Entrenar como un chino

Con los chinos entreno como un chino. Estar aquí no es como estar en un club, es vivir permanente en la Selección; es decir, entrenar, entrenar y entrenar. Además, la mayoría de jugadores son muy jóvenes, entre 17 y 22 años, edad ideal para ser machacados. ¿Cómo es entrenar como un chino?

Nuestra base es la piscina descubierta de Glyfada, en las playas de Atenas. Por la mañana nos bronceamos y por las noches nos pelamos de frío. Como nuestra única ocupación es el waterpolo, tenemos tiempo para todo: pesas, natación, técnica, táctica, video, piernas, gomas elásticas, más natación, cinturones, balones medicinales… Como imaginaba, los entrenadores montenegrinos dan mucha importancia a la técnica, así que dedicamos buena parte de los entrenamientos a pulirla y mejorarla.

El jugador griego Kokkinakis y yo somos el vínculo entre técnicos y jugadores. Es muy difícil hacer entender un ejercicio o un movimiento concreto desde fuera del agua, pero con alguien que pueda mostrarlo desde dentro todo cambia

También ejercemos de guía durante los entrenamientos y en los partidos dirigimos las jugadas, ataques y defensas. Intentamos enseñarles cuándo es mejor una táctica u otra y cómo reaccionar ante estrategias rivales. Solemos entrenar con ellos como dos integrantes más del equipo, pero en algunas ocasiones los entrenadores nos confían a un grupo reducido de jugadores para que les enseñemos detalles técnicos concretos. Contamos con un traductor, cuya presencia es continuamente disputada por todos, pero estoy empezando a chapurrear alguna palabra en chino. Para ellos es mucho más fácil cuando te expresas en su lengua.

La primera idea del proyecto era que la Selección China disputara el Campeonato Griego. El plan era bueno, pero de difícil implantación, así que no cuajó. Como no pueden jugar la Liga Helena, han decidido crear su propio torneo: se llama Challenge Cup y nos enfrenta en partidos oficiales a la mayoría de equipos griegos. Entre estos encuentros y los amistosos que disputamos estamos jugando partidos continuamente. Es muy bueno para el equipo, en un mes ya se notan mejoras. Los primeros días de entrenamientos perdimos de manera aplastante contra el Vouliagmeni, segundo equipo de Grecia, y un mes más tarde estuvimos siempre en partido y acabamos solo dos goles por debajo, 8-6.

La primera idea del proyecto era que la Selección China disputara el campeonato griego. Como no cuajó, decidieron crear su propio torneo: la Challenge Cup

El otro día tuvimos una cena muy especial. Los dirigentes asiáticos decidieron que un mes sin comida china era demasiado para sus pupilos, así que buscaron un restaurante chino y encargaron comida y cervezas para 40 personas. Los jugadores no cabían en sí de gozo, intentaban buscar maneras y gestos para explicarme lo buena que es la comida en su país y lo mucho que disfrutaría. El banquete se dispuso como cada día, en forma de bufé, pero con una llamativa diferencia: ¡los entrenadores se colocaron detrás de las fuentes y empezaron a servir a los jugadores! ¿Os imagináis a los técnicos de la Selección Española sirviéndonos? Yo no lo he vivido nunca.

Le pregunté al máximo representante chino que me explicara la estampa y me dijo lo siguiente:
Los entrenadores han preparado todo esto para ellos, se han encargado de buscar la comida y pedirla porque sabían que les haría ilusión. Por primera vez se ha añadido alcohol a la cena, y ahora, se dedican a servirles. Es su manera de decirles: Nosotros nos esforzamos en entrenaros día a día, en que estéis bien y os sintáis a gusto con gestos como este. Vosotros a cambio tenéis que dar el máximo en cada entreno.” Soberbio. La próxima vez que escriba ya estaré en China, ¡esto sí que será un cambio interesante!

twitter-bird@AlbertEspanol

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.