líneas de trabajo de la entidad pasan por ser “continuistas“, tal y como reconoce a WATERPOLISTA.com David Valero presidente y alma máter del club levantino, quien explica que intentan que “no hayan grandes cambios de temporada a temporada y que los jugadores que llevan años con nosotros apenas noten diferencias, a pesar de ello, requiere gran trabajo planificando con entrenadores la temporada así como presupuestos y muchas pequeñas cosas“.

Desde el club son conscientes de donde vienen y del complicado camino que han tenido que llevar. La máxima autoridad del club, que se inició con tan sólo 13 años no sólo preside sino que además comparte vestuario con el resto de jugadores de un club que nació en julio de 2015 debido a la fusión que protagonizaron el ya desaparecido UPV y el Almassera. Fue Valero el encargado de liderar está fusión con el objetivo de poner las bases de un futuro prometedor después de haber entrado en 2013 en la Junta Directiva del UPV, lugar en el que dio sus primeras brazadas. “Durante este tiempo ha sido un viaje largo y complicado pero lleno de buenos momentos, empece a formar parte de la directiva con apenas 18 años, queriendo implicarme en el futuro de mi club, ya que se veía incierto, no ha sido un camino fácil han habido trabas y dificultades administrativas debido a la complejidad de unir varios clubes“, comenta el presidente.

Muchos de los que se lanzaron en ese primer momento al proyecto no tenían ninguna experiencia en la gestión deportiva, por lo que tal y como desvela el propio Valero fue “un ensayo en el que ir aprendiendo de los errores y ver cómo iban funcionando las cosas“. “Al principio buscábamos supervivencia, principalmente económica, muchos de los jugadores que estábamos en el Club waterpolo UPV no estábamos acostumbrados a pagar una cuota mensual para jugar, apenas pagábamos la licencia y una inscripción al inicio de temporada, un lujo comparado con la gran mayoría de clubs amateurs de España. Hoy en día económicamente estamos mejor, gracias a sponsors privados y a subvenciones publicas, he de mencionar que este año hemos recibido una pequeña subvención del ayuntamiento de Valencia que ayuda mucho al club“, explica un presidente que considera que “los objetivos han cambiado”. “Resultado de centrarnos mucho en la escuela, hemos conseguido más espacio en la piscina para mejorar los entrenamientos“, puntualiza Valera que con orgullo felicita a Héctor Botella por su convocatoria a la selección valenciana.

twitter-bird@etoster

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.