Dani Moro: “Hacen falta más ayudas económicas”

El que fuera oro mundial en Fukuoka 2001, entre otros éxitos, examina el actual momento de nuestro deporte comparándolo con el que vivió de primera mano en la década de los noventa, "unos años de auténtico sueño", reconoce

El madrileño posa para WATERPOLISTA.com / E.T.

es toda una leyenda del waterpolo madrileño debido a los éxitos deportivos que amasó durante su dilatada trayectoria deportiva. Dani Moro fue uno de los tantos jugadores salidos de la cuna del Ondarreta Alcorcón. Con este equipo referente en su época consiguió el ascenso en 1993 a la máxima categoría del waterpolo español, donde se desenvolvió entre los grandes, llegando inclusive a dar el salto a la ciudad condal de la mano de Toni Esteller para posteriormente recalar en las filas del CN Atlétic Barceloneta. Es por ello que es una voz más que autorizada para examinar los entresijos de una competición que en la década de los noventa era la gran envidia del continente por su nivel y por las innumerables estrellas que se agolpan cada temporada. Una circunstancia que se extrapoló al equipo nacional con quien llegó a conseguir un oro Mundial en Fukuoka 2001. Su experiencia en esto del waterpolo y su continua relación con el mismo le permite analizar el actual momento de nuestro deporte. Y es lo que hace en esta entrevista concedida a WATERPOLISTA.com donde no sólo recuerda el pasado sino que del mismo modo da voz a lo que nos depara el futuro.

– ¿Qué te llevó a jugar a waterpolo en su momento?
“Mis padres nos apuntaron con 7 años a los cursillos de natación que se daban en la piscina del barrio del Parque de Ondarreta, donde vivía. Al cabo de un par de años se conformó el club Natación Ondarreta e introdujeron la disciplina de waterpolo en el club. Cuando nos tiraron una pelotita amarilla al agua (naranja más bien en aquella época) vi que aquello era mucho más divertido que solo hacer natación. Aunque compaginamos las competiciones de las dos disciplinas hasta los 18 años, disfrutábamos y nos divertíamos más con el waterpolo”.

– ¿Dónde diste tus primeras brazadas?
“Fue en los cursillos de natación que se daban en la piscina de mi barrio, en el municipio de Alcorcón. Empecé en el año 1980, más o menos”.

– ¿Cómo era el Ondarreta de aquel entonces?
“Era un club muy familiar, fundado en el año 1982 y gestionado, como la mayoría, por los padres de los deportistas. La relación que había entre nosotros iba más allá de lo deportivo. Era casi una familia.
La gestión era muy amateur. Teníamos muy pocos medios, tanto materiales como humanos. Pero con el esfuerzo y sacrificio de los padres de los deportistas y de los técnicos, éste pequeño club fue creciendo poco a poco a lo largo de los años y consiguiendo resultados a nivel regional y nacional. Al cabo de unos años se fusionaron los dos únicos clubes de natación existentes en Alcorcón, el Club Natación Ondarreta y el Club Natación Alcorcón, dando lugar al Club Natación Ondarreta Alcorcón”.

[bs-quote quote=”El Ondarreta Alcorcón era un club muy joven, pero en pocos años conseguimos ganar algunos campeonatos de categorías a nivel regional, hasta llega a conseguir el ascenso a División de Honor” style=”style-14″ align=”center”][/bs-quote]

– Un Alcorcón que marcó una época del waterpolo madrileño, tanto en chicas como chicos…
“Era un club muy joven, pero en pocos años conseguimos ganar algunos campeonatos de categorías a nivel regional. También conseguimos más adelante, siempre en categorías, algunos campeonatos nacionales. A nivel absoluto al principio no podíamos competir con equipos de mucho más peso y tradición que nosotros como Canoe, Latina, Concepción, Boadilla… Pero nos fuimos fogueando y aprendiendo con ellos. Hasta que en el año 1993 logramos el ascenso a División de Honor de la liga nacional. De esa época surgieron jugadores que fueron internacionales tanto en categorías menores como absolutas. En femenino la evolución fue muy grande también a lo largo de los años. Incluso llegaron a ganar 2 Copas de la Reina (años 2006 y 2007) y una liga nacional (2006) .Este hecho supuso un verdadero hito, puesto que nunca en la historia ha ocurrido que un equipo no Catalán ganara estas competiciones”.

– ¿Qué queda de aquella época?

“Aprendizaje, amigos y muchos buenos recuerdos. El Club Natación Ondarreta Alcorcón desapareció por diversas causas y más adelante fue fundado por otro grupo de valientes el Club Natación Ciudad de Alcorcón, del que deseo que tenga un gran futuro”.

– ¿Qué te llevó a dar el salto a Barcelona?
“Fue un paso difícil pero una gran oportunidad. Barcelona es la fuente del waterpolo en nuestro país. Tuve la suerte de recibir una oferta en el año 93 del Club Nataciò Barcelona, entrenado por Toni Esteller. Un lujo. Fue un aprendizaje continuo. A continuación volví a Madrid y en el año 2001 tuve otra etapa también maravillosa en el Club Nataciò Atlètic-Barceloneta”.

– ¿Cuál era el nivel de la Liga?
“Creo que era muy alto. …En los 90 había varios equipos que luchaban por ganar competiciones europeas. Incluso se consiguieron varios títulos continentales. Los clubes podían fichar jugadores de primer orden internacional. Había varios clubes que luchaban codo a codo por cada título nacional. Esto no ocurre en nuestro país desde hace tiempo, donde tanto el Barceloneta en masculino como el Sabadell en femenino, dominan el panorama de forma aplastante desde hace más de una década. Creo que había más seguimiento y más calor en las piscinas”.

[bs-quote quote=”En la década de los noventa os clubes podían fichar jugadores de primer orden internacional; labía varios clubes que luchaban codo a codo por cada título nacional” style=”style-14″ align=”center”][/bs-quote]

– ¿Qué crees que se ha hecho mal para perder aquella competitividad?
“En realidad nunca se ha hecho mucho por el Waterpolo. Es una cuestión que depende del esfuerzo y la apuesta que puedan o quieran realizar los clubes por nuestro deporte. Hay casi nula difusión y apoyo al Waterpolo. Hay mucha desidia y dejadez. En los últimos años los clubes han tenido incluso que rechazar jugar en Europa por falta de apoyo económico. Creo que se sigue sin ayudar a los clubes ni a los deportistas. Si no ayudas a los clubes, que es de donde tienen que salir chavales para nutrir a las selecciones, es normal que cada vez cuentes con menos activos para construir la selección. No se puede dejar todo a la madre naturaleza para que surjan joyas de jugadores como Muñarriz ,Granados o Tahull. Tienes que ayudar a los clubes a que haya una gran masa de deportistas que en un futuro puedan conformar la selección. También es verdad que el número de licencias aumenta mucho y va acorde a los resultados y éxitos de las selecciones nacionales. Vemos, por ejemplo, que en su día, con los éxitos de los chicos, hubo un aumento de licencias de waterpolistas. Y ahora en los últimos años lo hemos visto en licencias femeninas, gracias a los espectaculares resultados de la selección nacional femenina.

– A nivel de selecciones participaste en el equipo que consiguió el oro en el Mundial de Fukuoka…
“Efectivamente, tuve la gran suerte de poder jugar con la mejor generación del waterpolo español. Fue un auténtico privilegio. Para mí fue un sueño hecho realidad. No ya conseguir éxitos, sino simplemente jugar junto a ellos”.

– La selección venía de la mejor época de su historia, ¿no?
“Sí. En los 90 se consiguieron resultados impensables para nuestro deporte con 2 campeonatos del mundo, ganando los Juegos Olímpicos de Atlanta y consiguiendo varias medallas en campeonatos europeos, mundiales y JJ.OO. Fue una generación irrepetible. La verdad es que aquellos resultados eran milagros para un deporte tan minoritario y con tan poco seguimiento como el nuestro. Lo malo es que no se aprovechó ese tirón para que nuestro deporte creciera y se desarrollase, Había que haber puesto unos buenos pilares para que nuestro deporte fuera importante”.

[bs-quote quote=”A día de hoy hace falta más ayuda para los clubes y para los deportistas. Mucha mayor difusión y ayudas económicas. Más espacios para entrenar” style=”style-14″ align=”center”][/bs-quote]

– ¿Y qué paso después? Me explico. Después de aquella medalla España no ha subió a un podio hasta Roma 2009 y desde entonces no hemos cosechado ningún otro éxito ¿Qué cree que pasó?
“Ya te digo que cualquier medalla o buen resultado que se consiga son auténticos milagros. Los jugadores que han conformado las selecciones posteriores son jugadores impresionantes de primer nivel internacional. Pero compites con países en los que el waterpolo es deporte nacional o que invierten mucho en sus ligas. Como te digo tienes que crear las condiciones para que sigan saliendo una gran cantidad de jugadores que puedan llegar a conformar la selección”.

– ¿Cómo era el Dani Moro jugador?
“Creo que mis mayores virtudes eran la velocidad, la visión de juego y la ayuda al compañero. El resto eran defectos, que tenía que suplir con más entrenamiento para intentar ponerme al nivel de los demás”.

– Viendo el waterpolo de ahora, ¿echas en falta algo?
“Como te he dicho durante toda la entrevista, hace falta más ayuda para los clubes y para los deportistas. Mucha mayor difusión y ayudas económicas. Más espacios para entrenar, Mejores recursos humanos y mejor gestión. Y parece mentira que viviendo en la era de la comunicación haya tan poca difusión y promoción de nuestro deporte”.

– A nivel madrileño parece que ha habido un leve bajón, ¿no?
“Bufff. Podríamos estar horas debatiendo este tema también. Sinceramente, no sé si alguna vez se había estado tan mal. Los clubes no tienen ni espacios para entrenar. No hablemos ya de las casi nulas ayudas económicas. En los últimos años, en los campeonatos de España por Comunidades, nos han sobrepasado Comunidades como Andalucía. La dirección a nivel federativo también ha dado mucho que pensar. Creo que hay mala gestión a nivel económico (en el año 2012 la federación entró en concurso de acreedores) deportivo y de recursos humanos. Debería haber una renovación total, contando con deportistas y dirigentes con experiencia en el mundo del agua”.

[bs-quote quote=”En Madrid la dirección a nivel federativo también ha dado mucho que pensar. Creo que hay mala gestión a nivel económico (en el año 2012 la federación entró en concurso de acreedores) deportivo y de recursos humanos” style=”style-14″ align=”center”][/bs-quote]

– Por último, ¿crees que en tu época hubiesen habido fugas tan sonadas como las de Willy Molina o Xavi García?
“Produce mucha tristeza que ocurran estas cosas. No puedo entrar mucho en el tema porque son cosas personales entre los jugadores y la federación.En el caso de Willy me remito a sus declaraciones: “creo que no se hacen las cosas bien en el waterpolo español. Ya no podía seguir jugando con España porque no me gustaban ni algunas cosas ni algunas personas. ¿Se debería haber escuchado al que ha sido referente, o uno de los referentes, de la selección española durante la últimos 10-15 años? El caso de Xavi es más triste aún. Xavi se tuvo que marchar porque no era convocado con la selección, aun queriendo participar y jugar con nuestro país. Como hemos visto en estos últimos años, es el mejor, o uno de los 3 mejores zurdos del circuito mundial. Grandes pérdidas, tanto humanas como deportivas, que pueden haber repercutido en los resultados de nuestra selección”.

twitter-bird@etoster

1 comentario
  1. Carlos dice

    Tienes toda la razón! !!! Poco espacio para entrenar… y el poco que hay a unas horas extremadamente tarde..mis hijos categoría cadete entrena de 20.00 a 23.00 h.cuando queremos llegar a casa son las 23.45 y luego madrugar para ir al instituto y el alevin de 20.00 a 22.15… ( con 10 años)…y lo mismo a nivel de ayudas económicas. .es una pena que en un deporte donde nos ha dado tantas alegrías con deportistas de gran nivel como tú pasemos tantas adversidades para entrenar y competir en Madrid

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.